Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 16 s 1 s 2007 La estrategia antiterrorista s El frente judicial ESPAÑA 25 El fiscal sube de 119 a 146 años su Otegi será juzgado el 21 de petición de pena para dos etarras marzo por ensalzar a ETA que causaron 20 heridos en Colón Un fallo activó la bomba con retraso, lo que evitó una matanza el 12 de octubre de 2001 N. VILLANUEVA MADRID. La Fiscalía de la Audiencia Nacional incrementó ayer en 27 años su petición de pena para los etarras del comando Madrid que intentaron una matanza en el Desfile Militar del 12 de octubre de 2001. Un fallo en el dispositivo de activación de la bomba oculta en un coche aparcado en las proximidades del Paseo de Recoletos evitó lo que podía haber sido una matanza, pues la explosión se produjo a las doce de la noche cuando en realidad estaba prevista para las doce de la mañana de aquel 12 de octubre. En el que fue el primer juicio que se celebra en la Audiencia Nacional tras el atentado del 30 de diciembre en la Terminal 4 de Barajas, y con los etarras del comando Madrid Ana Belén Egües y Aitor García Aliaga en el banquillo, el fiscal Vicente González Mota modificó sus conclusiones provisionales y pasó de pedir 119 años de cárcel para cada uno de los dos etarras por, entre otros, delitos de lesiones, a solicitar 147 años por asesinatos en grado de tentativa. Nacional son pruebas suficientes, aseguraron tanto la Fiscalía como la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) para dictar una sentencia condenatoria contra los dos miembros del comando Madrid Aquel 12 de octubre de 2001 veinte personas resultaron heridas de diversa consideración (ocho conservan todavía secuelas de aquel atentado) cuando la bomba, preparada para explosionar en plena calle, se activó en el interior del aparcamiento de la plaza de Colón. La grúa lo había trasladado allí después de que unos vigilantes de seguridad alertaran de que estaba invadiendo un vado. N. V. MADRID. La Sección Cuarta de la Audiencia Nacional juzgará el próximo 21 de marzo al portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, por enaltecimiento de ETA en el funeral (agosto de 2001) de la etarra Olaia Castresana, quien falleció mientras manipulaba un explosivo. El batasuno se enfrenta a 16 meses de cárcel, por lo que en caso de que fuera condenado, todo apunta a que ingresaría directamente en prisión, pues a esa hipotética condena habría que sumar otros 15 meses de prisión (en suspenso) por injurias al Rey y 15 meses (condena apelada ante el Tribunal Supremo, por lo que todavía no es firme) también por ensalzar a ETA. Además, está procesado y en libertad bajo fianza en el sumario de Batasuna y las herriko tabernas que instruye Garzón. Ciudadano anónimo Y es que, como reconoció el representante del Ministerio Público, sólo el azar evitó los macabros planes de los etarras, detenidos el 6 de noviembre de ese mismo año gracias a la colaboración de un ciudadano anónimo que les persiguió en su coche al verles salir precipitadamente del lugar en el que habían cometido un atentado- -en el distrito madrileño de Chamartín- contra el entonces secretario general de Política Científica, Juan Junquera- Ni Egües ni García quisieron declarar ayer no voy a contestar a ninguna pregunta dijeron) No era necesario. Ya confesaron éste y otros atentados ante la Policía, y uno de los dos etarras también ante el juez. Estas declaraciones más las de los 14 testigos que (sin contar con la veintena de heridos) desfilaron ayer ante la Sección Segunda de la Audiencia