Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MARTES 16 s 1 s 2007 ABC Francia pidió a Londres en 1956 una unión bajo el mando de Isabel II El primer ministro Guy Mollet propuso a Eden el ingreso en la Commonwealth E. J. B. LONDRES. De Gaulle no había llegado al poder y Francia pasaba por grandes atribulaciones, con la nacionalización del canal de Suez por parte de Nasser y el acoso independentista en Argelia. En 1956, el jefe del Gobierno galo, Guy Mollet, propuso a Londres crear una unión entre Francia y el Reino Unido. Ante el escaso entusiasmo británico, sugirió después que Francia podía integrarse en la Commonwealth aceptando a Isabel II como jefe de Estado. Así consta en documentos oficiales de los Archivos Nacionales británicos. Aunque desclasificados hace veinte años, nadie había reparado en su contenido, hasta que ahora la BBC los ha sacado a la luz. Todo indica que Mollet, gran anglófilo, actuaba por cuenta propia o con el conocimiento de pocos ministros, en una Francia presidida por René Coty. No consta que en los archivos oficiales franceses haya referencias a esos movimientos de Mollet, y la información de la BBC ha causado sorpresa en Francia, especialmente el criterio del entonces primer ministro de que los ciudadanos franceses veían con agrado quedar bajo la soberanía de la reina de Inglaterra. El 10 de septiembre de 1956, Mollet acudió a Londres para entrevistarse con su homólogo británico, Anthony Eden, y le propuso una unión entre ambos países. Cuando el señor Mollet estuvo recientemente en Londres, planteó la posibilidad de una unión entre el Reino Unido y Francia según una minuta del Gobierno británico. Mollet deseaba fortalecer a su país frente a Nasser y además temía que soldados franceses y británicos acabaran enfrentándose directamente ante las crecientes tensiones en la frontera entre Israel y Jordania, en un momento en que Francia era aliado del primero y el Reino Unido del segundo. Los seis islamistas, ayer en la Corte judicial londinense durante la primera jornada del juicio AFP Acusan de conspiración para asesinar a los autores de los atentados fallidos tras el 7- J Los seis islamistas, a los que se juzga desde ayer, intentaron un ataque suicida en una segunda oleada terrorista en Londres, pero las bombas no explotaron EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Las bombas fallaron en el último momento, cuando quienes las llevaban en mochilas y bolsas se encontraban ya en cuatro convoyes de metro y un autobús de Londres, justo dos semanas después del ataque terrorista del 7 de julio de 2005, que mató a 52 pasajeros del transporte londinense. Los seis implicados en esa segunda oleada terrorista islamista se sentaron ayer en el banquillo de los acusados, en el primer día del juicio por lo ocurrido el 21 de julio de 2005. El juicio se prolongará durante unos cuatro meses. Se trata de Muktar Said Ibrahim, Ramzi Mohammed, Yassin Omar, Hussain Osman, Manfo Kwaku Asiedu y Adel Yahya, todos ellos entre 24 y 33 años y en su mayoría de origen somalí. Los cuatro primeros huyeron dejando detrás de sí los artefactos cuando éstos no estallaron, mientras que Asiedu arrojó el explosivo a una papelera sin llegar a su punto de destino y Yahya abandonó el país antes del día elegido para la acción. Tras una intensa búsqueda, la Policía les detuvo en los días siguientes al 21- J, algunos de ellos en el extranjero, como a Omar, que logró huir de Londres disfrazado como mujer bajo un burka, según lo expuesto ayer por la acusación. Los seis son acusados de conspirar para provocar asesinatos y explosiones en un complot extremista islámico Todos han negado las causas aduciendo que únicamente habían querido gastar una broma. La acusación rechaza esa defensa y destaca que existen pruebas que demuestran que desde comienzos de 2005 los implicados estaban preparando el ataque con la compra de material para la elaboración de las seis bombas luego halladas. Éstas fueron fabricadas con hidrógeno líquido, acetona, ácido y harina de chapata, elementos que fueron introducidos en contenedores de plástico junto con clavos, tuercas y tachuelas, con el fin de maximizar todo lo posible el daño Las bombas no explotaron debido a un fallo en los detonadores por una incorrecta preparación o bien por el elevado calor de aquel día, que pudo afectar a los productos químicos. La acusación insiste en que el propósito era el de atentados suicidas e indica que uno de los implicados había escrito previamente una carta anunciando el suicidio, que luego fue hallada rota en pedazos tras su detención. Ibrahim se había entrenado en campos terroristas de Sudán en 2003 y después en Pakistán, y había asistido junto con dos de sus compañeros a las prédicas extremistas del clérigo radical Abu Hamza en la mezquita londinense de Finsbury Park. De manera inmediata Cuando Eden rechazó la idea, Mollet le hizo otra propuesta en una visita del premier a París. Un documento del 28 de septiembre de 1956 recoge tres puntos expuestos por Mollet a Eden: Que consideremos de manera inmediata el ingreso de Francia en la Commonwealth. Que el señor Mollet no creía que hubiera dificultad en que Francia aceptara a Su Majestad como jefe de Estado. Que los franceses darían la bienvenida a una ciudadanía común tal como ocurre con Irlanda En poco tiempo la situación evolucionó en otra dirección. La decisión del Reino Unido de salir del canal de Suez dejó como victorioso a Nasser, con lo que el propósito inicial tenía menos sentido, y Francia se aproximó a Alemania para crear al año siguiente la Comunidad Económica Europea. Eden y Mollet, durante el señalado encuentro en Londres en 1956 AFP