Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 10- -1- -2007 Clint Eastwood encabeza la taquilla japonesa con Cartas desde Iwo Jima 79 Calixto Bieito y Josep Pons velan sus primeras armas en el Real con Wozzeck El montaje transforma el grito antibelicista en otro contra la destrucción de la naturaleza JUAN ANTONIO LLORENTE MADRID. Calixto Bieito se siente tranquilo a dos días vista de su debut operístico en el Teatro Real este viernes, con el primer Wozzeck del teatro de la ópera madrileño, que coproduce junto con el Liceo de Barcelona, donde se vio la última temporada. Cinco o diez minutos antes del estreno sentiré un poco de miedo. Pero es normal: va con el caché comenta divertido este director de escena nacido en Miranda de Ebro y formado en Barcelona, donde es máximo responsable del teatro Romea. La tranquilidad de Bieito tiene que ver con la confianza de contar en el foso con Josep Pons, actual titular de la ONE, que comparece también por vez primera en el foso del Real con un montaje lírico. El título para el doble bautismo: Wozzeck la ópera que compuso Alban Berg sobre un texto de Georg Büchner. Un reto sólo asumible con buena simbiosis entre los dos responsables del espectáculo, como es el caso. Bieito se considera en deuda con Pons. Entre otras cosas, le tengo que devolver todos los libros que me dejó sobre Schönberg hace 12 años bromea al referirse a su primer trabajo conjunto en este terreno: el montaje de Pierrot Lunaire la ópera cumbre del profesor que introdujo a Berg en la dodecafonía y el concepto de lo atonal, aunque el alumno fue aquí menos radical. Wozzeck es una obra que va de la tonalidad a la atonalidad, saltando alegremente de una a otra comenta Pons. También Bieito defiende la comprensión de esta obra: Tiene fama de difícil para el oído. Pero creo que con los años no lo es tanto. Menos aún para la gente joven, acostumbrada a música que no es tan melódica El verdadero reto consiste en conjugar el aspecto musical con la carga de denuncia de esta obra, que no se veía en Madrid desde el montaje del Teatro de la Zarzuela de 1987, retomado en 1994. Bieito transforma el grito antibelicista en una denuncia contra el modo en que la Humanidad está acabando con la Naturaleza, porque esa fuerza que para Berg tenía el estamento militar no la tiene para nosotros ahora mismo aclara el director, que ha convertido la escena en un laberíntico espacio de tubos, inspirados en cierta medida en la película de Fritz Lang Metrópolis estrenada en 1926, meses después de que Wozzeck subiera por primera vez a las tablas de la Ópera Estatal de Berlín. Bieito presenta el espacio como un gran estómago donde los obreros trabajan para nada, porque no existe el petróleo contemplando el drama desde dos niveles: el de la contaminación y el de la explotación del hombre por el hombre en un mundo destruido por la contaminación. En primer lugar, porque quiere explicarse algo a sí mismo después de que su padre muriese de un cáncer de pulmón sin ser fumador. Además, porque quie- Una ópera en su contexto Hace trece años que la ópera de Alban Berg no visita Madrid. Lo hizo en el teatro de la Zarzuela en 1994, en la reposición de un montaje creado en 1987 por José Carlos Plaza, con escenografía de Gerardo Vera y dirección musical de Edmond Colomer. Pero no se ha representado en el Teatro Real, y este escenario ha rodeado el estreno con una serie de actividades paralelas bajo el epígrafe de Contextos Junto a la obra de Berg se ofrecerá, en versión de concierto, la ópera que con el mismo título escribió Manfred Gurlitt (los dos la escribieron al tiempo sin saber ninguno de los dos la actividad del otro compositor) Asimismo, una programación paralela incluye recitales, conciertos, lecturas dramatizadas y cine (estas dos actividades en colaboración con el Teatro Español) conferencias y mesas redondas, con nombres destacados como los de Matthias Goerne, Ute Lemper, Berlin Comedian Harmonists o el Cuarteto Casals. re lanzar una llamada a la generación que está empezando a despuntar: la de sus hijos, de seis y dos años. Hacer una obra contra el sistema capitalista en este momento no me interesa para nada Por ello, su denuncia va por otros derroteros, que tienen que ver con las imágenes que han impresionado su retina, desde Chernobil al chapapote pasando por la capa de ozono, imaginando una sociedad post- gas, post- petróleo, víctima de la contaminación total Todo ello sin marginar el aspecto más cordial del texto de Büchner, un gran drama poético, no sólo social Un último punto que a Bieito le deja dormir tranquilo es el reparto. Por la soprano Angela Denoke, que en el Liceo de Barcelona fue distinguida como la mejor intérprete de la temporada precisamente por su interpretación de María en esta obra; y por haber conseguido al barítono Jochen Schmeckenbecher, con el que soñó para aquella ocasión y no fue posible, dando vida al protagonista de esta ópera con final terrible, rematado por dos muertes pasionales, que algo tiene que ver en la dureza del desenlace con Carmen En la obra de Bizet hay violencia doméstica de la de la maté porque era mía En este caso es un suicido de ambos, porque son dos víctimas concluye Bieito. Más información sobre la ópera: http: www. teatro- real. com Sube a escena por primera vez en España una obra teatral escrita por Picasso LARA MARTÍNEZ MARTÍNEZ SEVILLA. Un pintor atraído por la escritura. Materialmente dediqué el mismo tiempo a ambas actividades. Quizá algún día, cuando yo desaparezca, apareceré descrito en los diccionarios de esta manera: Pablo Ruiz Picasso: poeta y autor dramático español. Se conservan de él algunas pinturas expresó en repetidas ocasiones. De esta faceta menos conocida nace El deseo (atrapado por la cola) su primera obra de teatro escrita, que se estrenará mañana en el Teatro Central de Sevilla. Se trata de la primera vez que se representa esta obra en España y en castellano (Picasso la escribió en francés) El Centro Andaluz de Teatro colabora con la compañía sevillana Teatro del Velador en el montaje. Dirigidos por Juan Dolores Caballero, El Chino ocho intérpretes andaluces se sumergen en la piel de intelectuales recluidos en un piso en París, durante la II Guerra Mundial. La traducción de la obra es de Juan Bravo Castillo, y mantiene el caracter surrealista otorgado por el autor. El escrito original, sin puntos ni comas y con estilo aparentemente automático, se enmarca en una situación normal, con personajes peculiares, propios de cualquier guerra, que huyen del conflicto, que prefieren esconderse convirtiéndose en marginados explica Caballero. Más información sobre la obra: http: www. teatrocentral. com Una escena de la obra El deseo atrapado por la cola LUIS CASTILLA