Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 10 s 1 s 2007 ESPAÑA 29 Asesinan en Almería a un veterinario que hace 2 años mató con su coche a un menor La Guardia Civil cree que las dos muertes están relacionadas y que el crimen obedece a la bíblica ley del talión s La víctima había recibido amenazas M. NAVARRETE C. MORCILLO ALMERÍA MADRID. Un tiro en la nuca, una ejecución al más puro estilo mafioso en la puerta de su clínica. Así murió el lunes por la noche José Luis P. E. F. un veterinario de Huércal (Almería) de 43 años que parece haber sido víctima de una particular ley del talión una venganza por otra muerte ni premeditada ni alevosa ocurrida hace unos dos años. Es la principal línea de investigación de la Guardia Civil, avivada porque el entorno de José Luis ha declarado a los agentes que desde hacía un tiempo lo estaban amenazando con nombres y apellidos. El final de la que parece ser la historia principal se escribió a las nueve de la noche del lunes. El veterinario, que montó la primera clínica de Huércal hace quince años, acababa de echar la llave a su negocio. No le dio tiempo a darse la vuelta. Le estaban esperando- -dos o tres personas, según algunos testimonios recogidos- -y le dispararon por la espalda. Un solo tiro que lo mató en el acto. En el lugar, la Policía Judicial de la Guardia Civil recogió un casquillo y un proyectil, según informaron fuentes de la investigación. nos de dos años en la cercana localidad de Pechina, la que parece ser la verdadera trastienda del crimen. El alcalde de esta población, José Manuel Moreno, aseguró que el coche que conducía el veterinario en esas fechas impactó de forma fortuita contra un ciclomotor- -otras fuentes indicaron que era una bicicleta- -en el que viajaban dos jóvenes de la misma familia, de etnia gitana. En el accidente murió uno de ellos que tenía 15 años. Al parecer, sus parientes se confabularon entonces para vengarse del conductor con cuya vida presuntamente acabaron el lunes por la noche. La Guardia Civil no ha abandonado otras líneas de investigación ni ha confirmado, por motivos obvios, que se busque a esas personas. Pero no hay nada anormal en la vida ni en el entorno de José Luis, nin- A las puertas de esta clínica fue asesinado el lunes por la noche José Luis P. E. F. gún trasluz de historias personales o económicas capaces de enmascarar un crimen a sangre fría que apunten en otra dirección. A falta de confirmaciones oficiales y de detenidos, Huércal ya ha decidido quiénes son los autores del crimen y sin nombres explícitos, el móvil y los posibles personajes, circularon ayer como un runrún todo el día por la población, cuyo Ayuntamiento ha decretado por unanimidad de los grupos un día de luto. José Luis P. E. F. era natural de Granada. Estaba casado y no tenía hijos. Vivía en Almería capital, aunque tenía su clínica en Huércal desde hace CARLOS BARBA Los autores esperaron en la puerta de la clínica y cuando cerraba le dispararon en la cabeza unos quince años. Además del largo tiempo que llevaba trabajando en la población, era muy conocido porque participaba en las campañas municipales de vacunación de mascotas y dirigió un programa de radio sobre animales en la emisora municipal, según explicó ayer la alcaldesa, María Isabel Rodríguez. Ayer, tras practicarle la autopsia el cuerpo de la víctima fue trasladado al tanatorio de Almería, donde hoy será incinerado. Detenidos en Fuerteventura una joven de 18 años y su pareja, acusados de matar a golpes a su bebé ERENA CALVO LAS PALMAS. No estaba inscrita en el Registro Civil a pesar de contar ya con seis meses de vida. La pequeña que moría este pasado viernes en Fuerteventura, presuntamente a manos de su madre y la pareja de ésta, tampoco había recibido asistencia médica ni una sola vez desde su nacimiento, según fuentes policiales a las que tenido acceso este periódico. La joven pareja- -la madre tiene 18 años y su compañero 20- -pasó ayer a disposición judicial en el Juzgado de Instrucción y Primera Instancia Número 3 de Puerto del Rosario y hoy prestará declaración ante el juez. Ambos tendrán que responder por la muerte, supuestamente violenta, de la pequeña según se desprende de la autopsia que le fue practicada este domingo y de las declaraciones del equipo médico del Hospital General de Fuerteventura, que advirtieron algunas lesiones de consideración en el bebé; fruto posiblemente de los presuntos malos tratos practicados en el frágil cuerpo de la pequeña. No obstante, en un principio la Policía, que ha decretado el secreto de las actuaciones, barajaba la hipótesis de que la muerte respondiera a una negligencia de sus progenitores. De hecho, la pareja de la madre de la víctima declaró ante los agentes que el mismo día de su fallecimiento, su compañera se había ausentado del domicilio para acudir a su puesto de trabajo en un local de comida rápida, y que la niña llevaba cerca de veinte horas sin comer y vomitando sin cesar. La pareja, que vive en el barrio de El Charco (en Puerto del Rosario) con otra niña de dos años y medio, hija también de la mujer, es natural de Gran Canaria y el padre de la niña tiene 17 años. Las alarmas saltaron a las cuatro de la tarde del pasado viernes, cuando la Policía Nacional advirtió del caso al Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad del Gobierno canario. Inmediatamente se personaba en la vivienda de El Charco un médico del Servicio de Urgencias Canario, que encontró ya a la pequeña de seis meses sin vida, acompañada de la pareja sentimental de su madre. No le robaron No hubo palabras de por medio, ni defensa de la víctima ni robo. En el bolsillo de su chaqueta el veterinario conservaba un sobre con el dinero recaudado a lo largo del día en el negocio. Algún testigo dijo que poco antes del crimen vio merodeando por las cercanías de la clínica Andarax a tres hombres de etnia gitana. Otros aseguran que oyeron un ruido como el de los petardos- -al principio, el 061 aseguró que el veterinario había recibido tres disparos- -y vieron a la víctima tendida en el suelo, según Ep. Nada de esto es, sin embargo, concluyente porque los investigadores han optado por remontarse al principio como línea clave de trabajo, a los hechos en los que se vio involucrado el veterinario hace poco me- Sorpresa Vecinos con los que habló ayer ABC mostraron su sorpresa ante el presunto asesinato de la pequeña. No nos lo esperábamos, es una pareja joven y trabajadora y no detectamos ninguna conducta extraña explicaron. El rumor que corría el fin de semana era que la niña había muerto por falta de oxígeno, y no imaginábamos que hubiera ningún tipo de mal trato En la zona, un barrio muy humilde de gente obrera se respira ahora cierta intranquilidad hasta que se conozcan realmente las causas que llevaron a la pequeña de seis meses a la muerte sólo un día antes de los que iban a ser sus primeros Reyes La pequeña, de tan sólo seis meses, no había sido inscrita en el Registro Civil ni había recibido asistencia médica alguna