Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 JUEVES 11- -1- -2007 ABC ECONOMÍA www. abc. es economia La CE alerta del fin del turismo de playa en el Mediterráneo si no se frenan las emisiones de CO 2 Bruselas propone a los países europeos reducir las emisiones de CO 2 a la atmósfera en un 20 hasta 2020 para asegurar el crecimiento económico MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. El hecho de que no haya nieve en las estaciones de esquí, como consecuencia de menores lluvias y temperaturas más cálidas que otros años, o de que los veranos cada vez sean tórridos en el mundo entero no es casual. Obedece al calentamiento que se está produciendo en el planeta como consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero (CO 2) a la atmósfera. Pero, lejos de quedarse allí, este fenómeno, cuyo principal responsable es la actividad del hombre, podría llegar hasta la destrucción de las playas del Mediterráneo, lo que tendría gravísimas consecuencias para países como España, en el que el turismo representa el 12 del Producto Interior Bruto, según un informe, denominado Estudio peseta hecho público ayer por la Comisión Europea. El escenario que dibujan los científicos de Bruselas es que en las playas del Mediterráneo, así como en Maldivas y en parte de las costas de Asia, habrá una tremenda sequía que acabará con la agricultura y con el propio ecosistema de las playas. Esto hará que los turistas, en su mayoría europeos, opten por otros destinos para sus vacaciones, como por ejemplo las playas del Mar del Norte, que a pesar de que su agua no es tan azul sino más bien gris, se prevé que no sufran tanto el impacto del calentamiento del planeta por ser zonas tradicionalmente más frías. Además del turismo en el caso de España, así como de la mayoría de los países del Mediterráneo, la agricultura, también con un peso muy elevado en la economía de esta zona, sufrirá enormes daños por las fuertes sequías que se avecinarían. Así, y una vez que los científicos han puesto sobre la mesa este escenario futuro si no se toman medidas que lo remedien, la Comisión Europea movió ayer ficha. Propuso a los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea que apuesten por actuar contra el cambio climático y se comprometan a reducir las emisiones de CO 2 en un 20 hasta el año 2020, porcentaje que podría elevarse hasta un 30 si así lo acuerdan el conjunto de los países desarrollados. PROYECCIÓN DEMANDA DE ENERGÍA En millones de toneladas 3.000 2.500 2.000 1.500 1.000 500 0 PROYECCIÓN CONSUMO DE ENERGÍA En Europa 2.000 1.800 1.600 1.400 1.200 1.000 800 600 400 200 0 En millones de toneladas La decisión final, de los Veintisiete Por tanto la decisión final está ahora en manos de la Cumbre de la UE que se celebrará en marzo, y de la que podría salir la luz verde para acometer esta reducción de emisiones, en lo que supondría la apuesta más decidida por actuar para frenar el cambio climático más allá de 2012, fecha en la que expira el actual Protocolo de Kioto. En todo caso, las decisiones que se tomen en Europa, si finalmente fuera así, no resolverán el problema ya que la UE tan sólo en responsable del 14 de las emisiones de gases de efecto invernadero que se lanzan en todo el mundo. EE. UU. por ejemplo, uno de los principales emisores de gases ni siquiera ha firmado el Protocolo de Kioto aunque los recientes cambios en el Congreso de ese país podrían crear una corriente de opinión favorable a este tipo de políticas respetuosas con el medio ambiente. El objetivo, en todo caso, es lograr que la temperatura del planeta no aumente más de 2 grados de aquí a 2050. Un reciente estudio de impacto económico del cambio climático publicado por el Gobierno británico, y realizado por el economista Nicholas Stern, asegura que los beneficios de actuar con anticipación para frenar el cambio climático son superiores a los costes de paliar sus efectos. Entre los costes derivados 2001 Carbón 2010 Petróleo 2020 Gas 2030 Nuclear 2050 Renovable 2001 Industria 2010 2020 2030 2050 Transporte Investig. Agricultura EFECTOS MACROECONÓMICOS Interconexiones y biocombustible, dos de los ejes de la nueva política M. N. CORRESPONSAL BRUSELAS. La nueva política energética global que presentó ayer en Bruselas la Comisión Europea pasa también por el aumento de las interconexiones entre los países. Para ello Bruselas ha identificado las obras que considera prioritaria, entre las que figura la línea eléctrica de alta capacidad que unirá Francia y España. Además, figuran varias conexiones entre Alemania, Polonia y Lituania, las interconexiones entre los sistemas de generadores eólicos situados en el norte del continente y, por último, el gasoducto de Nabucco, que traería gas desde el mar Caspio hasta el centro de Europa. Además de estas grandes obras, que Bruselas calcula que podrían estar finalizadas en cinco años, el objetivo es integrar la producción de energía renovable en la red general, cuando ésta se encuentre más desarrollada. Bruselas quiere también aumentar el uso de los biocombustibles, por lo que propondrá a la UE que este producto represente el 10 de consumo de petróleo y derivados empleados en el transporte en 2020, año en el que también se quiere aumentar la eficiencia del consumo en otro 20 según explicó ayer en comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs. El crecimiento de la economía se reducirá un 5 anual si no se frena el cambio climático del impacto del cambio climático figuran, por ejemplo, además de las relacionadas con el turismo y la agricultura, los daños que ocasionarán en las personas las altas temperaturas, y que sólo en 2003 provocaron la muerte prematura de 20.000 personas en Europa. Otro de los impactos económicos será la reforestación de las numerosas zonas verdes que arderán como consecuencia de la elevación de las temperaturas y de