Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 16- -1- -2007 ABC ESPAÑA www. abc. es Zapatero apela ahora a un gran consenso y Rajoy responde que apoyarle es un suicidio El líder socialista certifica la defunción del pacto con el PP y su sustitución por un acuerdo político y social J. L. LORENTE MADRID. Si algo quedó claro en el debate sobre la lucha antiterrorista que el Congreso de los Diputados celebró ayer es que la postura del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y la del líder de la oposición, Mariano Rajoy, son prácticamente irreconciliables. No fue sólo el duro cruce de acusaciones que ambos mantuvieron durante la sesión de ayer. Ni siquiera la actitud cercana al desprecio por el otro de la que abusan- -cada vez más- -en sus enfrentamientos parlamentarios. Sus discrepancias tienen más que ver con los principios que con la gestión, ya que ambos defienden convicciones antagónicas en la manera de acabar con la banda terroristas, sobre todo después del atentado del 30 de diciembre. Así quedó demostrado en el debate. Zapatero cree que se puede conseguir el final de ETA mediante el diálogo y la negociación, mientras Rajoy está convencido de que a los pistoleros etarras sólo se les puede derrotar policialmente y con la fuerza de la ley. Además, el jefe del Ejecutivo cree que el líder de la oposición se ha encastillado en una intransigente estrategia política con fines electorales. El presidente del PP, por su parte, piensa que el dirigente socialista está instalado en el sostenella y no enmendalla porque no renuncia en ningún caso a seguir hablando con ETA. Zapatero se presentó al debate- -de cinco horas y media de duración- -con una doble estrategia. Por un lado, certificar la defunción del pacto antiterrorista suscrito con el PP y su sustitución por un gran consenso de todas las fuerzas políticas y organizaciones sociales, entre las que se incluirían a los colectivos de inmigrantes; y, en segundo término, llevó a cabo un mínimo ejercicio de autocrítica, al reconocer que se equivocó en su actitud optimista el día anterior al atentado. Todo ello aderezado con constantes guiños al PNV partido al que los socialistas consideran fundamental en el llamado proceso de paz La intención del jefe del Ejecutivo- -según reveló- -es con- Un momento de la intervención de Rajoy, con la imagen de Zapatero en las pantallas de votación del hemiciclo vocar en los próximos días una reunión de la comisión de seguimiento del Pacto Antiterrorista para evaluar la situación con el PP y debatir con la primera fuerza de la oposición las posibilidades y objetivos de su nuevo gran consenso democrático contra el terrorismo Al mismo tiempo, el Ejecutivo convocará a los grupos parlamentarios para sentar las bases del nuevo pacto, mientras el ministro de Interior mantendrá un foro de encuentro en el Parlamento para hacer participes a todos de la estrategia antiterrorista del Gobierno. PP enumeró los, en su opinión, graves errores cometidos por el Gabinete de Zapatero en el llamado proceso de paz señor presidente del Gobierno, se ha equivocado en todo sentenció en un tono tajante- para concluir a renglón seguido con la negativa a respaldar la nueva estrategia de los socialistas, porque Zapatero ya no tiene ninguna credibilidad Apoyarle a usted sería un suicidio recalcó. Pese a su duro IGNACIO GIL Se ha equivocado en todo Ésas fueron las únicas líneas de actuación que el jefe del Ejecutivo dio a conocer a la Cámara. Nada más novedoso aportó Zapatero en su intervención inicial. Ante este escenario, Rajoy fue muy duro con el presidente del Gobierno. El líder del ataque contra Zapatero, el presidente del PP quiso terminar su discurso ofreciendo la mano al líder socialista porque- -dijo al jefe del Ejecutivo- -su único aliado fiable soy yo Si las cosas se ponen feas, cuando se apaguen las luces de la fiesta y haya que apretar los dientes, el único que estará a su lado seré yo auguró el máximo dirigente de los populares. El fondo y las formas del discurso de Rajoy molestaron al