Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 SÁBADO 13- -1- -2007 ABC MADRID www. abc. es madrid La Policía disuelve un motín de viajeros que protestaban por una avería en el Metro Un joven fue detenido acusado de golpear a los agentes en medio de la indignación de los demás pasajeros. La línea 6 se cortó durante más de una hora CRISTINA ALONSO MADRID. Hartos de averías, decidieron amotinarse. En la estación de Metro de Conde de Casal, una veintena de personas no obedeció ayer al conductor del convoy de la línea 6 en el que viajaban, que les pidió en varias ocasiones que desalojaran los vagones. Tampoco hicieron caso a los vigilantes de seguridad de la estación, que insistían en que salieran y abandonaran el andén. Allí, algunos de pie, otros sentados, pacíficamente sin ganas de bronca en defensa de nuestros derechos permanecieron anclados hasta que llegó la policía. Me asomé a la ventana y vi un jaleo enorme. Un montón de policías y la toda la gente mirando y saliendo corriendo de la boca del Metro. Lo primero que pensé fue en una amenaza de bomba explica Consuelo, vecina de la calle del doctor Esquerdo, que horas después del suceso aún no tenía muy claro qué había ocurrido ahí abajo, donde la vista no alcanza nutos antes. Pasamos un calor insoportable. Estábamos encerrados allí dentro un montón de personas porque las ventanas no se pueden abrir explica otra afectada. En la parada anterior a Conde de Casal- -Pacífico- -el tren ya tardó varios minutos en arrancar decía un usuario. Al parecer, esta demora en la estación de Pacífico la produjo la misma puerta que obligaría al desalojo en la siguiente estación. Entre los viajeros se encontraban ancianos, embarazadas, niños y asmáticos, según testigos. Jesús Aprendiz Doctor Esquerdo Cruz Wa Metro Conde Casal Cruz del Sur lia Los viajeros estaban enfadados porque en Usera ya se había averiado otro tren y también tuvieron que desalojarlo aseguraron fuentes de Metro. Por tanto, varias de las personas que viajaban en el convoy en el que se produjo la sublevación ya habían sufrido otra avería, con desalojo incluido, mi- no nta Mo Estrella Metro Conde Casal Po lar Metro Conde Casal Lira Caos en hora punta Estaban todos los viajeros esparcidos por los andenes. Después apareció la policía, serían unos ocho o diez agentes dentro de la estación, era un caos. Los viajeros que se amotinaron eran de todas las edades comentaba una trabajadora de Metro que prefiere no dar su nombre. También oí que ha habido puñetazos y empujones. Yo vi a la gente que estaba dentro muy tranquila y civilizada... añadía. Tras ver que estos viajeros no obedecían ni a los trabajadores de Metro ni a los vigilantes de seguridad, la empresa de transporte suburbano solicitó entonces la ayuda de la Policía Nacional, cuyos agentes se encontraron a su llegada al lugar con algunos viajeros en las ventanillas de reclamación mientras que otros continuaban en las vías. Estos últimos, muy alterados y nerviosos, fueron desalojados por los agentes, informaron fuentes policiales. Entre los que decidieron amotinarse bajo la plaza de Av. del Plaza del Conde Casal Mediterráneo Viajeros y policías se agolpan en la boca de Metro tras el incidente Conde de Casal se encontraba Hugo Pérez Duque, de 19 años de edad, estudiante de Derecho y sin antecedentes penales, que ha sido el único detenido. Está acusado de atentado contra agentes de la autoridad por negarse violentamente a salir de uno de los vagones ¡Que no me bajo, que no me bajo! gritaba el joven en actitud chulesca, según los agentes. Varios testigos han denunciado que los policías les trataron como animales y que su violencia con los pasajeros del vagón fue desmedida. Un tren que no arranca Todo empezaba a las 8.44 horas. El tren acababa de llegar a la estación de Metro de Conde de Casal desde Pacífico cuando un problema en una de las puertas de los vagones dejó el tren parado en la estación durante varios minutos. Los viajeros de los vagones abarrotados empezaron a quejarse en alto. Oí los típicos comentarios. Un chico que parecía estudiante dijo No puede ser, ¡otra vez no! y cosas así. Yo reconozco que si no fuera por mi jefe, me hubiera unido a la protesta asegura Lidia, dependienta. Esas personas ya estaban cansadas, sentían que les estaban tomando el pelo reconocía un acompañante de Lidia. Finalmente, ese tren, al no poder cerrarse del todo no pudo reanudar su viaje hasta la siguiente estación. Lo primero que pensé fue en una amenaza de bomba explica una vecina de la calle del Doctor Esquerdo Hugo es la cabeza de turco Los familiares de Hugo, el único detenido, estaban ayer muy preocupados. Él ha sido el que se ha llevado toda la responsabilidad de lo que ha ocurrido, han ido a por el más débil explicaba su tío, que afirma que su sobrino tiene el ojo morado de un puñetazo y golpes en la cabeza y cuerpo. Tuvo que irse al hospital clínico y después fue a comisaría, donde, entre otras cosas, le acusaron de dar una patada a un policía en la rodilla argumenta. Él sólo intentaba defender sus derechos, les decía a los policías que no les podían tratar así. Ahora está nerviosísimo. Mañana declara ante el juez y a ver si le dejan en libertad explicaba Manuel Duque, al que le temblaba la voz al otro lado del teléfono. Sólo le tranquiliza una cosa: Ya hemos conseguido varios testi- Se incrementa la red y la necesidad de inversión Parte de los usuarios del Metro están descontentos con el servicio que se viene prestando en los últimos tiempos en determinados puntos de la red. Son relativamente frecuentes las protestas bien por la poca frecuencia de paso de los trenes o por el agobio en horas punta, mientras toman fuerza las quejas por el incremento de averías. Una de las causas de estos desajustes podría estar en la relación entre el incremento de la red, que todos alaban, y el coste necesario para el mantenimiento de los nuevos kilómetros. En los últimos 15 años la inversión se ha duplicado. Así, se ha pasado de los 86,7 millones de euros destinados a mantenimiento cuando había 112 kilómetros a 171,7 millones con 227 kilómetros. La previsión de futuro habla, incluso, de un incremento de un 30 más en este capítulo para el ejercicio actual, ya que la red crecerá otros 90 kilómetros. Pese a ello, la empresa reconoce que la plantilla no está subiendo de una forma proporcional al número de kilómetros que se ponen en servicio. El motivo, dicen, es que con las nuevas tecnologías se hace el trabajo con menos personal.