Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA La matanza del 11- M s El proceso judicial SÁBADO 13 s 1 s 2007 ABC Un nuevo intento fallido Uno detrás de otro, todos los intentos de deslegitimar la investigación del 11- M han resultado fallidos: desde la supuesta alteración de la mochila bomba rescatada en uno de los escenarios, hasta las dudas que se han pretendido sembrar sobre el suicidio de los terroristas en Leganés o sobre el análisis del explosivo empleado para hacer volar los trenes. Las dudas sobre la instrucción, para los jueces, se caen por su propio peso. El instructor, lejos de conformarse con autopsias convencionales, solicitó informes ampliatorios Imagen de los trenes del 11- M, apilados en el distrito de Villaverde, pocos días después del atentado CHEMA BARROSO El Supremo desmonta las acusaciones contra la instrucción del 11- M El juez hizo pormenorizados dictámenes de las explosiones en los trenes y ordenó las autopsias a los suicidas de Leganés N. C. MADRID. El Tribunal Supremo archivó la querella que Manos Limpias había presentado contra el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo y contra la fiscal Olga Sánchez, encargados de la investigación judicial del 11- M. Dicho colectivo les responsabilizaba de haber destruido las pruebas que les demostrarían autores de un delito de prevaricación, así como de no cumplir su deber en la persecución de hechos criminales. Se trata del enésimo golpe a los intentos- -todos fallidos- -de desacreditar la instrucción de los atentados ocurridos en Madrid el 11 de marzo de 2004. Además, al rechazar la querella, el Supremo avala el trabajo de Del Olmo y Sánchez, que culminará a partir de febrero con la celebración del juicio contra 29 procesados. La Sala Segunda del Tribunal Supremo no se limitó a inadmitir la querella sino que, además, remitió copia a los Juzgados de Madrid al detectar indicios de delito en la actitud del querellante. El Supremo cree que el secretario general de Manos Limpias Miguel Bernad, podría ser autor de un delito contra la administración de Justicia por denunciar hechos falsos a sabiendas. Manos Limpias acusó al juez y a la fiscal de haber permitido la destrucción de la chatarra en que quedaron reducidos los trenes. Con ello, señala el sindicato, se hace imposible la realización de nuevas pruebas policiales y se contribuye al oscurecimiento de la verdad procesal e histórica y de la autoría de los atentados El querellante pone como ejemplo el proceder de la Justicia americana en el esclarecimiento de los atentados del 11- S (porque conservó restos materiales de las Torres Gemelas) cuando lo cierto es que las autoridades de los EE. UU han reclamado la colaboración de España, donde la investigación se ha demostrado mucho más rápida y eficaz. Falta de legitimación Tras señalar que Bernad no está legitimado para ejercer acción penal alguna en nombre de Manos Limpias -sindicato del que no es presidente sino secretario general- el Supremo recuerda, respecto de los va- gones, que en el sumario del 11- M existen pormenorizados dictámenes sobre la etiología, forma y características de las explosiones y un completísimo informe conjunto de expertos de Tedax y Guardia Civil sobre los restos de los trenes. En consecuencia, y al haberse practicado todas las pruebas necesarias, la decisión sobre el destino de los trenes correspondía a su propietario- -Renfe- a quien fueron devueltos. La segunda imputación que Manos Limpias dirige al juez y a la fiscal se refiere al suicidio de siete terroristas en un piso de Leganés, el 3 de abril de 2004, menos de un mes después de la matanza. El sindicato asegura que Del Olmo ordenó enterrar los restos de los suicidas sin haber practicado una autopsia para aclarar el verdadero motivo de su muerte. De nuevo el Supremo defiende el proceder de Del Olmo, que lejos de conformarse con una autopsia convencional, solicitó informes ampliatorios para eliminar cualquier duda sobre el suicidio de los terroristas.