Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DOMINGO 14- -1- -2007 ABC CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Madres que no cumplen años Una mujer andaluza ha puesto a prueba el límite biológico de la maternidad. Se ha convertido en madre de gemelos a los 67 años, una edad en la que la mayoría de las mujeres piensan en ser abuelas. Su récord llega envuelto en polémica POR N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Carmen se ha convertido en la mujer de más edad que alumbra un hijo. Por unos meses, ha conseguido robar el récord que desde enero de 2005 ostentaba Adriana Iliescu, una profesora rumana convertida en madre primeriza cuando estaba a punto de cumplir 67 años. Poco duró la hazaña. Desde que, en 1994, la imagen de la primera madre sexagenaria dio la vuelta al mundo, los casos se han sucedido, pulverizando marcas año tras año. La menopausia ha dejado de ser una barrera para la ciencia y los tratamientos de reproducción de asistida dan a más mujeres una nueva oportunidad para probar la maternidad. En España, durante 2004 nacieron 44 niños de mujeres entre 50 y 55 años, y las peticiones aumentan año tras año en las clínicas dedicadas a la reproducción. En California, incluso hay un centro de fertilidad especializado en pacientes de más de 60 años. Con cada nuevo nacimiento se reabre un debate sin solución desde el alumbramiento de la primera sexagenaria. El Consejo de Europa ha pedido que se restrinjan estas gestaciones de alto riesgo, pero ni las legislaciones ni los expertos se ponen de acuerdo. A partir de los 35 años, los riesgos aumentan y se multiplican en cada nuevo cumpleaños, tanto para la madre como para el futuro bebé. Pero con los óvulos en buen estado de mujeres jóvenes, y con una terapia hormonal que devuelve al útero la elasticidad perdida, casi todo es posible. Aunque Carmen tuvo a sus gemelos en el Hospital Sant Pau de Barcelona, hubo de irse a Estados Unidos para encontrar un médico que realizara el tratamiento. Las clínicas privadas españolas no esgrimen límites legales ni técnicos, pero sí reparos éticos. Los principales expertos en reproducción consultados por ABC coinciden en que se trata de un caso excepcional y fuera de toda lógica. Nunca lo hubieran hecho- -aseguran- pero algunos lo han intentado con mujeres que rozan los 60 porque reunían buenas condiciones físicas y psíquicas. ¿Una carrera sin límite? Rosanna della Corte fue la primera madre sexagenaria. El polémico ginecólogo Severino Antinori logró que la imagen de esta italiana diera la vuelta al mundo, al traer al mundo un bebé sano a sus 62 años de edad. Araceli Keh alumbró una niña a los 63 años tras falsificar su documentación y hacerles creer a los médicos que sólo tenía 53 años de edad. La identidad de la española que hace cuatro veranos tuvo a sus 60 años un hijo en el Instituto Dexeus permanece aún en el anonimato. Se sabe sólo que ambos están en perfecto estado. Janise Wulf, una bisabuela de 62 años prácticamente ciega, dio a luz a su duodécimio hijo el año pasado. El bebé es de su relación con su tercer marido, de 48 años. Satyabhama Mahapatra, la esposa india de un maestro jubilado, cumplió su deseo de ser madre a los 65 años. Adriana Iliescu fue madre a los 66 años, el último récord pulverizado. El pacto de los 50 años La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) ultima unas guías de buena práctica en las que recomienda a los médicos de reproducción no fecundar a mujeres de más de 50 años, o en ese entorno puntualiza. No podemos establecer una línea de corte imposible de pasar. Cada médico debe valorar el estado físico y emocional de su paciente y el entorno en el que va a vivir el bebé justifica su presidente, Buenaventura Coroleu. Sólo en 2003, 649 mujeres de más de 45 años se sometieron a tratamiento para ser madres, según los últimos datos del registro de la SEF, que están a punto de publicarse. En ese entorno del medio siglo se sitúan la mayoría de las los últimos dos años hemos empezado a admitir a pacientes de 50 si su ginecólogo se compromete a atenderla durante la gestación explica María Luisa López- Teijón, responsable del servicio de reproducción del centro. La Unión Europea prepara una nueva normativa sobre fertilidad que obligará a los centros de reproducción a contar con servicios de Obstetricia, de manera que los propios centros se hagan responsables de los embarazos de alto riesgo que originen. Por motivos profesionales o económicos, porque se producen nuevas nupcias, cada vez más mujeres deciden dar el paso de la maternidad a edades tardías. A veces, animadas por famosas que lo hacen. Ven a presentadoras y actrices que parecen rejuvenecer con los embarazos y piensan por qué no. La gente no es consciente de los riesgos que entraña. En España tenemos una ley muy liberal que precisa del sentido común de los médicos dice la doctora López- Teijón. Autorregulación clínicas, casi siempre con excepciones. Nunca hacemos casos de más de 50 años, pero tratamos a una mujer de 52 años que se quedó embarazada a la primera. Estaba en perfectas condiciones físicas. Corría cada día 15 kilómetros y hoy sigue haciéndolo recuerda Pedro Caballero, director de la Clínica Tambre de Madrid. En el Instituto Marqués de Barcelona también existe una barrera teórica de 45 años en la madre. La presión es tan grande de mujeres solicitando tratamientos de fertilidad que en La mayoría de los especialistas en reproducción pueden contar algún caso especial en el que un tope legal de edad sería injusto. En el Instituto Valenciano de Infertilidad atendimos a una mujer de 51 años que acababa de perder a su único hijo por una leucemia. Nuestro límite teórico eran los 50 años, pero no nos pudimos negar tras el visto bueno de nuestro comité de casos especiales cuenta Juan Ignacio García Velasco, de IVI Madrid. Simón Marina, director del Instituto Cefer de Barcelona, sólo cree en la barrera de los 18 años para acceder a un tratamiento de fecundación, como marca la ley. A partir de los 18 años, cada centro debe tener sus propios criterios y valorar los riesgos para la salud de sus pacientes. Nosotros no tenemos ningún límite A esta clínica no han llegado sexagenarias, aunque lo rozaban, buscando embarazos. Allí se logró que una mujer fuera madre a los 58 años. No tuvo complicaciones significativas. Una ligera subida de tensión arterial en los últimos meses de gestación y un parto por cesárea. Sin embargo, rechazamos a una paciente de 35 años Me parecía injusto no intentarlo por mi marido Tras la caricatura que ofrecen algunos de los casos que saltan a la luz pública, la mayoría de las mujeres que desean ser madres tras la menopausia son personas responsables con un fuerte deseo maternal. Detrás de sus peticiones se esconden a veces historias dramáticas, o historias de amor como la de Clara. Con tres hijos que andan en la treintena, a Clara le llegó una nueva oportunidad. Una nueva relación y la ilusión de darle su primer hijo a su marido. Me parecía injusto no intentarlo por él La Naturaleza le permitió quedarse embarazada con 47 años. En los primeros meses lo perdió y siguió intentándolo. Buscó ayuda. Tenía 50 años. Tres centros la rechazaron por su edad y cuando estaba a punto de tirar la toalla decidió probar suerte en la clínica AISA de Zaragoza. Tras un examen médico- estás como una rosa empezó el tratamiento. Hubo suerte y a la primera lo logró, casi al mismo tiempo que su hija se quedaba embarazada. La tensión arterial le subió el sexto mes, el pequeño nació antes de tiempo, pero hoy tiene 9 meses y le ha cambiado la vida. A los 51 años se convirtió en madre y abuela. Ha sido una inyección de juventud. Creo que me ahora Sin límite legal en España En España el único límite lo pone el sentido común del médico. La recién estrenada ley de reproducción asistida no establece cortapisas a la edad de la madre ni del padre. Sí existe límite de edad para donar óvulos y esperma, pero ninguno para el receptor del tratamiento. La decisión de si una mujer de más 50 puede ser madre queda siempre en manos del médico. me canso menos que con mis primeros hijos y soy más consciente de la maternidad... -asegura- -estoy obligada a cuidarme por él Blanca fue madre con 48, pero lo buscaba desde hacía dos décadas. Probó todos los tratamientos, pasó por cinco ciclos de fecundación in vitro, dos abortos, y se plantó en los 47 años. Al final, lo intentó una vez más con el óvulo de otra mujer más joven en el Instituto Marqués de Barcelona. Hubo suerte al segundo intento. Y volvería a pasar por todo. Sólo tengo que acordarme de la cara de mi marido cuando cogió en brazos a nuestra hija... Somos padres, no abuelos. Me gustaría que me vieran cuando me tiro al suelo a jugar. Ella pone los límites