Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13 1 07 SALUD LA DUDA ¿El ejercicio a última hora del día disturba el sueño? Una de las recomendaciones de los médicos es no dejar para última hora del día la práctica del ejercicio para no despejarse demasiado e impedir un sueño reparador. La regla es no hacer un actividad física intensa tres horas antes de irse a la cama. Ese es el tiempo que la adrenalina y otras hormonas que aumentan su actividad durante el ejercicio necesitan para volver a los niveles normales. Pese al consejo, las mayoría de los estudios que han intentado buscar una relación entre el insomnio y el ejercicio no la han encontrado. En un trabajo publicado en la revista especializada Fisiología y Comportamiento se buscó este efecto con dos grupos de estudiantes que hacían ejercicio moderado durante una hora, 90 minutos antes de irse a la cama y 30 minutos antes. En ese estudio la actividad no tuvo efectos negativos en el sueño de los estudiantes. Ni tuvieron problemas para caer dormidos ni les afectó en su calidad de sueño, ni se despertaron más veces. Otros investigadores están convencidos de que el ejercicio puede facilitar el descanso, aunque los efectos varian en cada organismo. El cansancio, la relajación de un baño tras el ejercicio también favorecen la entrega a los brazos de Morfeo. Cerebro Las lecciones del sueño El aprendizaje no termina nunca. Dos expertas analizan en un libro de inminente aparición (del que ofrecemos un fragmento) cómo operan nuestras neuronas y cómo sacarles partido toda la vida iertos estudios han demostrado que, en tareas de razonamiento lógico, el cerebro puede superar los efectos de la privación de sueño, aunque sólo temporalmente. las investigaciones sobre el insomnio y la privación de sueño revelan que tras unas cuentas noches sin dormir, resultan gravemente afectadas la concentración y las capacidades de aprendizaje. En un estudio psicológico realizado por Jim Horne y Yvonne Harrison, de la Universidad de Loughborough, se observó que siquiera una sola noche sin dormir puede dañar el pensamiento innovador, la toma de decisiones y la capacidad para actualizar planes a la luz de nueva información. En este estudio, los investigadores utilizaron un juego realista que exigía tomar decisiones. El rendimiento en el juego disminuía apreciablemente tras 32- 36 horas sin dormir. Los participantes evidenciaban un pensamiento más rígido: tendían a repetir la misma decisión para diferentes tareas en vez de plantear ideas nuevas, y tenían dificultades para comprender las repercusiones de una situación que había cambiado o se había actualizado. En otras palabras, los voluntarios privados de sueño eran menos creativos y menos innovadores que los que habían dormido. C Título: Cómo aprende el cerebro Las claves para la educación Autor: Sarah- Jayne Blakemore Uta Frith. Prólogo de J. A. Marina Editorial: Ariel Páginas: 304 páginas. Precio: 18 euros Fecha de publicación: 16 01 2006 han de dormir al menos siete horas y media. Los niños, más. Sin embargo, casi todos los adultos duermen menos Al parecer, algunas personas llegan a acostumbrarse a necesitar menos horas, siendo un ejemplo famoso el de la antigua primera ministra británica Margaret Thatcher, a quien por lo visto sólo le hacía falta dormir cuatro o cinco horas. Horas de sueño La mayoría de los adultos duermen menos de lo que necesitan. Por término medio, los adultos En otras palabras, como constataron los investigadores, los voluntarios privados de sueño eran menos creativos y menos innovadores que los que habían dormido FOTOS: AGENCIAS