Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 12 de Enero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.267. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno MAREAR LA PERDIZ E puede engañar a la perdiz con el caracol esa táctica que consiste en ir caminando en círculos cada vez más cerrados alrededor de la perdiz hasta que se aplasta y entra el perro y pega un salto y vuela como vuelan las perdices, con fuertes aletazos y en línea recta, dejando mudo al monte por la belleza de su vuelo, tan ágiles que se diría que se desnudan al volar de ser gallináceas. Se le ocurrió el caracol a Ismael Tragacete, campeón mundial de caza con perro y gran amante de la naturaleza, observando cuando cazaba con su padre para vivir, la manera en la que las águilas trazaban círculos muy amplios en el aire y cómo los iban cerrando en espiral y, a la vez, en hélice, bajando poco a poco, lo cual hipnotizaba a las perdices y, cuando ya estaban confiadas, hacía el águila un quiebro y agarraba a una, y así aprendió que no tenía que ir el cazador en línea recta hacia la perdiz, sino girar muy despacio hasta marearse alrededor de ella. Empiezan a emparejarse estos días las perdices: La perdiz por San Antón, la perdiz con el perdigón pero no está muy claro de dónde viene esa expresión de marear la perdiz aunque se mareen las perdices igual que a las gallinas para que se queden quietas y sirvan de muestra a los perros que se entrenan para la caza. Lo que está claro como el día es su significado en el habla coloquial y esto lo define de maravilla el Diccionario de la Lengua Española. Marear la perdiz: Hacer perder intencionadamente el tiempo en rodeos o dilaciones que retrasen u obstaculicen la resolución de un problema Esta es precisamente la sensación que, ante el panorama actual, la perdiz y yo, tenemos. S Harpo, Groucho, Zeppo y Chico... una familia con secretos. Zeppo, el menos conocido, diseñó y fabricó armamento ABC El genio oculto de los famosos Zeppo Marx tuvo su papel en la primera bomba atómica de la historia. Marlon Brando diseñó un dispositivo para tensar el bongo. Google Patent ofrece todos los inventos registrados en EE. UU. Y hay sorpresas ANTONIO M. FIGUERAS l marxismo bien entendido empezaba en Groucho y acababa en Harpo. La vida, a veces, se antoja cosa de hermanos (Karamazov, los de las siete novias, los Matamoros... y los Marx eran una familia como tantas otras, con sorpresa, sorpresa. Zeppo, el menos conocido de la saga, parecía más dotado para la ingeniería que para seguir el método Stanislavski. Quizá por eso prefirió volcarse en fundar una empresa de diseño armamentístico, Marman Products, en 1941, en plena II Guerra Mundial. Zeppo, que sí intervino en Sopa de ganso desternillante comedia antimilitarista, inventó el sistema de argollas con las que se sujetó Little Boy la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima, al Enola Gay el avión que la transportó. Más madera, esto es la guerra debió pensar Zeppo. Y resulta que no es la única celebridad que dedicó su precioso tiempo a inventar artilugios, útiles o no. Google ha puesto a disposición de los mortales una nueva herramienta (todavía en fase de pruebas) la Google Patent. Gracias a esta aplicación, cualquier internauta puede consultar todas las patentes de la Oficina de EE. UU. desde 1790 hasta la actualidad. De vuelta al método. Marlon Brando, que tenía muchas pasiones (ocultas y no) sentía tal debilidad por la percusión que incluso tomó lecciones de Tito Puente. Dos años antes de la cita con el último tango de su vida, el actor patentó un dispositivo para tensar el bongo. El único consuelo que queda radica en que sus hijos y viudas no se han disputado los derechos de autor del artefacto. La actriz Jamie Lee Curtis, protagonista en Halloween o Mentiras arriesgadas también ha contribuido al progreso de la humanidad, en este caso con una muda de tela para bebés, que incluye un pañal de quita y pon en su interior, y que cuenta con una abertura en uno de sus lados en la que se pueden guardar toallitas húmedas para limpiar al niño. Buceando (que es gerundio) en Google Patent podemos descubrir que Michael Jackson (alguien que una vez fue cantante, hombre y negro) diseñó en 1993 unos zapatos que le permitían crear una ilusión antigravitatoria para el montaje de Moonwalker donde simulaba bailar al ritmo de la gravedad cero. A Lincoln, Abraham, también le perdió la creatividad. Con el número 6.469, la Oficina de Marcas Registradas guarda su creación, un aparatejo en forma de cráneo que servía para liberar a los barcos cuando se quedaban atrapados en bancos de arena. Con todas estas novedades sólo queda preguntarse si hubo alguna vez vida antes de Google. E