Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 14 s 1 s 2007 ABC AD LIBITUM FISIOLOGÍA POLÍTICA PROVERBIOS MORALES CALLES do mucho antes: una ruptura de los consensos básicos. UIZÁ sea el momento de ir pensando en desmoviHay que evitar que la calle sirva de escenario a la disenlizar al personal y dejar la calle para el que se la sión, porque las consecuencias terminarían por escapar pasee, porque estamos llegando a niveles de alara todo control. En otras circunstancias, adelantar las ma. Mayo queda demasiado lejos y hay que extremar la elecciones podría haber sido una solución; ahora, no teneprudencia. Se impone un pacto de mínimos, un pacto enmos ni esa certidumbre, porque el sistema está seriamentre caballeros. El Gobierno y la oposición deberían comte dañado. Ha resultado desesperante oír a la vicepresiprometerse desde ahora a desalentar las manifestaciodenta invocar las manifestaciones organizadas por las nes y acotar su enfrentamiento en los ámbitos parlamenasociaciones de víctimas del terrorismo contra tarios, no vayamos a tener un disgusto. el Gobierno (cláusula obsesivamente repetida Las cosas, en efecto, pueden empeorar mucho por Fernández de la Vega) para justificar la conmás si no se alcanza un acuerdo técnico sobre el vocatoria de una manifestación cuyo verdadero uso del espacio público. Es imposible ignorar que objetivo era, en palabras de un Federico Luppi ya se ha rebasado la discrepancia y que hemos enflanqueado por el representante de UGT, frenar trado en una fase de abierto antagonismo. Dejea la derecha Y ha sido repugnante oír a la vicemos la calle en paz antes de que sea demasiado tarpresidenta pedir excusas a los ciudadanos por las de. Está claro que no podrá haber sutura alguna afrentas de la oposición al presidente. Este es el para este desgarrón civil mientras Rodríguez siJON lenguaje de los vices de Venezuela y Bolivia. Seguga al frente, pero impidamos la hemorragia meJUARISTI ro que Fernández de la Vega podría encontrar mediante los apósitos que tenemos todavía a mano. jores modelos si los busca entre sus homólogos europeos. Uno de ellos, el principal, sería la restricción voluntaria Lo que debe frenar cuanto antes, por el bien de todos, y pactada del recurso al derecho de manifestación. La es la vesánica huida hacia delante del Gobierno. Ya no es oposición debería renunciar a responder con medios anácuestión de pedirle al presidente Rodríguez que cante la logos a la ofensiva callejera de una izquierda que ni sipalinodia. Bastaría, de momento, con que se compromequiera esconde su intención de acorralarla con el pretextiera a desautorizar las manifestaciones de apoyo y acoso to de la solidaridad con las víctimas de Barajas (nada tan encubiertas por disfraces humanitarios y prohibiera a transparente, a este respecto, como el manifiesto de la fasu vicepresidenta jalear a la afición tras los consejos de rándula, el pasado viernes) A la izquierda montaraz y esministros. No le sería difícil obtener de la oposición gapontánea es inútil pedirle cordura, pero quiero creer que rantías simétricas. De aquí a las elecciones municipales, todavía cabe apelar al sentido común de algunos miemcuando menos, la escenificación de la discordia debe rebros del Gobierno (no me refiero a la cúpula, desde luego) cluirse entre las paredes de las Cámaras o esto será CoEn el caso de que ni siquiera esta presunción resultase chabamba. fundada, los partidos que votaron la investidura del acPor supuesto, nadie es ya tan ingenuo como para pentual presidente tendrían la obligación moral de implicarsar que ETA va a facilitar la restauración de la sensatez, se en el asunto, y si incluso éstos fallaran, alguien debepero le será más ardua su tarea criminal si ve que los esparía llamar a todos a capítulo. Un nuevo 13 de marzo hundiñoles eluden voluntariamente la colisión civil. Y ya que ría el sistema. este Gobierno no puede ni quiere enmendar sus errores, Atravesamos una crisis política muy grave. La más que tenga, como mínimo, el patriotismo suficiente para grave de la democracia nacida en 1978. Con todo, el atentadespegarse de los Luppi y compañía. Éramos pocos y lledo de ETA no ha hecho sino poner de manifiesto en toda gó la Montonera. su crudeza lo que todos sabíamos que ya se había produci- L A fisiología del cuerpo nacional español es una invitación al pánico. Le han dejado de funcionar vísceras fundamentales y, perdido el control de todos sus esfínteres, da muestras de sinrazón y demencia, pero no es eso lo peor. Medio cuerpo rechaza al otro medio, como si le hubiera sido transplantado. Incluso la mitad del cerebro anda en guerra con su mitad simétrica y el resultado, disimulado por la más demoledora inactividad, se manifiesta en violentas convulsiones que no presagian nada bueno. Mañana, en el Congreso, José Luis Rodríguez Zapatero nos dará una explicación cantinflesca de M. MARTÍN sus obsesivas negociacioFERRAND nes con ETA y de un fracaso que, propiciado por su torpona candidez, no parece capaz de asumir y superar. Puede, incluso, volver a hablarnos del accidente que se llevó por delante dos vidas y un trozo del nuevo aeropuerto de Barajas, y, en eso, debemos comprenderle. Él mismo es un accidente consecuencia de otro accidente, el del 11- M, y manantial de nuevos y perturbadores accidentes que descoyuntan la mal vertebrada realidad española. Carece de enjundia política para ser algo más de lo que es y tratar de construir un futuro como el que demanda, con unas pocas excepciones periféricas, la práctica totalidad de la población española. Ayer, en la calle, Zapatero- -lo que representa- -corrió parejas con su irreconciliable antagonista político, Mariano Rajoy. No es buena la calle como escenario de las proclamaciones políticas. En la calle el grito sustituye a las razones y el debate es suplantado por un coro tan monótono como desafinado. En una Nación con 19 parlamentos y más de 8.000 concejos municipales no debiera ser necesario recurrir a la vía pública como escenario de libertad y tribuna para la libérrima expresión; pero, burlados los parlamentos y concejos por la presión partidista y la consecuente carencia representativa, las plazas y avenidas devienen en higiénica válvula de escape que rebaja tensiones, afloja ánimos, enfría pasiones y sosiega líderes. Con un argumento menos dramático, el juego de ausencias y presencias en las manifestaciones callejeras de ayer hubiera resultado un gracioso vodevil; pero es algo más serio lo que está en juego: un PSOE- -y asociados- -que no pretende la victoria sobre el PP, sino su total demolición, y un PP que no parece saber lo que quiere, si lo sabe no es capaz de expresarlo y si llegara a hacerlo tendríamos muchas posibilidades de entender lo contrario. Entre incautos y matones ayer fue un mal día. Se intensificó la sintomatología del rechazo de medio cuerpo nacional por el otro medio. Es muy posible que mañana sea peor si vuelve a comprobarse, como cabe temer, que Zapatero, presidente de guardia, no tiene ningún interés en remediar, ni con paños calientes, esa grave enfermedad. Con lucir su inmensa vaciedad tiene bastante. Q