Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 12- -1- -2007 Daniel Ortega comienza su presidencia suscribiendo un acuerdo con Hugo Chávez 31 Londres no secunda a Washington y retirará 3.000 soldados de Irak para mayo Downing Street estima que el sur de Irak, donde operan sus tropas, está casi pacificado E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Tony Blair no secundará a George Bush en la nueva estrategia respecto a Irak y no sólo no enviará más tropas a ese país, sino que podría haber una retirada de casi 3.000 soldados británicos antes de que termine el mes de mayo, como Blair prevé anunciar en las próximas semanas. Aunque algunos medios presentan esto como la mayor divergencia entre ambos aliados, obligada en parte por el deseo de Blair de dejar este verano su cargo con la sensación pública de que su misión en Irak está cumplida, Londres ha recordado que la situación en la zona controlada por las tropas británicas, al sur del país, no es tan conflictiva como en el área bajo custodia norteamericana, donde tienen lugar la mayor parte de los ataques de las milicias. Así lo ha precisado la ministra de Asuntos Exteriores, Margaret Beckett, quien apoyó el anuncio realizado por el presidente estadounidense, George Bush, acerca del envío de un nuevo contingente. Damos la bienvenida a esa decisión y esperamos que este esfuerzo conjunto para resolver la muy difícil situación de seguridad realmente tenga éxito indicó. Beckett declaró que el sur de Irak, mayoritariamente chií, está mucho más pacificado que la zona central, con Bagdad como lugar de operaciones de las distintas facciones. Según la ministra, la entrega del control de las provincias sureñas a las autoridades iraquíes podría completarse este año, aunque se contempla que un contingente permenezca destacado en las afueras de Basora por si resulta necesario. Rafael L. Bardají BUSH ES MUCHO BUSH n verdadero líder no rehuye la responsabilidad ni sale corriendo ante las dificultades. George W. Bush no hizo ni lo uno ni lo otro en su discurso sobre la nueva estrategia para Irak. Y no lo tenía nada fácil: los demócratas le demandaban la retirada, los republicanos prudencia, los militares ningún cambio, y el pueblo americano esperanza. Ante eso, Bush tenía que ofrecer un plan distinto a lo intentado hasta ahora y que resultara creíble en su eficacia. ¿Y qué ha dicho Bush a sus variopintos oyentes? A los violentos y sectarios, sean suníes o chiíes, que va a utilizar toda la fuerza contra ellos para garantizar la seguridad de los iraquíes que aspiran a una vida mejor. Sobre todo donde más violencia hay, en Bagdad; a los terroristas de Al Qaida, que les envía los marines a combatirles; a los iraníes y sirios, que dejen de ayudar a los rebeldes en Irak; al gobierno iraquí, que se ponga las pilas y ataje la violencia sectaria, y a los americanos, más sacrificio y paciencia. Pero también la perspectiva de una victoria. Bush ha asumido un gran riesgo. Pero no tanto porque sus oponentes en el Congreso americano no quieran financiarle el aumento de las tropas (tampoco pueden presentarse ante sus votantes con la aceptación de una derrota) sino porque el éxito de su plan depende, y mucho, de que sean los iraquíes quienes lleven el liderazgo en su aplicación. Son quienes en verdad pueden poner más soldados en las calles y quienes tendrán que demostrar abiertamente que acallan la violencia de unos y otros. ¿Serán suficientes los 21.000 soldados americanos que van a ir a Irak? Hubieran sido deseables más si fueran los únicos para el combate, pero si, tal y como plantean los mandos militares, van a estar embedded esto es, integrados en las unidades del ejército iraquí para garantizar un mejor apoyo, puede que su número obtenga los resultados deseados. Este es el tercer plan para garantizar la seguridad en Irak. Y ya se sabe, a la tercera va la vencida. U Tropas británicas patrullaban ayer por la ciudad iraquí de Basora una sustancial retirada, pero precisó que cualquier calendario está sujeto a que no se produzcan reveses imprevistos. En cualquier caso, el Ministerio de Defensa trabaja con la idea de traspasar en febrero el control de la provincia de Maysan, donde patrullan 600 soldados británicos. Además, se está construyendo una base a las afueras de Basora que albergará el remanente que quede allí cuando se produzca la retirada. La reducción de efectivos podría ser anunciada por Blair este mismo mes, y el límite de mayo para ejecutarla se contem- AFP pla como el adecuado dentro de los planes del primer ministro de dejar su puesto en junio o julio con el mensaje de que ha cumplido con su misión de devolver la democracia a Irak. La intervención ha costado de momento la vida de 128 soldados británicos. Empezar en febrero Beckett no quiso confirmar la noticia avanzada ayer por The Daily Telegraph según la cual la presencia militar británica se reducirá en casi 3.000 soldados para mayo, pasando de los actuales 7.200 efectivos a 4.500. No es nuestra intención enviar más tropas. Estamos entregando progresivamente nuestra responsabilidad a las fuerzas y la Policía iraquíes, y esto continuará manifestó. La titular del Foreign Office admitió que podría haber pronto