Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA LUNES 15 s 1 s 2007 ABC Gasolineros y sindicatos negocian mañana para evitar los paros convocados ABC MADRID. Las patronales de gasolineras Ceees y Aevecar y los sindicatos FIA- UGT y FitecaCC. OO. se reunirán mañana en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) para intentar llegar a un acuerdo sobre el convenio colectivo del sector que evite las nuevas jornadas de huelga convocadas para los días 30 y 31 de este mes, 19, 20 y 21 de febrero y 12, 13, 14 y 15 de marzo. Las posibilidades de lograr un compromiso son escasas, ya que las patronales consideran inaceptable en su redacción actual la propuesta presentada el pasado martes por los mediadores del SIMA, que ha sido aceptada por los sindicatos. Según fuentes empresariales, uno de los puntos más conflictivos es el incremento de los pluses por días festivos contemplado en la propuesta de los mediadores, que es de 35 euros en 2006, 40 euros en 2007 y 45 euros en 2008, frente a los 60 euros pedidos por los sindicatos para cada uno de los tres años. La reunión en el SIMA estaba prevista para el pasado viernes, pero se decidió aplazarla hasta mañana a petición de las patronales, que han reclamado más tiempo para estudiar la propuesta y consultar a sus órganos de dirección. La propuesta de los mediadores contempla subidas salariales del IPC más el 0,60 entre 2006 y 2008, frente al IPC más el 0,75 para los tres años que solicitaban los sindicatos. El convenio afecta a 41.500 trabajadores de 8.700 gasolineras. El sector citrícola perderá el año que viene un 35 de la superficie de cultivo Cerca de 400.000 toneladas se quedarán sin recolectar por el bajo precio que recibe el agricultor: 10 céntimos el kilo de naranjas y 15 el de clementinas, según Asaja JAVIER NATES MADRID. La situación que vive el sector citrícola en nuestro país es cada vez más preocupante. Tras varios años de pérdidas, en los que cada campaña es peor que la anterior, muchos agricultores han optado ya por dejar perder sus cosechas: les sale más barato que se pudra la fruta a tener que recolectarla. Según datos de AVA- Asaja, el productor no obtiene más de 10 céntimos de euro por kilo de naranjas y unos 15 por el de clementinas. De seguir así, en torno a un 35 de la superficie agrícola se perderá el próximo año, según denuncia el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVAAsaja) Cristóbal Aguado, que asegura que estos bajos precios no se trasladan al consumidor, que paga mucho más por los cítricos en los comercios. Todos los eslabones de la cadena sacan su beneficio menos el agricultor que, además, tiene costes añadidos como los fertilizantes, el riego y el uso de maquinaria indica. Para muchos profesionales la situación es dramática, ya que producen por debajo de costes. Según cálculos de esta organización, unas 400.000 toneladas de cítricos se están echando a perder en los árboles, ya que recolectarlas supone perder dinero. Esta cantidad representa un 6,6 de toda la producción citrícola española, estimada en seis millones de toneladas, mientras que la producción total europea es de 18 millones. Sin embargo, se da la circunstancia de que la UE importa 20 millones de naranjas en zumo, por lo que la producción comunitaria es deficitaria respecto a su consumo. Un abandono masivo de la producción puede suponer un coste medioambiental añadido, ya que habría que buscar alternativas a ese ecosistema si el agricultor cambia de actividad y arranca esos frutales. Protesta de los agricultores en Castellón el pasado jueves pen muchas producciones que antes estaban más espaciadas, lo que provoca un exceso de comercialización. Otros factores determinantes son las plataformas logísticas y la gran distribución. Estos intermediarios, que compran la producción al agricultor, se han concentrado en los últimos años y actúan como un monopolio según pone de manifiesto Aguado. En cuanto a las grandes cadenas de distribución, éstas tienen un gran poder de presión a la hora de fijar los precios. En Alemania, por ejemplo, las cadenas Lidl y Aldi venden a pérdidas, según denuncia AVA- Asaja, lo que perjudica seriamente a nuestro país, ya que es el principal destino de nuestras exportaciones de cítricos. La falta de una ley de comercio que obligue a unos precios PAU BELLIDO Peligrosa dependencia exterior Desde AVA- Asaja denuncian además que no se puede depender de las producciones agrícolas de terceros países. Un ejemplo de esto ha sido la producción de patatas, en la que tras años de precios hundidos, los agricultores han dejado de cultivarlas y ahora que hay que importarlas a un precio mayor al de antes y con menor calidad. Las causas de la crisis en los cítricos hay que buscarlas en varios factores. Por una parte, la plaga del virus de la tristeza que afectó a las producciones de clementinas hace unos años y que desde entonces ha hecho que haya variado el calendario de algunas variedades de cítricos y que se sola- mínimos ni la posibilidad de aplicar la trazabilidad (conocer desde el origen todo el procesos del producto hasta que llega al consumidor final como símbolo de garantía y calidad) hace que no se pueda disponer de un precio objetivo. No existe tampoco un equilibrio entre la oferta y la demanda, ni una coordinación en los mercados, algo que afecta más a nuestro país que la resto de los productores de la UE. Respecto a la reforma de la OCM de frutas y hortalizas que prepara la CE y que se presentará el próximo día 24, probablemente daremos un paso atrás, ya que no se está llevando a cabo una auténtica reconversión La actual política agrícola común, según Aguado, es una burla que pretende dar al agricultor un nivel de vida tercermundista Juan Velarde Fuertes PREOCUPACIÓN ANTE FRANCIA hora, con la Unión Europea, vuelve a ser una realidad la frase que señaló el inicio de una fraternidad hispanofrancesa a inicios del siglo XVIII, y que arruinó estúpidamente Napoleón, precisamente cuando alboreaba en el mun- A do el nacionalismo: la de ¡Ya no hay Pirineos! El PIB francés, en paridad de poder adquisitivo, superaba en 2005 la cifra del español en un 60 En 1990, nos había excedido en un 99 y en 1959, en el momento en que se va a alterar radicalmente la política económica española, en un 247 Esto, por supuesto, indica que España, desde 1959 a ahora, tiene una orientación básica de política económica acertada. Pero también que algo sucede en Francia. Esto debe preocuparnos, porque Francia es el principal destino de nuestras exportaciones, de modo tal que de la buena marcha de nuestro vecino del norte, depende buena parte del nuestro. De ahí la lógica preocupa- ción ante una posible petrificación de la economía francesa en el reciente Informe Camdessus, parece consolidarse. Recientemente, un impresionante artículo de Nicolas Baverez, La France, en dèpôt de bilan aparecido en Le Point de 17 diciembre 2006, ofrece un buen alegato de la situación preocupante del sector público francés. Por ejemplo, la deuda pública, estimada de acuerdo con los criterios de Maastricht, que era del 20 del PIB en 1980, se ha situado en 2006, según el Insee en el 64,6 y alcanzará, según Baverez, en 2007 el 68 en buena parte como consecuencia de los dispendios del periodo Chirac. La OCDE considera que el presupuesto de 2006 se saldará con un 2,7 del PIB de déficit, mientras que ese PIB sólo crecía, en tasa anual, en un 1,8 en el tercer trimestre de 2006. Y esto, con un paro que alcanza, el 10 según Baverez, si se eliminan los empleos subvencionados. Únase todo esto a una crisis en ese elemento esencial de un país, que son las clases medias. Florence Aubenes y Doan Bui presentan sobre esto un trabajo, Classes moyennes. La crise en Le Novel Observateur de 7 13 diciembre de 2006, que realmente impresiona. Y también impresiona lo que se desprende del Cercle des Economistes y su publicación Politique économique de droite, politique économique de gauche (Perrin, 2006) la población francesa, mayoritariamente, considera que la economía de mercado no es un factor de progreso, mientras coloca los adjetivos de ultra a todo intento liberalizador, de feroz a toda alusión al capitalismo, y de salvaje a toda referencia a la competencia. En su artículo Royal Touch en Newsweek de 25 diciembre 2006- 1 enero 2007, Tracy McNicoll y Christopher Dickey señalan que Sarkozy pretende, para salvar a Francia de la crisis, orientar hacia el mercado libre su política económica, sin comprometer los beneficios sociales de que gozan los franceses. Pero, esa cuadratura del círculo, ¿es posible? No lo parece.