Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 16- -1- -2007 La estrategia antiterroristasLos planes de la banda ESPAÑA 23 17 de octubre de 2006 ABC se hacía eco de la disposición de Pumpido a colaborar en el proceso lo que provocó críticas, ya que Batasuna y ETA pedían impunidad judicial 24 de octubre de 2006 La portada avanzaba que Zapatero había encargado a Solana el fichaje de intermediarios internacionales, para que la UE blindara el proceso 30 de octubre de 2006 El robo de armas en Francia fue interpretado como una respuesta de ETA a la presión judicial, ya que venía reiterando su exigencia de impunidad abertzale, en igualdad de condiciones al resto de formaciones y sin limitaciones de derechos; y que no hubiera detenciones por parte de los diferentes cuerpos policiales Por su parte, ETA se comprometía a decretar un alto el fuego permanente, y a no realizar acciones de abastecimiento de armas ni explosivos Los compromisos El pasado 16 octubre, ABC informó que las conversaciones entre el Gobierno, el PSE, el PNV y Batasuna, por una parte, y el diálogo entre el Ejecutivo con ETA, por otra, habían permitido llegar a un preacuerdo sobre buena parte de las reivindicaciones de la banda. Sin embargo, desde Moncloa se hizo ver a los terroristas que no podían comprometerse al cien por cien en la exigencia de impunidad- -cese de la presión judicial- porque es un asunto que compete a los jueces. Así, según aquella información, el Gobierno estaba dispuesto a abordar el derecho de autodeterminación en el nuevo Estatuto político del País Vasco que debe ser sometido a referéndum y que se recogería en el preámbulo con el eufemismo de derecho a decidir La segunda de las reivindicaciones tradicionales es la cuestión de la territorialidad y en ese punto también se había conseguido un acercamiento. Ante la imposibilidad del Gobierno de dar satisfacción a esta cuestión, se optó por la creación de una eurorregión que incluiría el País Vasco, Navarra y las tres provincias del Departamento francés de los Pirineos Atlánticos: Lapurdi, Benavarra y Zuberoa. Para crear esta institución, el Ejecutivo creía contar con la comprensión del Gobierno francés, y en cuanto a Navarra se confiaba en que los socialistas pudieran desbancar a UPN. El asunto de Navarra se completaría con la creación de un órgano común de cooperación A los encuentros celebrados tras la tregua se suman los cuatro anteriores al anuncio- -dos en Ginebra y dos en Oslo- -mantenidos entre Jesús Eguiguren y Josu Ternera de los que ya informó ABC. Cuando las luces se apaguen... El presidente del PP, Mariano Rajoy, advirtió, en relación a Rodríguez Zapatero, que si las cosas se ponen feas, cuando se apaguen las luces de la fiesta y haya que apretar los dientes, el único que estará a su lado seré yo POR CHARO ZARZALEJOS MADRID. Se cumplieron los papeles y las previsiones. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apeló al consenso. Por ello, su discurso careció de concreciones, más allá de la lógica y bien sincera condena del terrorismo. Fue un discurso amable de escuchar y a la espera del margen que le den los partidos nacionalistas. No quiere perder pie con sus socios de legislatura aún a sabiendas, como afirmaba el propio Ángel Acebes, de que es casi una ensoñación pensar que ERC y el PP se pueden poner de acuerdo. Listado de medidas, ni una; como concreción, la vigencia de la Ley de Partidos. Mariano Rajoy todo lo contrario. Discurso contundente y a ratos solemne. Pidió explicaciones, no sobre lo publicado por el periódico abertzale Gara sino sobre lo que considera falta de liderazgo. Pidió el presidente de los populares respuesta a medidas concretas, pero no las tuvo. El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, aseguraba que no cabe más voluntad de acuerdo que la reunión del Pacto antiterrorista a la que el PP acudirá. ¿Por qué no intentar- -se pregunta Blanco- -buscar los mínimos para se unan todos? Se lamentaba de que el 30 de diciembre el PP creyó que tenía las elecciones ganadas Fernando Moraleda se llevaba las manos a la cabeza ante la desafortunada frase de Rajoy sobre las bombas de ETA. Pero nunca la torpeza ajena ha garantizado el éxito propio. Barko, representante de la coalición nacionalista Nafarroa Bai, mostró su convencimiento del final dialogado de la violencia de ETA. A todos dio las gracias José Luis Rodríguez Zapatero y en plan buen rollito mostró también sus discrepancias. Fue una tarde de desahogos de los dos grandes protagonistas. La bronca no da más de sí. Se ha agotado en sí misma. El dirigente de los populares acudirá a la cita del pacto y en el presidente del Ejecutivo se percibe una enorme sensación de escarmiento con la banda ETA. Ayer, nadie quiso hacer pujas sobre quién había estado mejor. Enrique Curiel aseguraba que la tarde me huele a Transición y como estaba previsto, los socios dieron cobertura al Gobierno. Otra cosa será a la hora de concretar medidas. Rajoy advirtió: Si las cosas se ponen feas, cuando se apaguen las luces de la fiesta y haya que apretar los dientes, el único que estará a su lado seré yo Ayer, cuando se apagaron las luces, el PP marcó en solitario un discurso concreto. El presidente del Gobierno tuvo el apoyo y la cobertura de todos los demás. No está solo en el Parlamento, pero a veces lo parece. Advertencias del PNV Y, lo que son las cosas, el gran ausente ha sido el presidente del PNV Josu Jon Imaz. El jefe del Ejecutivo está fascinado con él. Tanto que aseguró que a muchos ciudadanos les gustaría darle las gracias por su comportamiento. Tanta declaración de amor hizo Zapatero que el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, le dijo: Hombre, no es para tanto Afirmó Erkoreka que su partido estaría con él en la condena al terrorismo de ETA, en el apoyo a las víctimas y en la aplicación del Estado de Derecho, pero no cualquier Estado, no, por ejemplo, el que aplica una política penitenciaria vengativa sin concretar que la actual lo sea. Begoña Lasagabaster, de Eusko Alkaartasuna, pidió que Batasuna pueda presentarse a las elecciones... y Uxue Pintada con el anagrama de ETA aparecida en Alsasua REUTERS Zapatero tuvo el apoyo de los demás. No está solo en el Parlamento, pero a veces lo parece