Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 9- -1- -2007 Polémica en Alemania por el estreno de una película que parodia a Hitler 77 verdad. En el segundo asalto, hay un momento en que me golpeó muy duro y pensé: eso no está en el guión. Cuando estoy a punto de caer y trato de agarrarme a las cuerdas no actúo, estaba aturdido de verdad. Entonces entendí lo que les pasa a los boxeadores cuando se quedan aturdidos y están completamente desorientados El cineasta- -es de suponer que se le puede llamar así- -agregó que la intensidad del intercambio de golpes era tal que el campeón se rompió un nudillo y qué el mismo se fracturó dos dedos del pie. A sus sesenta años, Stallone puede volver la vista atrás y repasar su carrera desde los inicios. Él sabe mejor que nadie las dificultades que ha sufrido, pero los jóvenes de ahora, asegura, lo tienen más difícil. Hay menos oportunidades y más exigencias cada vez. Un joven que empiece hoy y se presente en Hollywood con un proyecto bajo el brazo no tiene la menor oportunidad. Los estudios hacían antes 25 películas al año y ahora no pasan de nueve El neoyorquino añade con amargura que la chica del bar (papel que interpreta con gran acierto Geraldine Hughes) pertenece a una generación que se ha rendido. Conocí a ese personaje de verdad. Mi hijo en la película también representa situaciones que he vivido. Por eso Rocky le dice a su hijo: la vida va a ser difícil, va a doler y va a darte golpes. Tienes que levantarte y luchar. En realidad, hay que luchar menos con los enemigos externos y más con nosotros mismos El nuevo sistema ofrece un sistema de encriptado que facilitará las descargas legales JAVIER PRIETO Hollywood pone en marcha un código de buena piratería Los estudios presentan esta semana el sistema Q- Flix, que permitirá la descarga legal de películas a usuarios particulares ANNA GRAU, SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Los grandes estudios de Hollywood creen haber encontrado una fórmula mágica para luchar contra la piratería en Internet y la copia ilegal en DVD. El sistema QFlix, lanzado esta semana en Las Vegas por la empresa Sonic Solutions, ofrece un novedoso sistema de encriptado fácil de desencriptar por los usuarios que mantengan sus descargas dentro de lo legal. Q- Flix ha llevado tres años de trabajo a sus artífices, que han tenido que asumir varios retos. El mayor de ellos, cómo armonizar la tentación con la prohibición, el caballo regalado con el de Troya. Finalmente se ha impuesto este sistema, que pretende que todas las copias de películas que circulan por Internet puedan ser descargadas legalmente en soportes reproductivos que garanticen su calidad, del mismo modo que los DVD pregrabados para uso comercial pueden ser visionados en los correspondientes reproductores. Como esos mismos DVD, la calidad y la tranquilidad incluyen ciertas garantías de copyright y ciertas restricciones, tales como que las películas así grabadas no puedan descargarse más de dos veces. El nuevo sistema utiliza encriptación CSS (Content Scramble System) un candado consagrado por casi toda la industria audiovisual. La novedad que añade Q- Flix es un programa de protección de copyright, un sistema de certificación de calidad y uso intelectual que garantizará a los usuarios que se están moviendo en aguas seguras. Con esto, Hollywood reconoce que no sabe cómo parar la descarga doméstica, pero, también, que eso no es lo mismo que la gran piratería descarnada, la que- -aseguran- -tantos millones hace perder cada año a la industria, poniendo en peligro legiones de puestos de trabajo y amenazando las mismísimas fuentes de la creación. Cada año salen estudios e informes rebosando datos espeluznantes, que algunos consideran harto discutibles. La Motion Picture Association of America (MPAA) la asociación que representa a Paramount Pictures, Sony Pictures Entertainment, Warner Bros, Metro Goldwyn- Mayer, Universal, Walter Disney y 20 th Century Fox, asegura que sólo en 2005 todos estos grandes estudios perdieron hasta 6.100 millones de dólares por culpa de la duplicación ilegal de sus películas. De esos 6.100 millones de dólares perdidos, 2.400 millones eran imputables a contrabando, 2.300 a la piratería organizada propiamente dicha, y sólo 1.400 millones a la descarga ilegal, pero sin afán de lucro. Preguntas sin respuesta Sylvester Stallone podría haber contado muchas más cosas. Podría haber dado su versión de por qué su intento de interpretar otro tipo de papeles, como en Copland no ha tenido continuidad. Podría haber contado por qué si hay tantos paralelismos entre su vida personal y el personaje central de Rocky Balboa su mujer no se parece en absoluto a Talia Shire ni a Geraldine Hughes, ni siquiera a las dos juntas. Podría haber dicho muchas cosas más, pero en las ruedas de prensa hay que dar cabida al tipo que entrega un DVD con su corto en pos de la fama, al showman sin sentido del ridículo ante la cámara y a la maciza que regala un muñeco a la estrella para que los responsables de su programa no piensen que ha hecho el viaje en balde. Viva la biodiversidad. Más información sobre la película: www. mgm. com rocky balboa Ilegales de buena fe A estos ilegales de buena fe es a los que la industria intenta ahora lanzar un guiño. La idea es que la nueva tecnología les dé una ilusión de libertad, de que pueden descargarse de la red películas, sus programas de televisión favoritos y hasta temporadas enteras de series televisivas. ¿Qué gana el usuario, aceptando la mano tendida de la industria? Pues que en lugar de tener que esperar largas horas para una descarga ilegal, pueda consumarla en 15 minutos, sin sorpresas desagradables como que al final no se vea nada. ¿Lo malo? Pues que a lo mejor va a tener que pertrecharse de nuevos discos DVD y de nuevos reproductores. Significativamente, la empresa Verbatim, especializada en la producción de discos digitales vírgenes, y Movielink, el gran servicio de descarga de películas desde la red, están en el ajo de Q- Flix desde el principio. ÁNGEL DE ANTONIO En lugar de esperar largas horas para una descarga ilegal, el usuario podría llevarla a cabo en 15 minutos