Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 11- -1- -2007 79 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Descubren una bacteria marina que obtiene energía de la luz solar para crecer Hasta ahora se creía que los únicos seres vivos capaces de utilizar la luz en el mar eran las algas, a través de la fotosíntesis ARACELI ACOSTA MADRID. Los científicos suelen decir que las profundidades marinas esconden para los humanos más secretos que la Luna o Marte. Y es que, hasta ahora, los humanos han explorado menos del 5 por ciento de los océanos del planeta, e incluso donde han explorado la vida a veces es muy pequeña para verla. Pero no hace falta bajar a las profundidades ni irse muy lejos de nuestras costas para que el mar nos depare alguna sorpresa. En aguas superficiales del Mediterráneo, concretamente en la bahía de Blanes, en Gerona, un equipo de investigadores españoles y suecos ha dado con una bacteria que tiene la peculiaridad de utilizar la radiación solar como fuente de energía. Hasta ahora se pensaba que los únicos seres vivos capaces de utilizar la luz en el mar eran las algas, a través de la fotosíntesis. ya favorecido microorganismos que complementen su modo de vida heterotrófico con la energía de la luz En este sentido, las técnicas de genómica desarrolladas en los últimos años han tenido un papel fundamental. Por tanto, se trata de un suplemento energético cuando no hay suficiente materia orgánica. Esto supone que sean más eficientes en el uso de la materia orgánica disponible, explica Pedrós- Alió, pero a su vez la exposición a la luz solar provoca un incremento del pláncton bacteriano. Hemos comprobado que crecen cuatro ves más en la luz que en la oscuridad Y es que, del mismo modo que los paneles solares aprovechan la energía solar para convertirla en energía eléctrica, las proteorodopsinas, unidas a una molécula de retinal, utilizan la energía solar para convertirla en energía bioquímica. Esta energía extra es la que les proporciona una mayor eficiencia en el crecimiento. NATURE Imágenes de las bacterias aisladas, del filo Bacteroidetes, uno de los dos componentes principales del pláncton bacteriano Cadena trófica Como consecuencia de este proceso, aseguran los autores del estudio- -que además incluye a Montserrat Coll, del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, José González de la Universidad de La Laguna y Jarone Pinhassi, Laura Gómez- Consarnau y otros colaboradores en varias universidades suecas- una comunidad microbiana rica en estas bacterias sería más eficiente y produciría mucha más materia orgánica en partículas a partir de la misma cantidad de sustrato, lo que proporcionaría más cantidad de alimento a niveles más altos de la cadena trófica marina Además, tiene su influencia en el ciclo del carbono, pues a mayor cantidad de biomasa marina se produce más dióxido de carbono en los océanos, con las implicaciones que esto tiene para el cambio global. Aparte de la importancia de este hallazgo, pues en un ecosistema terrestre equivaldría a decir que las vacas utilizan la Un pigmento muy parecido al que tenemos los humanos en la retina es el que ayuda a captar esa radiación solar El hallazgo lo han hecho investigadores españoles en aguas de la bahía de Blanes, en Gerona La bacteria Dokdonia creciendo en la oscuridad (izquierda) y con luz, mostrando diferencias en la morfología celular luz para obtener energía dice Pedrós, estas bacterias marinas están siendo estudiadas para su aprovechamiento potencial como mecanismo limpio de obtención de energía. En este sentido, Pedrós explica que se está estudiando si éstas u otras bacterias similares podrían utilizarse para captar la energía solar. NATURE Mecanismo muy sencillo Según detallan los investigadores en el último número de Nature esto es posible gracias a una proteína, la proteorodopsina. Es un mecanismo muy sencillo- -explica a ABC Carles Pedrós- Alió, investigador del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, en Barcelona- -pues mientras en la fotosíntesis intervienen 30 o 40 proteínas, aquí sólo lo hace una Esta proteína incluye un pigmento, el retinal, que es el que ayuda a captar esa radiación solar y que es muy parecido al que tenemos los seres humanos en la retina. Ahora, dice el investigador, parece lógico que esto sea así, pues en la superficie marina hay poca materia orgánica y mucha radiación solar. La mayor parte de las bacterias marinas son heterotróficas (requieren materia orgánica para su crecimiento) Al estar bañadas en luz y siendo ésta una fuente de energía tan a su alcance, no es extraño que la evolución ha- Las bacterias estudiadas en este caso se han aislado en el Mediterráneo, pero se han encontrado proteínas muy parecidas en el mar de los Sargazos y en el Mediterráneo oriental. Más información sobre la investigación: http: www. icm. csic. es El presidente Bush abre la veda a las petroleras para perforar Alaska MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Los políticos de Alaska celebraban ayer el levantamiento de una moratoria que ha protegido la Bahía de Bristol, uno de los ecosistemas marinos más importantes del mundo, de la ambición de las petroleras, y que, según los medioambientalistas, amenaza la supervivencia de especies en peligro de extinción que han encontrado allí su santuario. La decisión del presidente George W. Bush se produjo un día antes de que entrase en labores el nuevo Congreso de mayoría demócrata, que podía haberle atado las manos. Los legisladores republicanos impidieron hace tres años que se renovase la moratoria impuesta por el presidente Bill Clinton en 1998 que dejaba fuera del mercado este territorio prístino hasta 2012. Devolver a la explotación petrolera la bolsa estimada de 2.500 millones de barriles de petróleo y 23.300 billones de pies cúbicos de gas natural ha sido uno de los objetivos de Bush desde su primera campaña presidencial. Las petroleras fueron expulsadas de la zona e indemnizadas por ello en 1989, a raíz del derrame del petrolero Exxon Valdez, que fue para EE. UU. lo que el Prestige en España. Un portavoz de Shell dijo ayer que el temor a que sean expropiados nuevamente no impedirá que pujen por los contratos que ofertará el Ministerio de Interior. No se espera que comiencen las perforaciones hasta 2010. Tanto la industria petrolera como los políticos de la región prometen extremar las medidas para evitar daños ecológicos, pero los ecologistas sostienen que simplemente el ruido de las perforaciones y los pequeños movimientos sísmicos que provocan afectarán a especies en peligro de extinción.