Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA LUNES 15 s 1 s 2007 ABC Los alijos de cocaína del año pasado, casi 46 toneladas, baten un récord histórico La mayor disponibilidad de droga, los bajos precios (60 euros el gramo) y el fácil acceso (pedidos por SMS) son claves para que medio millón de españoles consuman CRUZ MORCILLO MADRID. Casi medio millón de españoles han consumido cocaína en el último mes; más de la mitad de los billetes en circulación tienen trazas de esta droga; a punto de cerrarse el balance definitivo del año, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han intervenido casi 46 toneladas de estupefaciente (las cifras no son aún definitivas) y suponen un nuevo récord histórico- -en 2003 se cogieron 45.000 kilos- Los datos sólo ponen sobre la mesa la realidad: que el consumo de esta droga se ha disparado, incentivado por los bajos precios, que no para de crecer y que la eficacia policial no basta para frenarlo. Nadie sabe realmente cuánta droga está entrando y por supuesto no toda la que llega está destinada al mercado nacional. Algunos cálculos apuntan que cada año llegan a Europa entre 150 y 170 toneladas; es decir, un tercio del total se aprehende en nuestro país, la puerta principal. Los envíos desde los países productores- -Colombia, Perú y Bolivia- -son incesantes. Los precios La droga tiene precios oficiales Son los que maneja la Policía y los que se utilizan en los peritajes de los juicios. En el mercado estos precios varían. La zona es clave, por ejemplo la cocaína es más cara en Zamora o Soria que en Madrid y el hachís más barato en Cádiz o Sevilla, por razones obvias. El kilo de cocaína está a 33.600 euros, el gramo a 59,89 y la dosis (equivalente a 250 miligramos) a 15,16 euros. Heroína: el kilo vale 38.000 euros, el gramo, 62 euros y la dosis, diez. Hachís: el kilo a 1.300 euros y el gramo a 4,50 euros. La Policía descarga los 700 kilos de cocaína interceptados a bordo de un velero frente a Galicia cluso que no engancha; es limpia y no provoca el mismo miedo que la heroína o las pastillas aclara un responsable policial dedicado a la investigación de estupefacientes. Se mezcla con los porros y diversión asegurada y, además, sale casi más barata que el alcohol cesante aumento de alijos. Destacan además las variaciones en el patrón de consumo: los jóvenes tienden a consumir cada vez más cocaína en lugar de estimulantes de tipo anfetamínico. La razón está en la mayor disponibilidad y el menor precio de esta droga. Está llegando cocaína muy pura. La que incautamos en los barcos está en torno al 80 ó 90 por ciento de pureza; luego los narcotraficantes la cortan pero se puede afirmar que la media de pureza de la droga que circula en España es del 73 por ciento señala un responsable policial. La matización es que esta pureza o no adulteración es distinta en el estupefaciente que se requisa en dosis o papelinas (un 42 por ciento) y en gramos (en torno al 52 por ciento) Los carteles colombianos siguen mandando barcos a España (Canarias y Galicia) desde Venezuela e Isla Margarita, pero han diversificado los envíos y el transporte para no correr tanto riesgo y han alterado las rutas. De hecho, la llamada ruta africana de la cocaína se ha convertido en la principal opción y trae de cabeza a los investigadores. La droga queda almacenada en algún país de la fachada occidental, con nulo control y funcionarios dispuestos a dejarse querer. Desde esas costas permeables, los mercados donde se consume el estupefaciente quedan a la vuelta de la esquina y se abren las posibilidades de transporte- -se ha intentado con más o menos éxito la vía aérea y los alijos en las playas andaluzas simulando fardos de hachís- Junto a esta ruta, siguen utilizándose otras puertas tales como los envíos en contenedores, muy difíciles de controlar (suelen llegar a los puertos de Algeciras, Valencia, Vigo y Barcelona, entre otros) así como los aeropuertos. Es la clásica fórmula de las mulas o correos humanos que tragan la cocaína envuelta en látex y cruzan el mundo a cambio de un puñado de dólares. Cada día se coge a uno o dos de estos correos en el aeropuerto de Barajas, según fuentes policiales. La media de pureza de la cocaína es muy alta, del 73 por ciento; la que llega en los barcos alcanza el 90 por ciento Los estimulantes anfetamínicos y otras pastillas han cedido ante la cocaína, según informes de Interpol Un broche de oro La venta de droga no se rige por las leyes del mercado. Los camellos suelen ganar cuatro o cinco veces el coste de la papelina y no es difícil encontrarlos. Si la zona de ocio no está surtida, se recurre al SMS telefónico con pedido a domicilio, una fórmula cada vez más habitual, exenta de riesgo. En 2006 sólo la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía apresó doce barcos cargados de estupefaciente. Prácticamente todas las operaciones en alta mar han sido obra de esta unidad, con entre dos mil y tres mil kilos de media intervenidos. El último golpe (el 30 de diciembre) ha puesto el broche de oro, dado que la operación Destello se considera la más importante desde la Temple (1999) con algunos narcos y transportistas históricos entre la treintena de detenidos. Según los informes de Interpol, el mercado de cocaína en Europa occidental ha alcanzado plena madurez de ahí el in- Crece la producción Según el Programa de la ONU para la Fiscalización Internacional de Drogas. entre los tres producen al año entre 800 y 1.000 toneladas (más del 80 por ciento en la selva colombiana) Los informes de drogas de Interpol rebajan esta cantidad a entre 700 y 900 toneladas. La prueba de que no falta droga en la calle, pese a los golpes policiales, es la estabilidad de los precios, que apenas se han movido en los últimos años. El gramo de cocaína está a 59,89 euros (precio oficial utilizado en los peritajes que en el mercado está sometido a importantes oscilaciones dependiendo de la zona y el momento) y la dosis (unos 250 mg) a 15,16 euros. Con un gramo, Pagos al 40 por ciento El control del estupefaciente de moda es como antaño de los colombianos- -el cartel de Norte del Valle es el principal- -a través de las sucursales instaladas en nuestro país. A los investigadores de estupefacientes se les ha complicado el trabajo porque ahora se rodean de mucha gente para una misma operación que en ocasiones ni siquiera se conoce entre sí. Los grupos gallegos son los grandes especialistas de las planeadoras y el transporte y suelen quedarse con el 40 por ciento de la mercancía como pago. un consumidor podría cortar una media de diez rayas es decir sale más barato que una copa en cualquier bar medio. El precio está al alcance de casi todos, adolescentes incluidos, de ahí que 350.000 de los consumidores del último mes no hayan cumplido aún los 35 años, según Sanidad. La cocaína es la droga de moda, pese a que se le esté prestando menos atención que nunca. La gente tiene la idea de que no mata, algunos creen in-