Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 11 s 1 s 2007 INTERNACIONAL 37 Masivo apoyo del centro- derecha a la candidatura presidencial de Sarkozy El mayoritario respaldo al ministro del Interior contrasta con el clamoroso silencio del dúo formado por el presidente Chirac y su primer ministro JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. A tres días del congreso que debe consagrarlo como candidato único de la Unión por una Mayoría Popular (UMP) Nicolas Sarkozy recibe el apoyo masivo de la inmensa mayoría de ministros, diputados, alcaldes y militantes centristas y conservadores, con la excepción de Jacques Chirac y su primer ministro, Dominique de Villepin, que no abandonan su resistencia contra un rival odiado en el silencio de lo inconfesable. La guardia pretoriana del presidente de la República no abandona la idea más o menos hipotética de un traspié de Sarkozy, en la recta final de la entrada en campaña, hasta el mes de marzo. Villepin no ha votado la candidatura de Sarkozy. Ni está prevista su presencia en el congreso excepcional de la UMP, donde tampoco se anuncia ningún mensaje de Chirac, repentinamente mudo ante la candidatura del líder del centro derecha. La sorda hostilidad del dúo Chirac- Villepin ha perdido sucesivas batallas. Alain Juppé, antiguo heredero de Chirac, el hombre más brillante de su generación, víctima de las corruptelas de la alcaldía de París, ha votado a Sarkozy, presentado por él como el mejor candidato del centro derecha. Jérôme Monod, consejero íntimo de Chirac, también ha hecho público su voto por Sarkozy. Se trata de dos traiciones de la vieja guardia chiraquiana, que se pasa con armas y bagajes al bando con el esperan triunfan en las presidenciales de abril y mayo próximos. La mayoría de los ministros también se han montado en el carro del presidente y líder de la UMP. Solo queda en suspenso el caso de MichélleAlliot- Marie, ministra de Defensa, que ha llegado a soñar con presentar su propia candidatura. Hay quienes piensan en una campaña común Sarkozy- Alliot- Marie, para combatir la candidatura socialista de Ségolène Royal, ya entrada en una gesticulante campaña audiovisual. Tras la pre campaña del otoño pasado, cuando las primarias socialistas precipitaron un debate muy prematuro, ni Ségolène Royal ni Nicolas Sarkozy consideran oportuno acelerar la próxima campaña. Los sondeos confirman una batalla durísima e imprevisible. Ambos se cotizan entre el 49 y el 50 por ciento de las intenciones de voto, en la segunda vuelta de primeros de mayo. Queda en suspenso el voto de la extrema derecha, el voto centrista y los indecisos. Le Pen (extrema derecha) eliminó al candidato socialista (Lionel Jospin) en las presidenciales del 2002. Aspira a eliminar a Sarkozy en la primera vuelta, soñando con un duelo Le Pen- Ségolène. François Bayrou (centrista, presidente de la Unión por la Democracia Francesa, UMP) aspira a ser la gran revelación de esta campaña, eliminando a Le Pen en la primera vuelta, para convertirse en árbitro de la segunda. En verdad, los sondeos anuncian un duelo feroz Ségolène- Sarkozy. La candidata socialista cuenta con un partido y una izquierda razonablemente unida, detrás de su candidatura. El candidato conservador deberá sortear las trampas y emboscadas previsibles dentro de su propio bando. Chirac, Villepin, Bayrou, Le Pen, son para Sarkozy rivales tan temibles como Ségolène. Alfonso Rojo EL QUE LA HACE LA PAGA Para completar la lista, quizá habría que añadir cabestros Hay tres tipos de personaje entre quienes apoyan la tesis del cambalache. Están quienes creen que no se puede vencer a los malos y por tanto, que la única salida es llegar a un acuerdo con ellos. Hay otros, que condenan sus métodos, pero piensan que los terroristas tienen razones políticas y sociales que justifican su locura y por tanto, consideran legítimas las concesiones. La tercera categoría son los bobos. No hay tonto peor que el que se engaña a si mismo y abundan quienes se dejan influir por palabras solemnes, se apuntan a tesis de que lo importante es que no haya más muertos y argumentan que los perversos dejarán de serlo si se les concede parte de lo que exigen. Olvídense por un momento de los etarras y piensen en otro tipo de terrorismo, mucho más complicado. Comparado con el reto para la democracia que representan los mártires de Alá, lo de ETA resulta menor. Y en la escena internacional también proliferan los convencidos de que, además de justo y necesario, es imprescindible hacer concesiones para frenar los atentados suicidas y atenuar la fiebre asesina de los yihadistas. Basta evocar la crisis de las viñetas de Mahoma, la cancelación de Idomeneo de Mozart en la Opera de Berlín o la cobarde actitud de los vecinos holandeses de la bella Hirsi Alí, demandada judicialmente porque su renuncia al Islam les podía poner en peligro y reducía el valor de sus pisos. Afortunadamente, no todo el personal está en las tres C y frente a los sonrojantes ejemplos anteriores, salta de vez en cuando un motivo de alegría. El último, en la escena internacional, llegó de Somalia, donde los norteamericanos han acabado a bombazos con un sujeto llamado Fazul Abdulá Mohamed. El tipo, miembro destacado de Al Qaida, montó los coches- bomba empleados contra las embajadas de EE. UU. en Kenia y Tanzania, donde murieron 262 personas y resultaron heridas más de 5.000. Hace más de ocho años de esos atentados, pero tranquiliza pensar que el que la hace, la paga. Nicolas Sarkozy bromea con los periodistas durante las primarias de su partido, ayer en París AP El grupo de extrema derecha se inscribirá el lunes en la Eurocámara E. SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. El eurodiputado francés del Frente Nacional Bruno Gollnisch anunció ayer que el próximo pleno del Parlamento Europeo, el lunes de la semana que viene, formalizarán la constitución de un grupo parlamentario de extrema derecha, que han bautizado como Identidad, Tradición y Soberanía Basándose en las prerrogativas del reglamento de la cámara, Gollnisch afirmó que tenía en su poder 17 firmas originales, dos por fax y un adhesión por correo electrónico, procedentes de siete países diferentes. Doy por hecho que las personas que nos han indicado su voluntad de formar parte del grupo mantendrán su palabra, pero para evitarles las presiones a las que pueden ser objeto, no revelaré los nombres de las personas cuya firma original no está aún en nuestro poder dijo el eurodiputado francés. En su declaración ideológica, dijo que el grupo esxtará en la continuidad de la herencia europea. Europa, un espacio geográfico que, a diferencia de otras civilizaciones, incluso de las brillantes, ha inventado la libertad e igualdad de las naciones grandes y pequeñas Sus propuestas incluyen la defensa de los intereses nacionales, las soberanías, las identidades y las diferen- cias de los valores cristianos, la herencia, la cultura y la civilización europea y de la familia tradicional Gollinsch insistió en que su grupo representa a 23,6 millones de votantes europeos, como una especie de respuesta a la corriente general que se prepara en la eurocámara para mantener aislado a este grupo. Como no inscritos hasta ahora no tenían derecho a presentar enmiendas, ni candidatos ni participaban en el reparto de comisiones, además de carecer de ciertas infraestructuras materiales. El grupo Identidad, Tradición y Soberanía tiene siete diputados de Francia, cinco de Rumanía y uno de Bulgaria (que son los que le han permitido sobrepazsar la berrera de los 20 miembros) uno británico, los tres belgas del partido nacionalista flamenco, un austriaco y dos italianos.