Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15- -1- -2007 37 ECONOMÍA www. abc. es economia Desbandada de empresas de Galicia por la ausencia de política industrial de la Xunta Unión Fenosa, Fadesa, Pescanova y La Toja ejemplos de la pérdida de identidad empresarial gallega E. P. RODRÍGUEZ- SOMOZA SANTIAGO. Las multinacionales, tanto españolas como internacionales, dejan Galicia y emigran hacia otros lugares que, como la vecina Portugal, sí ofrecen garantías. Así, la falta de iniciativas por parte del Gobierno gallego, formado por la coalición de socialistas y nacionalistas, y su empeño en rechazar los proyectos heredados del anterior Ejecutivo de Manuel Fraga, delatan la inexistencia de una política industrial sólida capaz de frenar la fuga de empresas. Galicia pierde oportunidades y capital autóctono mientras el bipartito permanece impasible. No son ni uno, ni dos, ni tres los gigantes industriales que en el mejor de los casos han decidido hacer las maletas hacia otros países y, en el peor de los casos, vender sus acciones. ¿Quiénes son los responsables? se preguntan muchos gallegos en los foros de internet. La falta de suelo industrial y la negativa de la Xunta a dar vía libre a los planes urbanísticos en las principales ciudades han alimentado la tan acusada descentralización empresarial. Y no será por los indicadores. El primer toque de atención fue la puja por el 22,07 de Unión Fenosa que vendió el Banco Santander. Los intentos del equipo gallego formado por Amancio Ortega- -dueño del imperio Inditex- Zara- Jacinto Rey- -presidente de la constructora San José- -y Caixa Galicia no lograron desbancar la oferta de ACS, que finalmente se llevó la puja. la recientemente inaugurada planta de rodaballo por la multinacional Pescanova en Portugal (Mira- Coimbra) De este modo, el gigante vigués convertirá al país vecino en el primer productor mundial de la especie, con una inversión de 140 millones de euros- -y unos 350 puestos de trabajo- que podrían haberse quedado en la región. Mientras que la capacidad del Gobierno gallego para las negociaciones queda en entredicho, Portugal no ha dudado en tender la alfombra roja para el desembarco de Pescanova, situando la planta en una zona protegida como Touriñán. Una apuesta sobre seguro la de la lusa en la que Galicia se negó a participar. Si bien, en contrapartida a la piscifactoría de Muxía, la multinacional contará con tres nuevas plantas que estarán situadas en Xove y Ribadeo, en la marina lucense, con una inversión de 35 millones de euros para producir 2.000 toneladas de rodaballo al año. Instalaciones del grupo conservero Calvo en Galicia grupo Calvo, por un problema de sucesión, puso el grito en el cielo y no era para menos. Galicia perdía puestos sin que el Gobierno se diera por aludido. No obstante, las fuentes consultadas por ABC no tardaron en desmentir los rumores, confirmando que la empresa nunca manifestó su intención de desprenderse de las acciones, si bien pudo llegar a barajar la posibilidad. Así, la compañía, puntera en el sector conservero, anunciaba la tan esperada sucesión familiar, dando un respiro a la incertidumbre empresarial acusada en los últimos meses. Aún convaleciente, la comunidad gallega vio impávida cómo socialistas y nacionalistas negaban a Pescanova la ubicación en Cabo Touriñán (Muxía) de la piscifactoría proyectada por el anterior gobierno del PP, argumentando que la zona pertenece a la Red Natura. La Cos- MIGUEL MUÑIZ También Ikea y La Toja Por si esto fuera poco, el Ejecutivo dejó escapar un total de 135 millones de euros y un notable volumen de puestos de trabajo por la falta de negociaciones con la multinacional Ikea, que decidió finalmente situarse en Portugal. El director general del Instituto de Gallego de Vivienda y Suelo, Daniel Pino, llegó incluso a reconocer que no se efectuó gestión alguna para atraer la empresa sueca a Galicia. Como regalo de Reyes, la empresa alemana Henkel anunciaba el pasado día 5 su decisión de cerrar a finales de este año la fábrica de jabones La Toja en Culleredo (La Coruña) El pasado jueves, los responsables de la multinacional constataron que la clausura era irrevocable y pospusieron la presentación del plan social hasta el próximo día 24, fecha en la que volverán a reunirse con los empleados. Y suma y sigue. Las empresas que se han marchado de Galicia no acaban aquí. A los casos anteriormente citados hay que unir, por ejemplo, el del productor de la leche Celta, ahora en manos lusas. ta de la Muerte vio entonces frustrado su intento de revitalizar su economía, sin levantar cabeza desde que se hundiera el Prestige Un panorama que justifica que las empresas no duden en hacer las maletas. Queda demostrada la hospitalidad de otros países vecinos que, como Francia y Portugal, no ponen trabas a la ubicación de compañías foráneas en sus territorios. Un claro ejemplo ha sido Adiós a Fadesa La falta de reacción de la administración autonómica ante la opa de Martinsa, promotora del empresario Fernando Martín, sobre el 100 del capital social de la gallega Fadesa, por valor de 4.045,2 millones, provocó que la compañía del que fuera presidente del Real Madrid se convirtiera en la segunda del sector en España, con la consecuente pérdida en Galicia de uno de sus principales referentes empresariales que lideraba Manuel Jove. Y, aunque finalmente se quedo en nada, la posible venta del La falta de un modelo económico pasa factura El líder de los populares gallegos asegura que el balance no puede ser menos alentador. Para Alberto Núñez Feijóo el problema de la fuga de empresas radica en la falta de un modelo económico que está pasando factura Recuerda que, desde la toma de posesión del Gobierno coaligado, hace año y medio, son numerosas las incertidumbres que planean sobre la economía gallega y las empresas que operan en la comunidad, mientras el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, insiste en afirmar que todo marcha sobre ruedas de acuerdo a la lógica del mercado Por todo ello, consideran que el Ejecutivo gallego está obligado a dar explicaciones. Así, a la falta de una política capaz de frenar la marcha de las empresas, los populares suman la dudosa capacidad del nuevo gobierno a retenerlas, poniendo trabas a sus proyectos En este sentido, Núñez Feijóo solicita a Touriño que deje de paralizar todas las iniciativas gestadas en la anterior legislatura por el simple hecho de haber sido diseñadas por un gobierno de distinto signo político