Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA El conflicto del agua MIÉRCOLES 10 s 1 s 2007 ABC Río Noguera Ribagorçana gu El caudal que se detraerá del Segre es igual al que exigen sin éxito los valencianos Canal Segarra- Garrigues MANUEL CONEJOS VALENCIA. El criterio por el que se mesura la extracción de agua del río Ebro varía en la presente legislatura dependiendo de la Comunidad Autónoma que lo reclame. En el caso de la Valenciana, su petición de que se cumpliera con el Plan Hidrológico Nacional (PHN) y el trasvase previsto desde el Ebro de 350 hectómetros cúbicos hacia las necesitadas tierras valencianas y alicantinas fue desestimada y se dio carpetazo a un proyecto que ya tenía las obras de ejecución en su estado embrionario. Por contra, Cataluña ha recibido un claro trato diferencial al obtener el visto bueno del Ministerio de Medio Ambiente al polémico trasvase Segarra- Garrigues. Esta conducción detraerá un total de 342 hectómetros cúbicos del río Segre (uno de los principales afluentes del Ebro) para transformar en regadío una extensión de 70.150 hectáreas de estepa en la llanura de Lérida. La inversión que la ministra Cristina Narbona ha autorizado para estos trabajos sumará unos 450 millones de euros, lo que supone la mayor obra hidráulica que se ha adjudicado en Cataluña. La ejecución de estas obras comenzó en febrero de 2006 en su tramo primero y en octubre pasado se aprobó por parte del Gobierno el segundo y definitivo tramo, publicándose en el Boletín Oficial del Estado la licitación y adjudicación definitiva de las obras a finales de noviembre. El Canal Segarra- Garrigues tiene una longitud total de 84,7 kilómetros, que discurren entre la presa de Rialb, en el río Segre y la de Albagés (ésta situada en el río Set) ciones como Xúquer Viu- -donde está integrado el secretario de Medio ambiente del PSPV Francesc Signes- que defienden la llamada nueva política del agua, abiertamente antitrasvasista. Esta conducción supondrá pues un importante revés para mantener ese caudal ecológico en el delta del Ebro, ya que la aportación del Segre al Ebro resulta muy importante cada año hidrológico. Hay que recordar que en todo su recorrido son más de doscientos los afluentes y subafluentes que vierten al Ebro, pero por encima de todos destacan el Nela, Iregua, Cidacos, Arga y Aragón, Gállego, Jalón y Jiloca, Cinca y Segre (estos dos últimos se juntan antes de verter al Ebro sus aguas) Río No Río LÉRIDA Seg re Río Ebro Zona de influencia para regadíos Lérida BARCELONA TARRAGONA ABC Transferencia mayúscula El canal Segarra- Garrigues tiene las siguientes características que promueve el Gobierno de Rodríguez Zapatero: -Una longitud de 84,7 kilómetros. -La inversión sobrepasará los 450 millones de euros y la aportación para construir el canal principal correrá a cargo del Ministerio de Medio Ambiente de Cristina Narbona. -El caudal que se espera conseguir con esta conducción será de 342 hectómetros cúbicos de agua. -Transformará en regadío unas 170.150 hectáreas que actualmente son de secano en la comarca leridana de Segarra. -El consejo comarcal ha prometido que los 21.000 habitantes de esta zona leridana podrán beber el agua de este canal gracias a su buena calidad. Para consumo humano La agricultura será la principal beneficiada de este trasvase, circunstancia que choca frontalmente con la negativa de Cristina Narbona a mejorar las perspectivas de salvar la agricultura valenciana y murciana, ya que sus decisiones clave han sido retrasar gravemente el Júcar- Vinalopó con un cambio de trazado, derogar el del Ebro y minimizar al máximo las transferencias hídricas del Tajo al Segura (aunque amparada en la grave se- quía que padece el país) De hecho, el riesgo de muchos puestos de trabajo en la Vega Baja alicantina dependientes de la agricultura es evidente y el Ministerio ha sido inflexible frente a la permisividad en este caso de la comarca leridana de Segarra. El departamento que dirige Cristina Narbona sitúa esta obra hidráulica catalana como una infraestructura para uso agrícola. La realidad, sin embargo, enseña otra cara, como reconoce el consejo comarcal de Segarra, que ya ha anunciado públicamente que los 21.000 habitantes de la citada comarca (que engloba a 21 municipios) dispondrán de agua para consumo humano procedente de este trasvase. La idea es conectar el canal Segarra- Garrigues con la red comarcal de agua, y para que estos recursos hídricos tengan como destino el consumo humano la toma se producirá en la cuenca alta del Segre, donde el agua es de una calidad mayor (según el proyecto aprobado por el Ministerio y que finalizó su redacción en mayo de 2003) Esta resolución también es antagónica al cambio de trazado del trasvase Júcar- Vinalopó que ha ordenado el Ministerio de Medio Ambiente, ya que ha obligado a realizar la toma de agua en la desembocadura del Júcar, y no río arriba- -en Cortes de Pallás- donde la calidad del agua sí hubiera permitido el consumo humano. El talante de Narbona en el caso del trasvase valenciano interno (similar al del Segre) ha obligado a realizar la toma en la ciudad de Cullera, donde ya existe una gran presencia de nitritos en el agua del río procedente de los regadíos y campos de naranjos de la comarca de La Ribera e impide el consumo humano. Mientras, para el regadío el agua extraída deberá tener un tratamiento específico previo. Narbona defiende las desalinizadoras pese a los posibles daños ambientales DOMINGO PÉREZ MADRID. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, defendió ayer a ultranza su política hídrica. Está encantada con la posibilidad de saturar las costas mediterráneas con plantas desalinizadoras- -una veintena en los próximos años- -y obvia el negativo impacto visual de estas mastodónticas instalaciones, los daños ecológicos que provoca- -el peligro evidente de que la salmuera acabe con las praderas de posidonia, entre otros- y el enorme gasto energético que precisan para su funcionamiento. La ministra aseguró que se está controlando su impacto ambiental para no provocar daños en los fondos marinos y criticó que no se quiera reconocer que las desaladoras son unas de las técnicas más baratas para conseguir agua. En un desayuno con medios de comunicación, aseguró que a finales de 2008 se multiplicará por tres la cantidad de agua procedente del mar. Y ofreció las siguientes cifras: Desde que comenzó la lesgislatura se han puesto en funcionamiento plantas que añaden 176 hectómetros cúbicos a los 140 que ya se producían. Además, en los dos próximos años, se culminarán las obras que permitirán superar los 713 hectómetros Igualmente, la ministra recordó que el plan AGUA, además de en la desalinización del Mediterráneo, se basa en el ahorro y la modernización de los regadíos. Al respecto, aseguró que su proyecto ha conse- ¿Nueva política del agua? El argumento utilizado por aragoneses y catalanes para negar el agua del Ebro a valencianos, murcianos y almerienses ha sido reiteradamente salvaguardar el caudal ecológico del río Ebro. A esta corriente se ha sumado la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que se ha amparado en territorio valenciano en asocia- guido para Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía 1.200 millones de euros desde la UE, cantidad que será la bandera con la que Rodríguez Zapatero se presente en la Conferencia de Presidentes que se celebra mañana en el Senado. Junto a Narbona estaba el secretario general para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri, que aportó un dato inquietante: El 2006 ha sido el año más caluroso en la historia de España. Además, los meses más calurosos fueron más cálidos de lo normal, y los fríos fueron más fríos, por lo que las temperaturas se han hecho más extremas GERONA era El Gobierno sí trasvasará a Lérida 342 hectómetros de un afluente del Ebro EL OTRO TRASVASE DEL EBRO N Zona ampliada Pa llar esa