Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA Manifestaciones por el proceso de paz s Análisis DOMINGO 14 s 1 s 2007 ABC La verificación de la ruptura de Zapatero con ETA Rajoy exigirá en el Congreso al presidente del Gobierno que Batasuna no esté en las municipales, que el fiscal vuelva a ir contra Egunkaria y que el Estado se mueva en Estrasburgo para evitar que se admita el recurso contra la ley de partidos. Serán las pruebas de la vuelta a la lucha sin diálogo contra el terrorismo ÁNGEL COLLADO MADRID. En el Partido Popular sabían que si a Rodríguez Zapatero le salía mal su apuesta por las negociaciones con ETA, el presidente del Gobierno se revolvería para castigar con todos sus medios a... la oposición. Ya se lo habían advertido, en público y en privado. Se mordieron la lengua después de las primeras horas del atentado de la T- 4 para que desde el PSOE no pudieran decir lo que, de todas formas dijo José Blanco: que el PP hacía responsable al Ejecutivo de lo ocurrido. Cuando Moncloa, esta vez a través de UGT, empezó a preparar la manifestación correspondiente ya se dieron cuenta de que se ponía en marcha la operación que Zapatero necesitaba para ganar tiempo, reorganizar a sus desconcertadas e incluso irritadas huestes y endosar al PP al menos parte de su fracaso en la política de pacto más que de lucha contra el terrorismo. El objetivo consistía en que el debate público pasara del problema de la evidente ofensiva de ETA a uno más teórico sobre la unidad de las fuerzas políticas sobre un asunto por el que llevan enfrentadas toda la legislatura: el PP defiende el Pacto Antiterrorista y el Gobierno, el resto de la izquierda y los nacionalistas están empeñados en el final dialogado de la violencia en la negociación con ETA. nión pública como la ofrecida por Zapatero los primeros días, y menos que se volviera a Doñana de vacaciones como si no hubiera ocurrido nada mientras los bomberos buscaban los cadáveres entre los restos del aparcamiento. Si rectifica, dice hasta aquí hemos llegado rompe definitivamente, se compromete a perseguirlos con todo el peso de la ley hasta lograr la victoria del Estado de Derecho sobre ETA, no hubiera cabido más respuesta por nuestro lado que ponernos a las órdenes del Gobierno Ésta es la reflexión que hacen en la dirección del PP, que recuerda que es su obligación exigir aclaraciones a Zapatero sobre lo ocurrido y, sobre todo, intentar que explique qué va a hacer a partir de ahora en política antiterrorista. Rajoy, Acebes y Zaplana escuchan una intervención de Zapatero en una imagen de archivo lidad de que haya llegado la hora de, al menos, pedir un adelanto de elecciones. Hoy, no contestó cuando le fue planteada la cuestión de si es el momento de reclamar al Ejecutivo que recurra a las urnas. En ese punto, Zapatero tiene fácil la argumentación a la contra: podría ser interpretado por la banda como un éxito propio el hecho de forzar una convocatoria de comicios generales. DANIEL G. LÓPEZ El entierro del Pacto Comprobada la pobreza de la primera reacción del jefe del Ejecutivo, grogui desde el día 30 de diciembre, Rajoy se ha limitado a pedir explicaciones parlamentarias a Zapatero y defender el contenido del Pacto por las Libertades como alternativa a la falta de discurso e iniciativa del Gobierno. El presidente del PP ya ha adelantado que mañana propondrá en Congreso la retirada de la resolución aprobada en mayo de 2005 por la Cámara, aquélla que certificaba el entierro del Pacto Antiterrorista, el acuerdo para lograr la derrota de ETA. La política puede y debe contribuir al fin de la violencia, reafirmamos que, si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad para poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan Si Zapatero dijera hasta aquí hemos llegado y persiguiera a ETA con todo el peso de la ley, el PP se pondría a las órdenes del Gobierno señala la dirección del partido Antiguas cesiones abandonar la violencia Así reza el texto con que el PSOE y sus socios nacionalistas avalaron la ruptura del pacto y ofrecieron a la banda abrir un diálogo que, según se ha sabido después, ya había abierto Zapatero a través del PSE en 2004. Aunque en la dirección del PP dan por supuesto que en el Pleno del Congreso Zapatero no accederá a revocar sin más la citada resolución ni cerrará la puerta a poner en marcha otro proceso en un futuro, evitan hacer consideraciones sobre cuál será entonces la réplica de Rajoy. Según su análisis, está claro que el presidente del Gobierno no quiere o no puede romper del todo las vías de negociación con ETA, pero prefieren que Zapatero quede en evidencia antes de esbozar una respuesta contundente. Hasta el momento, el jefe de la oposición se ha contenido al ser preguntado sobre la posibiPero al margen de la prueba del nueve de la retirada de la resolución, Rajoy presentará a Zapatero dos antiguas cesiones a ETA que puede rectificar, en el caso de que quiera hacerlo, y de las que, de cualquier forma, el Grupo Popular hará un seguimiento de denuncia parlamentaria en las próximas semanas. Dos semanas antes del atentado, la Fiscalía, en un súbito cambio de criterio, renunció a formular acusación alguna contra los procesados del caso Egunkaria entramado mediático de los terroristas. Un año antes, había pedido la confirmación del procesamiento de los directivos del diario por integración en banda terrorista. Ése fue uno de los detalles con el proceso que el Ejecutivo promovió para aplacar a la banda. La Fiscalía tiene en su mano aplicarse en los próximos trámites judiciales, previstos para febrero, para perse- Previsiones y sorpresas En la dirección del PP- -tres ex ministros del Interior, Mariano Rajoy, Ángel Acebes y Jaime Mayor Oreja, más un ex secretario de Estado, Ignacio Astarloa- -contaban con que ETA se aprovechara de la tregua para volver a las andadas reorganizada y reforzada. Lo que no se esperaban en la sede central de la calle Génova es una respuesta tan lenta y ambigua después del atentado y ante la opi- guir la condena de los implicados en vez del archivo del caso. La otra prueba de rectificación elegida por el PP está todavía más cerca de la mano del Gobierno. Batasuna recurrió su ilegalización- -fruto de la ley de partidos a su vez originada en el Pacto Antiterrorista- -ante el Tribunal Supremo y el Constitucional. Después de fracasar en las instancias nacionales, el brazo político de ETA llevó la queja la Tribunal de Estrasburgo que, en las próximas semanas debe pronunciarse, no sobre el fondo, pero sí sobre la admisión a trámite. Para el Partido Popular es muy sospechoso que la Abogacía del Estado haya incluido en sus argumentos a favor de la ley de partidos la apreciación de que ahora han cambiado las circunstancias que en su día dieron origen a esa ley, una referencia a la tregua proclamada por ETA en marzo pasado. Son esos tres asuntos, que se resolverán en cuestión de semanas, más que los previsibles equilibrios que hará Zapatero para explicar si hará todo lo posible para que Batasuna no concurra a las elecciones municipales de mayo, sobre los que el PP ha decidido poner a prueba la voluntad del Gobierno de renunciar definitivamente a las conversaciones con ETA. Será un intento de verificar la voluntad del jefe del Ejecutivo de romper con la banda.