Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 VIERNES DE ESTRENO www. abc. es VIERNES 12 s 1 s 2007 ABC Hugh Jackman y Scarlett Johansson, en una escena de la película de Chris Nolan Nada por aquí, Hugh Jackman por todas partes El actor australiano, que estos días rueda en Madrid, protagoniza junto a Christian Bale El truco final (El prestigio) ABC MADRID. Los magos tienen la máxima de no revelar nunca sus secretos. Es probable, entonces, que nos quedemos sin saber cuál es el secreto que guarda Hugh Jackman, protagonista de El truco final (El prestigio) para haberse convertido en estos últimos años en un actor imprescindible para Hollywood. No hay más que ver la lista de las producciones en las que ha participado en los dos últimos años y de los proyectos que tiene en ciernes- -entre ellos, el rodaje estos días en Madrid The tourist junto a Ewan McGregor- -para darse cuenta de que ese calificativo no es gratuito. Hace unas semanas, Jackman presentaba en Madrid Ratonpolis una película de animación en la que ponía voz a uno de los protagonistas; se han estrenado también recientemente Scoop Happy feet (otro trabajo de doblaje de dibujos animados) y la tercera entrega de XMen Y para los dos próximos años tiene varios títulos en la cartera: Drive Rebound Guy If You Could See Me Now Wolverine Australia (con Baz Luhrman, el director de Moulin Rouge y A Plumm Summer (dirigida por Caroline Zelder) En El truco final (El prestigio) -la segunda película de magia que se estrena en España en pocas semanas, después de El ilusionista Jackman encarna a Robert Angier, un sofisticado mago en el Londres de finales del siglo XIX, una época muy propicia para este ti- po de artistas. Enfrente tiene a Alfred Borden (encarnado por Christian Bale) que no tiene soltura para ofrecer sus trucos al público. Amigos en un principio, se convertirán posteriormente en rivales, y comenzarán una feroz carrera por imponerse el uno al otro. Aparece un tercer vértice en el triángulo: Scarlett Johansson, la mujer por la que se pelearán los dos magos. Aunque no se declara especialmente aficionado a la magia, sí reconoce Hugh Jackman que era un mundo que le había fascinado siempre, y que una vez que le contrataron para la película empezó a ver todos los espectáculos de magia que pudo. Al hacer la película- -dice Jackman- tuve que leer un montón de libros y antes no me había dado cuenta de que existía tal cantidad de li-