Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 12 s 1 s 2007 ABC AD LIBITUM REUNIÓN DE RABADANES N el Salón Gasparini del Palacio Real de Madrid, donde ayer recibió el Rey Juan Carlos a los presidentes de las diecisiete autonomías y las dos ciudades autónomas que integran el territorio nacional, luce sobre la chimenea un hermoso reloj, creo que del XVIII, en el que, al dar las horas, unos autómatas ricamente ataviados bailan la música de un pastor flautista. Esa debe de ser, por lo que llevamos visto, la más grande aspiración de José Luis Rodríguez Zapatero: tocar la flauta- -o la zampoña, qué más da- -y que todos bailen a su alrededor. No se conforma el escaso líder socialista con M. MARTÍN ser un primer bailarín y FERRAND prefiere marcar el ritmo y el tiempo de todas las danzas españolas, especialmente si son de máscaras. La Conferencia de Presidentes es una de las pocas aportaciones- -todas huecas- -de Zapatero a la política nacional. Lejos de pretender darle un sentido al Senado que, sin mayores funciones, instaló la Constitución, el presidente una vez al año ocupa sus salones, como si se tratara de una tercera Cámara, y allí, más revueltos que juntos, los presidentes autonómicos- ¿cuántos presidentes caben en una Nación? -escenifican una función representativa y coral que muy poco tiene que ver con la realidad. En la I Conferencia, en 2004, un renqueante Manuel Fraga entendió que unos gramos de cooperación eran más útiles a la causa española que unos kilos de pataleta disgregadora y apostó por el perfeccionamiento del Estado de las Autonomías algo cercano- -sospecho- -al espiritismo. Consiguió, por lo menos, que la rabia de un PP dolorido por los efectos del 11- M en el 14- M no descalabrara una intentona inútil, pero no dañina. La II Conferencia, en el 2005, tuvo como único contenido el echarle medias suelas a los agujeros que le habían salido a los zapatos del gasto sanitario. Hermosas palabras, buenos propósitos y más de lo mismo: una costosa e innecesaria descentralización que nos cuesta un pico, no beneficia a los profesionales de la salud, perjudica a los enfermos y sólo sirve para engrandecer el brillo- -el poder es algo más serio- -de los caciques regionales. La III Conferencia, generadora de entusiasmos mínimos y esperanzas limitadas, tampoco conseguirá que los presidentes bailen cuando el reloj de la hora y Zapatero toque la flauta. Una democracia, como la nuestra, que no es capaz de alcanzar que el Congreso funcione como gran escenario y centro de gravedad del debate político, que tiene un Senado de utilidad imprecisable pretende, a falta de café, servirnos la achicoria de los presidentes autonómicos como sucedáneo representativo. Puede aplaudirse la voluntad, no sin riesgo de error, pero no cabe la aceptación de la parodia como sustitución de un anhelo representativo que, cada día con más fuerza, reclaman los ciudadanos. ÍDOLOS DE LA CUEVA ESCUCHANDO EL TERMÓMETRO algo frágil y que los recursos naturales son bienes preHORA ya sabemos que el 2006 fue el año más cacarios que hay que utilizar y compartir racionalmenluroso que ha soportado España desde que te. Algo que espero hayan tenido en cuenta los presiexisten registros oficiales. Y, quizás, de toda dentes de las Comunidades Autónomas, reunidos en nuestra historia. Incluso más caluroso que el del verasu Conferencia periódica para hablar, entre otras cono del 2003, cuando las altísimas temperaturas que se sas, de la política hidráulica que debiera hacerse en registraron en Europa se saldaron- -también entre este país- -y no sólo en la parte que cada cual adminisnosotros- -con una trágica estela de muertes. Según tra- Sería bueno- -y sorprendente, la verdad- -que los expertos, la temperatura media registrada en Esnos ofrecieran alguna señal de que aún existe paña el pasado año fue superior en 1 34 grados la solidaridad y de que, a pesar de las apariena la del periodo 1961- 1990, que es el que utiliza cias, todavía no hemos regresado a los reinos como referencia la Organización Meteorológide Taifa. ca Mundial. 2007 puede ser crucial para el incremento Me da la sensación, mientras leo lo que se de la conciencia medioambiental en el mundo. comenta en los medios al respecto, que incluso La repetición del fenómeno natural de El Niño los más reticentes comienzan a tomarse en se- -cuyos efectos se prolongarán al menos hasrio lo de la influencia decisiva de los factores ta mayo o junio- -pueden convertir el año en antropogénicos en el calentamiento global del MANUEL curso en uno de los más calurosos que haya paplaneta. Por lo menos ya no se escucha tan a RODRÍGUEZ decido este planeta. El previsible aumento de menudo a ciertos vociferantes- -tan partidaRIVERO las temperaturas quizás contribuya oblicuarios, por otra parte, del catastrofismo- utilimente a que se produzcan más y más debates sobre la zar su tribuna para descalificar a los ecologistas conecesidad de controlar de forma eficaz y coordinada mo casandras que vendrían a amargarnos la existenlas emisiones de gases de efecto invernadero. Y a que cia anunciando sin fundamento el fin de la fiesta conla gente se convenza de que lo que pasa no es algo cosumista. Los datos facilitados por el Instituto Nacioyuntural y fortuito. nal de Meteorología vienen a confirmar lo que la genEl tantas veces citado informe de Nicholas Stern, te constata, con independencia de que haya oído haasesor del Gobierno de Tony Blair, deja pocas dudas blar o no del Protocolo de Kioto. Que cada vez hace acerca de la urgencia de los cambios en la política más calor, y que el incremento de las temperaturas no medioambiental: si seguimos actuando como hasta se debe únicamente a causas naturales, constituyen la fecha, los daños sociales y económicos a lo largo ya truismos de barra de bar. Incluso los gobernantes de este siglo podrían equipararse a los de las grandes comienzan a tomar conciencia- -a veces a costa de la guerras del pasado o a los causados por la Depresión impopularidad de algunas de sus medidas- -de que de los años treinta. Y- -por utilizar un argumento decualquier política medioambiental responsable tiene finitivo a favor de la toma de decisiones- según que basarse en dos premisas fundamentales: a) la Stern, el costo de las políticas medioambientales y constatación sin más coartadas del cambio climático, de contención de emisiones nocivas para la atmósfey, b) la necesidad de transformar radicalmente- -lo ra es ya, en términos globales, inferior a lo que nos que requiere tiempo y sacrificios individuales, tamcostaría hacer frente a las previsibles consecuenbién económicos- -la cultura medioambiental de los cias de seguir sin hacer nada. De manera que así esciudadanos. Todo ello significa, en primer término, tán las cosas. que es preciso convencer a la gente de que la Tierra es E A