Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL DOMINGO 14 s 1 s 2007 ABC Quiero que Argentina entienda que se tiene que hacer justicia Elsa Marta Sosa s Viuda de Aldo Fagetti, desaparecido del Gobierno de Isabel Perón Héctor Aldo Fagetti fue detenido en su casa de Mendoza el 25 de febrero de 1976 y nunca se le volvió a ver s Su mujer, oftalmóloga de 52 años, afirma que quiere brindar por nuestro hijo que se llegue a la búsqueda de la verdad POR NATASHA NIEBIESKIKWIAT SERVICIO ESPECIAL BUENOS AIRES. La orden de captura internacional de María Estela Martínez de Perón emitida el jueves por el juez argentino Raúl Acosta no sorprendió a Elsa Marta Sosa, la viuda del Héctor Aldo Fagetti Gallego, el militante peronista por cuya desaparición, en febrero de 1976, el magistrado abrió una causa contra la ex presidenta y esposa del general Juan Domingo Perón. Oftalmóloga, de 52 años, cuenta su historia a ABC en su domicilio en la ciudad argentina de Córdoba, donde también reside el hijo de la pareja, Javier Fagetti, que tenía un año cuando su padre fue hecho prisionero por fuerzas militares y policiales destinadas a reprimir a opositores bajo el amparo de decretos oficiales de un gobierno democrático. Entonces la familia vivía en la cordillera, en San Rafael, Mendoza. -Dice sentirse muy alegre por la orden de captura contra Isabel Perón. -Sí. Mi hijo y yo estamos muy conmocionados, muy felices. Pero lo ideal sería que no sólo yo me sintiera feliz. Quiero que en este país se entienda que se tiene que hacer justicia, que desaparecieron jóvenes en la democracia y que se cometieron actos ilegales por parte del Estado. El gobierno democrático (de la viuda de Perón, 1974 1976) debía hace mucho tiempo responder por la gente que lo votó y por la que no lo votó. Ojalá que todos los jóvenes se ilustren con lo que pasó en un gobierno democrático con todos los derechos constitucionales suspendidos. ¿Conocía de antemano la orden que emitió el juez Acosta? -Sí, porque en el mes de noviembre fuimos a declarar con mi hijo a San Rafael. Cuando desapareció su padre, Javier (el hijo de la pareja) era un bebé. Tenía un año y yo 21. Su papá apenas 24. ¿Y qué hacían entonces? -Aldo trabajaba como administrativo en la dirección de rentas de la municipalidad de San Rafael. Salía a las dos de la tarde y después trabajaba vendiendo pasteles hasta la noche, cuando hacíamos empanadas, porque teníamos una pequeña fábrica. Era un padre ejemplar y un marido ejemplar, pero estábamos considerados como os subversivos en aquella época. ¿Militaba en alguna agrupación armada? -No. Militaba en la juventud peronista. Y lo digo con orgullo porque militaba cuando gobernaba un gobierno peronista- ¿Cómo lo detuvieron? -Fue el 25 de febrero de 1976 y no lo vi nunca más... Fue en el domicilio particular. Pero primero hicieron un allanamiento en el negocio adonde habíamos ido con unas compras para la facultad (estudiaban ingeniería) Habíamos comprado un tablero de dibujo y estábamos felices, con mi hijo, todas esas cosas... (la mujer se viene abajo) Después nos llevaron a la casa. Y se llevaron todo... las fotos, la historia. En el allanamiento de nuestra casa picaron hasta las paredes buscando no sé qué cosa. Buscaban armas. Los vecinos no les querían firmar las actas porque decían que nos conocían que éramos gente de bien. ¿Quiénes hicieron el operativo? -Militares y policías. Dijeron que se lo llevaban para investigar antecedentes y que iba a volver en algunas horas. ¿Y no volvió? -No. Empezamos a buscarlo por todos lados, en las comisarías. Como a las 48 o 72 horas apareció supuestamente detenido en la División Canes, donde adiestran perros, que creo que era de Infantería del Ejército. -Dijo que nunca más lo vio- -No. No lo vimos más. El 10 de marzo apareció una orden de libertad firmada en la unidad regional de San Rafael. Pero él nunca volvió a casa. ¿Y qué datos conoce de lo que le ocurrió? HORIZONTE Ramón Pérez- Maura ¡SOCIALISMO O MUERTE! L Isabelita a la salida de la Audiencia la noche del viernes REUTERS Era un padre ejemplar y un marido ejemplar, pero estábamos considerados unos subversivos en aquella época Sólo sé que lo llevaron bajo el amparo legal de decretos ilegales. Para mí, suspender las garantías constitucionales en democracia es ilegal De ella Isabel Perón) en lo personal, no quiero opinar. Eso no tiene valor. De su gobierno sí. Yo voté a un gobierno popular, y lo demás se sabe -Nada. No sabemos nada. Y es la búsqueda de la verdad. Queremos saber qué sucedió, cómo. Y eso es lo que le quiero brindar a mi hijo. Quiero creer en la Justicia. Cuando hablo de Justicia no hablo de salir a matar a nadie. Mi hijo hoy va ser padre y está de pie. Pero él creció con la vergüenza de ser el hijo de un desaparecido porque aquí había una cultura de que algo habrá hecho. ¿De qué acusaron a su marido? -No sé. Sólo sé que lo llevaron bajo el amparo legal de decretos ilegales. Para mí, suspender las garantías constitucionales en democracia es ilegal. ¿Alguna vez se contactó con la presidencia de Isabel Perón? -Cuando presentabas el habeas corpus lo rechazaban porque decían que la persona estaba en libertad- ¿Y qué opina de Isabel Perón? -De ella, en lo personal, no quiero opinar. Eso no tiene valor. De su gobierno sí. Yo estrené mi documento de identidad votando a un gobierno popular. Un gobierno elegido por el pueblo. Lo demás, se sabe. o más enternecedor es escuchar a los analistas que intentan convencernos de que a pesar de las evidencias disponibles las cosas no son tan negativas como parecen. Es como cuando hablas con un embajador acreditado ante un Gobierno despótico, corrupto y ansioso de confrontaciones externas. El diplomático allí destinado procura casi siempre dar una imagen menos negativa; intenta convencerte de que hay posibilidades de diálogo; ansía engañarse y engañarte haciéndote creer que con sus buenos oficios logrará mantener la paz y la estabilidad vigente aunque sea la paz de los cementerios y las estabilidad de un sistema penitenciario eficiente. Un sinnúmero de observadores han estado durante meses dando la matraca con el nuevo Daniel Ortega el estadista moderado en que se habría reencarnado el viejo revolucionario sandinista que ahora es feligrés de Misa casi diaria y comunión frecuente. El hogaño muy católico presidente de Nicaragua tuvo a bien retrasar por unas horas su toma de posesión para dar tiempo a llegar a la ceremonia al reinstalado Hugo Chávez. Y quién sabe si para sentir su renacida fe reforzada por la declaración chavista de que Cristo fue el socialista más grande de la Historia Con eso ya estamos todos. Este nuevo Ortega se ha desprendido de todos aquellos sandinistas que en su anterior paso por el poder dieron una imagen moderada. Se ha rodeado ahora de los más fieles, empezando por su propia mujer, Rosario Murillo, la madre de Zoilamérica, la joven que denunció a Ortega por abusos sexuales. Murillo será parte del Gobierno como portavoz. Desde luego, quién puede conocer mejor que ella las ideas e intenciones de Ortega. ¡Cómo negarlo! Chávez y sus aliados están crecidos. Ya tienen bases sólidas en Nicaragua y Bolivia. El goteo de muertos que empieza a haber en las manifestaciones contra Evo Morales no cuenta. Evo está por encima de esas minucias. Y si alguien lo duda, que recuerde el lema guevarista del que Chávez ha vuelto a hacer bandera: ¡Socialismo o muerte!