Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 10 s 1 s 2007 ABC El Ministerio se compromete a aportar 1,5 millones para la Catedral de León BELÉN MOLLEDA LEÓN. Las ayudas a la restauración de la Catedral de León, a raíz del desprendimiento de dos gárgolas con un intervalo de cinco días hace poco más de un mes, se elevan finalmente a 11,5 millones de euros hasta el 2012, gracias a la coordinación de Ministerio de Cultura y Junta de Castilla y León, que ayer celebraron su segunda reunión sobre la Pulchra Leonina Tras el encuentro, el Ministerio de Cultura comprometió una inversión que rondará los 1,5 millones de euros, cantidad que se sumará a los 10 millones de euros que la Junta ya anunció hace un mes. Así lo afirmaron ayer en León el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Cultura, Julián Martínez, y el director general de Patrimonio de la Junta, Enrique Sáiz, tras asistir a la Comisión de Seguimiento del Plan de Catedrales, encuentro en el que también participó el obispo de León, Julián López. Estas ayudas darán una solución definitiva al problema de composición de la piedra (de Boñar) de la seo gótica, así como a la gran restauración que se hizo en el siglo XIX, que necesita de otra restauración según explicó el director general de Patrimonio de la Junta, que garantizó que la seo no tiene problemas de estructura El anuncio más novedoso lo efectuó el director general de Bellas Artes, quien precisó que el próximo mes de febrero el Ministerio sacará a concurso el proyecto de obra para restaurar la cubierta, hastiales y pináculos, entre otros elementos ornamentales de la fachada de la seo, que tendrán un presupuesto que rondará los 800.000 euros y un plazo de ejecución de 1,5 años. Recordó que los Presupuestos Generales del Estado contemplaban para estas obras 500.000 euros en 2007, cantidad que se incrementará hasta los 800.000 a raíz de la caída de los dos gárgolas, de entre los siglos XIII y XIV suceso que ha preci, pitado la ejemplar coordinación de ambas instituciones, que ya mantuvieron una primera reunión el pasado 20 de diciembre. El siguiente paso será, según el director general de Bellas Artes, acometer las obras de restauración del claustro, cubierta y arbotantes de la seo, que tendrán otra aportación económica por parte del Ministerio de unos 700.000 euros. El erotismo más irreverente, según Marina Abramovic, en Madrid La galería La Fábrica presenta una muestra titulada Balkan erotic Epic JAVIER HERNÁNDEZ MADRID. Marina Abramovic (Belgrado, 1946) casi siempre consigue sus propósitos. Incluso en la presentación de su último trabajo, la serie Balkan Erotic Epic (2005) logra captar la imagen del espectador. Es cierto que la base de la performance en la que ella es pionera, es el aquí y ahora del arte a través, dice, de un mensaje fuerte y con mucha energía Y a fe que lo consigue. Mientras habla de las raíces del erotismo en los Balcanes, detrás de ella un televisor dispara imágenes de Massaging Breats uno de los dos vídeos que no se habían exhibido hasta ahora en España (en la galería La Fábrica, hasta el 24 de febrero) Sus palabras captan la atención del periodista, pero fija sus ojos en una pantalla que la muestra frotándose sus senos una y otra vez mientras parece haber entrado en trance. Una vez más, Abramovic, maestra de la transformación más aparentemente espontánea, ha conseguido su objetivo, el hacer partícipe al público más allá del voyeurismo al que se interpela y se comunica en el mismo espacio y tiempo que el artista, un espacio y un tiempo en el que sigue utilizando su cuerpo como soporte del mensaje artístico, el que la ha llevado desde la década de los setenta a convertirse en una de las artistas contemporáneas más importantes de la actualidad. Simbiosis entre el arte y la vida En esta ocasión, la habitual simbiosis de Abramovic entre el arte y la vida son escenas eróticas de su propia cultura. Porque el erotismo, explica, es el modo en que el hombre pretende convertirse en un ser parecido a los dioses En la cultura popular- -añade- -la mujer se casa con el sol y el hombre con la luna para conservar el secreto de la energía creativa; a través del erotismo se entra en contacto con la indestructible energía cósmica Para ello, esta abuela de la performance como a ella le gusta definirse, se vale de objetos obscenos y de los genitales Marina Abramovic, ayer en Madrid de treinta modelos masculinos y femeninos. Con ellos trabajó durante dos años. Quería enseñar ese modelo pagano- -el deseo, el orgullo o la fertilidad- -que había en su país antes de la irrupción del comunismo Abramovic consultó manuscritos anti- FRANCISCO SECO guos y analizó ritos paganos radicados en la cultura eslava desde la Edad Media. Su diagnóstico es claro: Lo que yo encontré es un erotismo muy encogido. Sobre eso quería trabajar. Es algo que se puede ver en la televisión española o en la italiana. Lo erótico siem- GABRIELA MISTRAL, DE LEJOS Hoy se cumplen cincuenta años desde que murió la escritora chilena, premio Nobel de literatura Desolación y Tala hay rincones donde podemos rescatar la validez de sus versos. Incluso su visión desesperada del mundo, un desierto donde la comunicación es imposible y la palabra poética se yergue como un monumento a la soledad, retorna cada vez que la historia humana nos desazona. Y esta insistencia es una de las mejores cualidades en cualquier literatura. Aprovechando la lejanía de esta conmemoración, quizá convenga situar a Gabriela Mistral en su tiempo y su espacio cultural, las letras de Hispanoamérica. En ellas cabe destacar expresivamente la aparición de un grupo de mujeres letradas que, desde distintos países y diversos orígenes sociales, dijeron su condición femenina en primera persona. Al recordar el fenómeno dejo de lado toda propuesta identitaria, que siempre me suena a racial: las separaciones radicales entre varón y mujer. Me refiero, en cambio, a una actitud existencial más fuerte y comprometida: decir yo soy desde un cuerpo de mujer, cuando la tradición había querido a la mujer santificada como un cuerpo mudo, pura materia de maternidad, o sublimada en una palabra sin cuerpo, el verbo místico y devoto. En las páginas de Gabriela, como en las de Teresa de la Parra, venezolana, Juana de Ibarbourou y Delmira Agustini, uruguayas, y Alfonsina Storni y Victoria Ocampo, argenti- Blas Matamoro ¿Q uién lee hoy a Gabriela Mistral? A cincuenta años de su muerte, el nombre de la poeta chilena evoca en muchos de nosotros escenas infantiles, recitaciones escolares de fin de curso, letras caligráficas sobre las líneas de un cuaderno para colegiales. No obstante, sería injusto reducir su herencia a ese aspecto de su obra. Al menos en un par de libros que me permito evocar, nas, hay esa afirmación de la mujer como sujeto individual de carne y hueso, envoltura de un reclamo social: la igualdad de oportunidades, desde el trabajo y el arte hasta la ciencia y la milicia, entre varones y mujeres. No en vano, ya en pleno barroco español, María de Zayas reclamaba para las féminas las armas y las letras. En España, por las mismas fechas, la segunda década del siglo XX, otras escritoras reforzaron el movimiento: Rosa Chacel, Concha Méndez, Margarita Nelken, María Zambrano. Dentro del ámbito de la lengua castellana, este empuje cobró un carácter universal. Mérito añadido es, en Gabriela, su extracción social mo- Destaca en ella una actitud existencial de mujer más fuerte y comprometida