Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL DOMINGO 14 s 1 s 2007 ABC Brown avisa de los riesgos del separatismo en el Reino Unido El sucesor de Blair pide que se hable alto del patriotismo británico EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Cuando en ocasiones los nacionalistas catalanes o vascos ponen a Tony Blair como ejemplo de voluntad descentralizadora, por la autonomía que otorgó poco después de llegar al poder a Escocia y Gales- -un amplio autogobierno del que ya gozaban con anterioridad las comunidades autónomas españolas- olvidan el discurso sobre la britanidad al que con frecuencia recurre el Gobierno laborista. Con especial pasión lo defendió ayer Gordon Brown, ministro del Tesoro y previsto sustituto de Blair como primer ministro a partir del verano. La celebración en mayo de elecciones regionales en Gales y Escocia, con un anunciado aumento del nacionalismo separatista en esta última, y la necesidad de presentarse como líder de todo el país a pesar de ser marcadamente escocés, han llevado a Brown a advertir del riesgo de una ruptura del Reino Unido. Sarkozy saluda, ayer, al primer ministro japonés, Shinzo Abe EPA Sarkozy inicia su ruptura El centro- derecha francés lanza hoy a su candidato a las presidenciales de primavera. Aunque sin el apoyo expreso de Chirac y Villepin, Sarkozy recibirá un amplio respaldo de las bases JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Unos 50.000 militantes reunidos en congreso excepcional consagrarán hoy a Nicolas Sarkozy como candidato único de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) a la presidencia de la República, lanzando definitivamente su campaña electoral, con un discurso nacional que presentará las grandes ideas del líder del centro- derecha para intentar consumar una ruptura tranquila con la demagogia y el inmovilismo que han acelerado el retroceso de Francia. Jacques Chirac, presidente de la República, no enviará un mensaje de simpatía al candidato de su propio partido y entretiene el suspense sobre su muy eventual candidatura a la reelección, con el fin inconfesable de complicar la acción electoral de Sarkozy. Dominique de Villepin, primer ministro, y Jean Louis Debré, presidente de la Asamblea Nacional, animan a una minúscula guardia pretoriana presidencial, hostil al candidato único del centroderecha. Sarkozy ha recibido el apoyo expreso de Michèle- Alliot Marie, ministra de la Defensa, y Alain Juppé, ex primer ministro, históricamente fieles a Chirac. Hay quienes piensan que Sarkozy y Alliot- Marie pudieran ser un dúo muy eficaz para combatir a Ségolène Royal, la candidata socialista. Este será el primer slogan electoral del candidato del centro- derecha: Todo es posible con Sarkozy Hace meses, el todavía ministro del Interior anunció un programa de ruptura con 25 años de demagogia de izquierdas (Mitterrand) y derechas (Chirac) La necesidad de contar con el apoyo indispensable de todas las familias del centro- derecha le ha obligado a matizar la ruptura anunciada, para integrar en su programa presidencial muy distintas sensibilidades políticas: los hijos y herederos de Chirac (Juppé y Alliot- Marie) los antiguos hijos y herederos de Giscard (Jean- Pierre Raffarin) los liberales (Alain Madelin) los centristas (Pierre Meignerie) los nacionalistas conservadores (François Fillon) Nacionalismo oportunista Según Brown, se está dando una peligrosa deriva hacia el separatismo a consecuencia de un oportunista grupo de nacionalistas por lo que es el momento de que los partidarios de la Unión hablen alto El canciller del Tesoro se pronunció así en un artículo publicado en el conservador The Daily Telegraph y en una intervención ante la Fabian Society, un foro de debate laborista, con motivo de los trescientos años que ahora se cumplen de la unión entre los parlamentos de Inglaterra y Escocia que dio lugar a Gran Bretaña. Las críticas de Brown se dirigen especialmente al Partido Nacional Escocés (SNP) la principal formación nacionalista escocesa, que reclama la independencia, pero también a las crecientes voces que está habiendo en Inglaterra sobre la necesidad de que ésta muestre sin restricciones su peso e identidad, incluso con instituciones propias. Para Brown, existe el riesgo de balcanización del país por las pretensiones de esos nacionalismos, así como por un multiculturalismo mal entendido, de cuyos defectos la izquierda comienza ahora a darse cuenta, según reconoce Brown. Quizás en el pasado podíamos arreglárnoslas con una Gordon Brown britanidad que era asumida sin explicitarla, pero cuando nuestro país se ve retado en Escocia, Gales y ahora en Inglaterra por secesionistas, es correcto explicitar lo que nosotros, el pueblo británico, tiene en común y la patriótica visión para el futuro de nuestro país escribía ayer Brown en The Daily Telegraph Este diario publicaba también una encuesta según la cual el 29 por ciento de los adolescentes se declaran británicos antes que ingleses, escoceses o galeses. Y el 86 por ciento se consideran tan británicos como pertenecientes a alguna de las partes integrantes del país. Sólo el 10 por ciento, en su mayoría escoceses, reniega de la nacionalidad británica. Aunque estos datos se presentaban como esperanzadores en relación a futuras generaciones, otro sondeo aparecido el del día anterior en el Daily Mail indicaba que el 51 por ciento de los escoceses apuesta hoy por la independencia, que es aceptada por el 48 por ciento de los ingleses. Por su parte, el 58 por ciento de los ingleses reclama tener un parlamento propio. Por otro lado, Brown criticó a los conservadores por haber dejado la bandera de la defensa de lo británico. Voto masivo de los afiliados Consumada la síntesis, compleja, Sarkozy se ha beneficiado del voto masivo de los 336.838 afiliados oficiales de la UMP. Unos 50.000 de entre ellos son esperados en el congreso excepcional que se celebrará en el Palacio de congresos de la parisina Puerta de Versalles. Al congreso parisino de la UMP asistirá, en representación del Partido Popular, su secretario de Relaciones Internacionales, Jorge Moragas. El ministro del Tesoro critica al Partido Nacional Escocés, que reclama la independencia, y al multiculturalismo mal entendido Igualmente denuncia el riesgo de balcanización en Gran Bretaña