Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DEPORTES Tenis DOMINGO 14 s 1 s 2007 ABC El sueño imposible se acerca Ningún español ha ganado el Open de Australia que hoy comienza. Sin embargo, cuatro de los cinco tenistas hispanos que protagonizaron una final aseguran que está cambiando la tendencia y que pronto habrá un nombre español en su palmarés JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID. Hoy empieza lo serio, el Open de Australia que va a medir a los tenistas para ver de que van a ser capaces en la temporada. Todos a por Federer, pero todos muy lejos de Federer. Y los españoles, protagonistas en los primeros torneos de 2007, con tres de ellos metidos en finales, al acecho. Es un torneo chungo para los nuestros. Nunca ganó español alguno allí, ni antes en plena hierba ni ahora cuando cambiaron a una pista más acorde con los tiempos actuales, dura, pero menos, ni muy lenta ni muy rápida, de las que gustan a nuestros tenistas. Pero en tan larga historia del torneo, sólo hay nombres españoles entre los finalistas, cinco para seis finales: Juan Gisbert, Andrés Gimeno, Arantxa Sánchez Vicario (dos) Conchita Martínez y Carlos Moyá. Todos se quedaron a las puertas y de los cinco cuatro de ellos dejaron en ABC sus impresiones y sus razonamientos sobre porqué este torneo se resiste. Para Andrés Gimeno, el más antiguo, que jugó su final en hierba ante la leyenda Rod Laver, es una cuestión de costumbre: Creo que ahora estamos más cerca. Antes es que íbamos poco, era, y es, un viaje muy largo y la hierba nunca se nos ha dado bien. A mí me gustaba pero es que como era profesional tenía que jugar más a menudo en esa clase de pistas Gimeno estuvo cerca. Llegó a la final después de dejar en el camino al gran Ken Rosewall, otro mito: Era horroroso jugar contra él. Es verdad que era como un violín porque nunca desafinaba. Él jamás fallaba, había que ganarle los puntos, y había que ganárselos bien. Laver era más completo, más agresivo, pero también fallaba más. Yo llegué a la final haciendo un buen torneo, pero Laver estaba en su esplendor Para Arantxa, los problemas que los españoles tienen en este torneo son físicos: Jugamos muchos torneos a lo largo de la temporada y este es el primero de cada campaña. Llegamos con muy poco tiempo entre el final de una temporada y el comienzo de otra, y eso se nota en el físico. Además, está muy lejos y el viaje es cansino. Y el cambio del frío al calor también se nota mucho Sin embargo, la menor de los Vicario, asegura que las cosas van a cambiar: La pista en la que se juega ahora nos favorece, no es muy rápida ni muy lenta, ideal para nuestra clase de juego porque podemos intercambiar golpes desde el fondo de la pista. Y tenemos a Nadal, que es nuestra referencia. Además, Moyá, Robredo y Ferrer están jugando muy bien aquí. Tenemos opciones y estoy segura de que antes o después un español inscribirá su nombre en este torneo australiano) es un enamorado de este torneo: Cambió mi vida porque cuando llegué a aquella final pasé de ser una promesa con buen porvenir a poder entrar en los top ten y a ser una realidad como tenista Según Moyá, si no se ha ganado antes el torneo ha sido simplemente por mala suerte o porque se dieron en determinadas circunstancias que fueron adversas: Los torneos del Grand Slam en pista rápida siempre son complicados para nosotros, pero no sólo éste sino también el US Open, que llegó a ganar Orantes un año, pero creo que entonces se jugaba en tierra. Sin embargo, ahora está cambiando la tendencia y estamos demostrando que somos capaces de ganar en todas las superficies, por lo que tarde o temprano un español acabará ganando este torneo Para Moyá, la clave de esta edición es tener un buen sorteo (él lo ha tenido malísimo porque le ha tocado Blake, que le ha ganado en los tres últimos enfrentamientos aunque Carlos sigue manteniendo un saldo favorable de 5- 4) ir ganando partidos e ir cogiendo así confianza. Muy cerca Arantxa estuvo cerca, sobre todo en el partido ante Pierce porque frente a Graff no tuvo opción alguna, pero con Mary tuvo su oportunidad, pero la francesa estuvo intratable en los puntos decisivos. Conchita Martínez cayó ante Martina Hingis, cuando la suiza estaba en su esplendor (siempre contra rivales muy fuertes) La aragonesa respalda el optimismo general: Los españoles estamos haciendo bien las cosas y creo que tardaremos poco en ganarlo. Si no lo hemos hecho antes ha sido porque es un torneo complicado. Está muy lejos, el clima es muy diferente y necesitas bastante tiempo de adaptación. Pero eso es algo que ahora se está consiguiendo porque la gente se viene con suficiente tiempo para lograrlo Según Conchita en pista rápida siempre nos cuesta un poco más pero tenemos a Nadal, que juega bien en toda clase de pista y que este año puede conseguir algo bueno Carlos Moyá, que perdió su final en Sidney ante Blake (primer rival también en el Open El camino de los españoles No va a ser un sendero fácil para los españoles pero es que dada la igualdad que hay ahora entre los que no sean Federer es lo normal. Por ejemplo, Nadal se enfrentará al estadounidense Kendrick, con el que ya tuvo problemas en la segunda ronda del pasado Wimbledon. Ganó los dos primeros sets pero Rafa reaccionó y se apuntó los tres siguientes. Luego, el camino es más liviano hasta cuartos, donde podría esperarle Andy Murray, la nueva figura escocesa que viene y que tendrá como primer rival a Alberto Martín. Si supera al escocés, las cosas se pondrán más feas porque podría tocarle su bestia negra, James Blake, si es que Moyá no le detiene en el primer choque. Roger Federer busca igualar a Laver en la hazaña de ganar los cuatro Grand Slams Ahora o nunca. Es lo que piensa Roger Federer. Se encuentra en el mejor momento de su carrera y es ahora cuando tiene que conseguir su gran sueño: igualar a Rod Laver en la hazaña de conseguir en un año los cuatro Grand Slams. Para eso ha de ganar primero en Australia, lo que supondría su tercer título en Melbourne. Es el gran favorito y el objetivo de todos. No tendrá un comienzo muy difícil (se enfrentará al alemán Bjorn Phau) y su camino hacia la final no se empinará hasta los cuartos donde podría enfrentarse al rival que tuvo en la final del año pasado, el chipriota Marcos Baghdatis. Aunque es el gran favorito, hay datos en su contra. No ha arrancado la temporada con el mismo volumen de trabajo que otros años. En vez de jugar en Doha, como otras veces, disputó el torneo de exhibición de Kooyong, que además perdió con Roddick, 6- 2, 3- 6 y 6- 3. Hay esperanzas... Carlos Moyá: Estamos cambiando la tendencia y hemos demostrado que pronto un español ganará este torneo Arantxa Sánchez Vicario: Pasar del frío al calor se nota mucho, pero esta pista nos favorece y ahora tenemos opciones