Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA ETA amenaza al Gobierno s La respuesta policial MIÉRCOLES 10 s 1 s 2007 ABC DETENCIÓN EN FRANCIA N Atxondo MAR CANTÁBRICO Ascain Tarnos Biarritz 0 E 8 3 A 6 Bayona 0 Anglet E 8 Cambo les- Bains San Sebastián Zarautz E- 70 Irún 2 Eibar Azkoitia Azpeitia Tolosa E- 5 Errenteria Hernani Andoain 5 A- 1 FRANCIA 1 Baztan Garikoitz Etxebarria DGP AP- 1 Mondragón ESPAÑA d bi t 0 Km 20 1 Ai L i G ik i Et b í f 2 A f Asier Larrinaga DGP Detenidos en Francia los dos etarras que abandonaron la bomba de 100 kilos El comando Vizcaya había recibido órdenes de la dirección etarra de cometer el primer atentado durante la tregua s Se busca a otros dos integrantes del grupo D. MARTÍNEZ J. PAGOLA MADRID. La Policía francesa, en colaboración con la Comisaría General de Información, detuvo ayer en el sur de Francia a los etarras Asier Larrinaga Rodríguez y al liberado Garikoitz Etxebarria Goikoetxea, ambos vinculados con el zulo de Atxondo (Vizcaya) en el que tenían 240 kilos de explosivo y elementos para confeccionar bombas lapa. Fuentes de la lucha antiterrorista apuntan la posibilidad de que los dos arrestados, que iban a formar el comando Vizcaya junto a los buscados Aritz Arginzoniz y Saioa Sánchez, serían los encargados por la dirección de aparato militar de atentar durante el alto el fuego permanente No lo pudieron llevar a cabo porque el pasado 23 de diciembre, la Ertzainzta los descubrió, lo que provocó su huida a Francia. Este hecho, según medios de la investigación, hizo que la dirección etarra activara un plan B el atentado de Barajas, ya que su intención era empezar por el País Vasco. El grupo tenía ya preparada una bomba de 100 kilos a falta de instalarle el detonador. Desde hacia varios días, la Policía francesa seguía los pasos de Asier Larrinaga y Garikoitz Etxebarria. Los agentes de la Brigada de Investigación e Intervención de Bayona y miembros de Comisaría General de Información de la Policía española habían establecido en la zona de Ascain (Francia) un amplio dispositivo de vigilancia. Así, los dos criminales fueron detectados el pasado lunes por la tarde en el centro de la mencionada localidad. En el hombro llevaba cada uno una mochila. Tras realizar unas compras, abandonaron el pueblo y se adentraron en una zona boscosa, donde pasaron la noche. La oscuridad y las condiciones de la zona fueron obstáculos para los policías, pero no les impidieron seguir los movimientos de los sospechosos. De esta forma, los policías observaron cómo sobre las ocho de la mañana de ayer salieron del monte y se encaminaron, de nuevo, al centro de Ascain. Allí fueron detenidos y luego trasladados a la Comisaría de Bayona. En su mochila, el liberado Etxebarria llevaba una pistola y dos cargadores y, como su compinche Asier Larrinaga portaba documentos de identidad falsos. dad de que este comando fuera el encargado por el jefe del aparato militar de la banda, Garikoitz Aspiazu, de atentar pese al alto el fuego permanete Los mismos medios precisan que el hecho de que fueran descubiertos por la Ertzaintza, hizo que la cúpula etarra activara como plan b el atentado de la Terminal 4 de Barajas con una furgoneta bomba que, al parecer, fue montada en Francia, y cuya explosión acabó con la vida de los ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Astacio. Por ello, y porque de momento no se ha encontrado ninguna prueba, la Policía descarta que el comando del zulo de Atxondo estuviera vinculado con el atentado de Madrid, pese a la coincidencia de un móvil. Y es que el que se utilizó para alertar de la colocación de la furgoneta bomba fue comprado el mismo día- -el 23 de diciembre- -que se descubrió el arsenal. La adquisición se hizo en Santurce (Vizcaya) aunque el aparato fue activado en San Sebastián y utilizado una sola vez, para el aviso a la Dya. Al mismo tiempo que se iba descubriendo el material que había recibido el comando la Policía autónoma supo de la identidad de uno de sus miembros: Asier Larrinaga. Los criminales, al verse descubiertos, abandonaron el material y el vehículo que utilizaron para el traslado. El turismo, un Rover, pertenecía a Larrinaga, aunque figura a nombre de un familiar suyo. Este sujeto carecía de antecedentes y sus únicos vínculos con ETA eran su relación con uno de los etarras que tendió una emboscada a una patrulla de la Ertzaintza en El Alto de Herrera En los papeles de Susper Etxebarria Goikoetxea fue detenido por la Ertzaintza el 23 de junio de 1995 acusado de participar en unos disturbios, Tras comparecer ante el juez, quedó en libertad. Su nombre volvió aparecer en los papeles incautados al dirigente etarra Ibón Fernández Iradi, Susper Eso fue lo que provocó su huida a Francia. Este golpe a ETA viene a desmostrar que, como ha dicho en varias ocasiones el director general de la Policía y Guardia Civil, Joan Mesquida, las Fuerzas de Seguridad no han bajado la guardia durante este tiempo y han trabajado siempre en la peor de las hipótesis Mientras, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado al titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 que tramite la entrega temporal de los dos etarras y curse, de forma paralela, una comisión rogatoria para analizar el material incautado en las detenciones. Lugar en el que fueron arrestados los dos miembros de ETA Una cita Según fuentes de la investigación, los dos etarras iban a tener en Ascain una cita con un laguntzaile que los trasladaría a una vivienda de seguridad en la que pensaban poner fin a la fuga que comenzaron el pasado 23 de diciembre cuando fueron descubiertos mientras EFE Iban a tener una cita con un individuo que les iba a llevar a un piso de seguridad recogían el material explosivo luego recuperado por la Ertzaintza en Amorebieta y Atxondo (Vizcaya) Los investigadores creen que el comando del que sería jefe Garikoitz Etxebarria, estaba también formado, además de por Larrinaga, por Artiz Arginzoniz y Saioa Sánchez, que se encuentran en paradero desconocido desde el pasado día 23. El domicilio del primero, en Elorrio, y el de la segunda, en Berango, fueron registrados ayer por la Ertzaintza, así como la vivienda en Lizartza (Guipúzcoa) de Etxebarria. Fuentes de la lucha antiterrorista apuntan la posibili-