Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 15- -1- -2007 ABC ESPAÑA www. abc. es De izquierda a derecha, Rubalcaba, Alonso, De la Vega y Hernando, durante la recepción del Día de la Constitución en el Congreso CHEMA BARROSO Rubalcaba solicitó a Hernando a finales de octubre el apoyo del Supremo al proceso El ministro del Interior informó al presidente del Tribunal Supremo de que la situación era muy delicada, y le sugirió retrasar algunas resoluciones NIEVES COLLI MADRID. La última semana de octubre de 2006- -unos días después de que el Tribunal Supremo abriera la puerta a la liquidación del patrimonio de las herriko tabernas por su presunta conexión con el de Batasuna- el presidente del Tribunal Supremo y el ministro del Interior mantuvieron un encuentro en el que Alfredo Pérez Rubalcaba sugirió a Francisco Hernando la conveniencia de dejar temporalmente en suspenso el proceso de ejecución de la sentencia de ilegalización de la formación abertzale. El encuentro fue una comida que ambos mantuvieron, según han confirmado a ABC fuentes gubernamentales y jurídicas, a iniciativa del ministro. Rubalcaba quería informar al presidente del Tribunal Supremo sobre la marcha del proceso de paz y aprovechó la ocasión para trasladar a Hernando su preocupación por el efecto que resoluciones como la que se refería a la liquidación del patrimonio de las herriko tabernas podían tener en ese momento en las negociaciones con ETA. licado como decisivo. Por ello, era mejor evitar cualquier tipo de interferencia que molestara a la banda criminal. Las fuentes gubernamentales antes citadas aseguran que en ningún momento el ministro pidió a Hernando que el Supremo rectificara su posición- -más bien al contrario, elogió su labor- -y que se limitó a reclamar tiempo Es decir, le planteó que en la medida de lo posible retrasara sus resoluciones sobre la liquidación de los bienes de Batasuna. En esas fechas- -última semana de octubre del pasado año- -la situación en la que se encontraba el proceso de paz era, cuando menos, difícil. La kale borroka seguía intensificando sus ataques y ETA robaba pistolas en una armería próxima a Nimes (Francia) en una demostración de fuerza acorde con el tono cada vez más duro de sus comunicados. El último hasta en ese momento, hecho público el 18 de agosto, ya contenía una clara amenaza: Si continúan los ataques contra Euskal Herria, ETA responderá Amenazas de ETA El 21 de octubre, justo dos meses y tres días después de ese quinto comunicado, tuvo lugar un hecho muy significativo: en el monte de Oyarzun, tres encapuchados protagonizaron un acto durante el cual abogaron por seguir luchando firmemente, con las armas en la mano, hasta conseguir la independencia de Eurkal Herria Concluida la lectura de un texto, el mensaje más claro lo constituyeron los siete tiros al aire lanzados por los terroristas. Bastarían dos meses y medio más para que ETA atentara en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas y cumpliera sus amenazas con lo único que sabe hacer: matar y destruir. En esos mismos días, en concreto el 23 de octubre, se produjo otro hecho relevante: el Tribunal Supremo daba una nueva vuelta de tuerca al entorno El proceso ya estaba tocado El ministro no ocultó al presidente del alto Tribunal que el proceso estaba tocado y que atravesaba un momento tan de- etarra al dictar una resolución que abría el camino a la liquidación de los bienes de las herriko tabernas al considerar que forman parte del patrimonio de la ilegalizada Batasuna. El mensaje del alto Tribunal- -en concreto de los dieciséis magistrados de su Sala del 61 por unanimidad- -parecía claro: en nombre del proceso no se puede dejar de aplicar la ley ni, como había sugerido el fiscal general del Estado, adaptar las resoluciones judiciales a esa nueva realidad social Y, en este caso, lo que aplicaba el Supremo era la Ley de Partidos Políticos, según la cual, tras la ilegalización y disolución de una formación (Batasuna) debe comenzar el proceso de liquidación de sus bienes, que habrán de destinarse a actividades de interés social o humanitario El inventario de bienes de las herriko tabernas -locales que constituyen una de las tradicionales fuentes de ingresos de Batasuna y, presunta-