Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 DEPORTES Vela s Copa América LUNES 15 s 1 s 2007 ABC Y por qué España no puede llegar a la final de la Vuitton Karol Jablonski s Patrón del Desafío Español a la Copa América Un polaco rige los destinos del cuarto Desafío español a la Copa América. Llegó a un equipo muy experimentado hace tres años y nadie ha sido capaz de quitarle el puesto como caña del barco. Poco a poco se ha ganado la confianza de la tripulación POR PEDRO SARDINA FOTO ROBER SOLSONA VALENCIA. El patrón del Iberdrola nos recibe con simpatía, pero consciente de que está hablando con uno de los periodistas que más le critican. Pese a ello se muestra receptivo, sonriente y simpático. PRESIONES EXTERNAS Van innatas en el deportista y hay que saber gestionarlas DECISIONES EN LA POPA La estructura del equipo se decide día a día y dependiendo del rival. No lo hago yo SUSTITUTO Jesper Radich es ahora mismo mi recambio natural FUTURO ¿Ha recibido presiones de algún sector? -En competiciones de esta categoría siempre hay presión porque hay muchas cosas en juego, pero hay que saber gestionar esa presión y yo sé hacer eso desde hace años. La presión va innata con el deportista y hay que aprender a aguantarla. Por el momento somos el cuarto mejor equipo, pero los demás aprietan PRESTIGIO ¿Definase como regatista? -Es muy difícil hablar de uno mismo. Es mejor preguntar a otras personas. Llevo regateando profesionalmente desde los 17 años y comencé a navegar a los seis. Creo que es tiempo suficiente para garantizar mi prestigio. He llegado con sacrificio y me enorgullece competir contra los mejores del mundo. Soy polaco y en mi país las condiciones sociales en las que he vivido no fueron las más idóneas. Hubiera sido más fácil si hubiera nacido en Estados Unidos, Nueva Zelanda o España. ¿Se siente satisfecho de lo reali- ¿Hasta dónde llega su responsabilidad en el barco? -Soy el patrón, por lo cual ocupo un puesto de mucha responsabilidad en muchos momentos de las regatas. Si fallo se nota y si falla otro, también. Hay que ser un equipo para poder compensar cada error que se cometa sin mirar a la persona que lo ha cometido. La vela es el deporte de los errores porque no es de precisión y se depende de muchas circunstancias. Habría sido más fácil si hubiera nacido en Estados Unidos, Nueva Zelanda o España ¿Decide usted la estructura de popa? -No, eso es un trabajo de equipo. Se decide de forma conjunta entre los responsables deportivos y el jefe del equipo. Todo depende del rival o del día. Tengo que regatear con todos para llegar a conocerlos muy bien y compenetrarme sin problemas. -El primer objetivo es llegar a semifinales. Para eso estamos trabajando, pero si entramos en ellas lucharemos para estar en la final. No es imposible hacerlo. Se puede dar una sorpresa a los demás, aunque todo va a depender del estado en el que lleguemos. ¿Por qué no es posible disputar la final de la Louis Vuitton? Esto es vela y se gana o se pierde en la llegada. zado hasta ahora en el Desafío Español? -Si, por supuesto. Hemos logrado los objetivos marcados en un principio. El equipo está luchando día a día porque es consciente de que esta oportunidad es muy difícil de que se vuelva a dar. Nos quedan tres meses para la hora de la verdad e iremos aumentando el ritmo de los entrenamientos e incidiendo en nuestros puntos flacos para mejorar. Karol Jablonski confía en las posibilidades del barco español barco si no confío en las personas que navegan conmigo. Venga quien venga conmigo es mi mano derecha, aunque hable más con unos que con otros. Navegando no hago diferencias. mejores regatistas del mundo. Estoy muy satisfecho de poder seguir los consejos de Paul. Él viene a mejorar y a aportar. Nunca he regateado con él, pero sí contra él. Es fantástico. Tiene mucha experiencia en Copa América y podemos aprovecharla. No todos van a tener esa suerte. ¿El Desafío Español es el cuarto mejor equipo? -Por el momento, sí. Hay varios equipos por detrás que están trabajando muy duro y están evolucionando muy rápidamente. Los suecos están haciendo muchos progresos. La lucha va a ser dura y no hay que confiarse con nadie. ¿Quién es su mano derecha? -Toda la tripulación. No hago diferencias entre unos y otros. Cada tripulante es muy importante para mí. Tengo confianza en todos. No podría llevar el ¿Tiene recambio en el equipo? -Sí, de momento, Jesper Radich. Es un gran caña. -Si pudiera elegir, ¿cuál sería el rival en semifinales? -Los chinos (se ríe) A esas alturas me daría igual. Si pudiera elegir significaría que habríamos sido el mejor equipo hasta esos momentos, y eso ya sería mucho más de lo que nos hemos planteado. Quizá navegar contra uno de los grandes nos daría más confianza, porque seguro que no tendríamos nada que perder y mucho que ganar. ¿Qué significa la llegada de Paul Cayard? -Es estupendo. Es uno de los ¿Qué fue lo que más le llamó la atención cuando llegó al Desafío Español? -Tenía unos activos de partida muy buenos, con dos barcos sensacionales y algunas infraestructuras muy difíciles de lograr. Había seguridad en la financiación con unos patrocinadores grandes y solventes, un buen equipo técnico y de construcción y uno muy bueno deportivo, con regatistas que me han sorprendido. También había tiempo suficiente como para garantizar la opción de llegar a los objetivos marcados. Es muy difícil encontrar esto en otros equipos. ¿Dónde está el éxito para usted? Las órdenes son sagradas, pero a veces se improvisa ¿Improvisa o acata las órdenes de equipo? -Acato todas las reglas de la regata, por supuesto. Las órdenes de equipo son sagradas y todo buen patrón sabe que tiene que hacer lo que se ha planeado siempre que se pueda. El táctico es el que indica lo que hay que hacer y se suele llegar a un consenso, pero si no puedo seguir sus instrucciones porque no hay sitio o el momento no es el oportuno porque hay un obstáculo o algo que no permita la maniobra, entonces hago las cosas que intuyo. Tengo un buen olfato y procuro hacer en cada uno de esos momentos en los que recae toda la responsabilidad sobre mí lo que dicta mi cabeza. Pero nunca desoigo una orden de los responsables de la navegación o del estratega. Si veo que no puedo hacer una maniobra, lo digo y los demás lo aceptan, ya que ven que es imposible hacer lo que han dado los números del ordenador. Esto solamente pasa en situaciones extremas, cuando no hay margen para maniobrar. Estamos trabajando mucho en esto, que era un poco la asignatura pendiente, las situaciones extremas. ¿Volvería a ser patrón del equipo español? -De momento vamos a terminar esta etapa. El futuro nunca es cierto para nadie. España tiene un buen Sindicato y si logra mantenerlo será mucho más fuerte de lo que lo ha sido hasta ahora. ¡Claro que volvería a ser patrón de este equipo!