Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA JUEVES 11 s 1 s 2007 ABC COMUNICACIÓN Ángel Riesgo Madrid creará su Colegio de Periodistas ante la regulación que planea Moncloa El nuevo órgano estará listo en abril e integrará a la Asociación de la Prensa de Madrid F. ÁLVAREZ MADRID. En España existen actualmente sólo dos colegios de periodistas: el de Cataluña y el de Galicia. Ambas instituciones, que cuentan en su conjunto con unos 5.000 afiliados, solicitaron el pasado otoño al Gobierno central la puesta en marcha de los trámites necesarios para aprobar la Ley de creación del Consejo Nacional de Colegios de Periodistas, órgano de nuevo cuño que por su naturaleza jurídica gozaría de preferencia pública para representar formalmente a la profesión. Este proyecto, inocuo en apariencia, podría dejar a la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) en franco riesgo de dispersión de representatividad, pese a agrupar a cerca del 40 por ciento del total del sector (unos 7.000 socios y con una media de 50 nuevas incorporaciones cada mes) Este escenario ha generado un intenso debate en el seno de la asociación que preside Fernando González Urbaneja. Tras numerosas consultas a expertos del mundo del Periodismo y del Derecho, la Junta Directiva de la APM decidió por unanimidad que la capital de España debe contar con todos los instrumentos posibles de representación de los intereses de los periodistas y presencia y derecho de voz en cualquier órgano que pueda crearse. De esta forma, la Asociación se ha dirigido ya al Gobierno de la Comunidad que preside Esperanza Aguirre para que remita el proyecto de ley de creación del Colegio de Periodistas de Madrid antes del fin de la presente legislatura. La Ley de Colegios de Madrid precisa que para crear un colegio profesional sea necesario acreditar representatividad, interés público por las ga- ANUNCIOS Y PROPÓSITOS E stos días han sido de familia, de buenos deseos y de mucha publicidad. La gran presión publicitaria que el ciudadano ha ido recibiendo a lo largo de estas semanas le ha hecho defenderse como ha podido del asedio de la siguiente colonia más sensual que la penúltima, o de la aún más agresiva oferta de un operador de telefonía móvil, o de los inevitables juguetes que insisten en considerar a nuestros niños mucho menos inteligentes de lo que son. En esta ducha permanente de anuncios y regalos, pocos son los recordados y mucho lo gastado por los anunciantes para atraer las voluntades de los compradores. En esta carrera por ser el más vendido, los fracasos son más frecuentes que los éxitos. Muchos de los anuncios no consiguieron cambiar la opinión del consumidor, exhausto de tanta paliza promocional. Posiblemente los más nuevos y diferentes se llevaron el gato al agua, como los payasos de la compañía Iberia o las verdades verdaderas de Yoigo, que, para los que aún no lo sepan, es una nueva compañía de teléfonos móviles que promete decir la verdad, una gran promesa publicitaria. Otros que pudieron llamar la atención fueron los que volvían a los clásicos; el más interesante para mí fue el de los muñecos de la familia Telerín que pintó Pepe Moro hace cuatro décadas y que El Corte Inglés ha recuperado y coloreado; me parece sorprendente que nadie lo hubiera hecho antes y más aún la frescura que mantienen esos magníficos dibujos que nos mandaron tantas veces a la cama cuando la primera generación televisiva éramos todavía unos niños. En fin, la Navidad es dibujada cada año por la publicidad y por eso tenemos una responsabilidad en ello; es por la publicidad que ahora los colores verde y rojo de la tradición anglosajona han ido ganando la partida a nuestras tradiciones, no olvidemos que Papá Noel, tal como lo representamos hoy, es el producto de un anuncio de Coca Cola; no fue una mala aportación, creo yo, pero sería bueno que no se convirtiese en la única. Fernando González Urbaneja trata de fortalecer a la APM ante futuras normativas rantías deontológicas que añade y que se trate de una profesión reglada. Todos esos requisitos los cumple ya la APM, lo que facilita que el texto normativo sea enviado a la Comisión de Justicia de la Asamblea de Madrid en febrero para su convalidación definitiva en pleno los primeros días de abril, según ha podido saber ABC. La creación del Colegio no conllevará la desaparición o merma de la APM, sino que está prevista la coexistencia con una especialización de tareas: la representativa quedará en el Colegio y la asistencial y de servicios, en la Asociación. No obstante, previo paso al debate en la Asamblea de Madrid de la mencionada ley, la institución que preside González Urbaneja celebrará una asamblea general de asociados para tratar un asunto tan relevante como éste. En principio se contempla la fecha del próximo miércoles 14 de febrero, fecha en la que, además, ya se habrá completado la hoja de ruta diseñada por la APM y que incluye diversos foros públicos para empezar a plantear esta situación, que equi- ERNESTO AGUDO pararía el Periodismo con otras profesiones regladas. En esa reunión también se efectuará una reforma de los estatutos de la Asociación para incorporar todos los códigos corporativos de buen gobierno, con la constitución de comisiones de auditoría o garantías. El Colegio compartirá la base de este proyecto estatutario. Colegiación voluntaria El nuevo Colegio integrará a todos los asociados actuales que en su caso y de manera voluntaria ratifiquen su deseo de pertenecer al mismo. No están previstos aumentos de cuotas o pérdidas de derechos. Los planes incluyen que, toda vez aprobada la normativa que desarrolle el Colegio de Periodistas de Madrid- -se buscará el respaldo de la oposición y de los sindicatos para sacar adelante el texto por unanimidad- -entre en vigor una comisión gestora integrada por la propia Junta Directiva de la APM, encargada de realizar los trámites para el funcionamiento del nuevo órgano, redactar los estatutos de la institución y convocar elecciones para los órganos de gobierno del Colegio. La fecha que se baraja es el próximo 22 de noviembre, coincidiendo con los comicios en el seno de la Asociación. El Gobierno central prepara la ley de creación del Consejo Nacional de Colegios de Periodistas Tras los pasos de Cataluña, Galicia y el germen de Murcia El Colegio de Periodistas Catalán fue aprobado por unanimidad en septiembre 1985, una vez que eliminaron del proyecto de ley la colegiación obligatoria, objetada por el Instituto Internacional de Prensa y el Defensor del Pueblo, que advirtió que presentaría un recurso de inconstitucionalidad. El Colegio está integrado en la Federación Internacional de Periodistas, cuenta con su propio código deontológico y con unos 3.500 afiliados. El Colegio gallego, que calca el modelo catalán, se aprobó por unanimidad el 24 de febrero de 1999 y cuenta con más de mil afiliados. No obstante compite con otras organizaciones profesionales, entre ellas tres Asociaciones vinculadas a la FAPE (La Coruña, Santiago y Lugo) que hoy cuentan con trescientos socios. Está en marcha la creación del Colegio de Murcia, promovido por la propia Asociación y algunas otras iniciativas en otras comunidades. Vinculados a los dos Colegios, y con influencia en su seno, aparece el Sindicato de Periodistas, que cuenta con delegados sindicales en algunos medios y unos dos mil afiliados.