Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 9 s 1 s 2007 MADRID 49 AL DÍA Manuel María Meseguer EL ESPINAZO C La parte trasera del templo, la más cercana a los edificios cercanos- -en la fotografía- -es la que va a ser derribada SIGEFREDO El derribo de la iglesia de Las Fuentes se hará en fases y durará cuatro meses El arquitecto que construyó el templo va a rehacerlo, una vez derruida la parte que exige el fallo judicial s El altar tendrá que reorientarse y, con él, el resto de la iglesia SARA MEDIALDEA MADRID. Cuatro meses. En este plazo, la iglesia de Nuestra Señora de Las Fuentes ya será completamente legal, una vez sea demolida la parte que, según sentencia judicial, había ocupado indebidamente. Las obras comenzaron a ejecutarse ayer mismo y se han organizado en varias fases. Técnicos del departamento municipal de Disciplina Urbanística- -encabezados por su jefe, Jorge Ortueta- -se presentaron a primera hora de la mañana en el templo, donde todo estaba preparado para el inicio de los trabajos previos a la demolición, que llevará a cabo la empresa Ortiz siguiendo las indicaciones municipales. ra y de la cubierta del inmueble. El siguiente paso a ejecutar será la demolición de las dos paredes- -los cerramientos- -que se ven afectados por la sentencia: corresponden al altar y al lugar donde se encuentra la imagen de Nuestra Señora de Las Fuentes, que da nombre a la iglesia y a la parroquia. Posteriormente, estos muros se van a reconstruir aunque salvando las distancias exigidas por ley- -el origen del litigio está precisamente en la denuncia vecinal de que el templo estaba demasiado cerca de sus viviendas y les tapaba la luz natural- La Policía no fue necesaria Los técnicos municipales y los operarios de la empresa encargada de acometer el derribo parcial de la iglesia se presentaron a primera hora de la mañana acompañados de una dotación de Policía Municipal y un vehículo del Samur. Pero no fue necesaria su intervención: todos en la parroquia han acatado la sentencia. Nada que ver con lo que ocurrió en los 90, cuando la oposición vecinal impidió físicamente el derribo, lo que le costó un disgusto- -y una multa e inhabilitación temporal- -al entonces gerente de Urbanismo. Perderá 90 metros Los técnicos municipales calculan que la iglesia perderá en torno a 90 metros cuadrados de superficie útil tras los trabajos de demolición. Eso sí, serán necesarias obras para reorientar su interior. Según explicaron fuentes municipales, el mismo arquitecto autor del proyecto origi- Los muros que van a derribarse, siguiendo la sentencia, son los del altar y el que alberga la imagen de la Virgen Aunque los trabajos técnicos se iniciaron ayer, es muy probable que las demoliciones tarden aún varios días en hacerse efectivas Falsos techos En una primera fase- -que comenzó a desarrollarse ayer- se retira del templo todo el mobiliario y los elementos ornamentales. Posteriormente, se montará un andamiaje para demoler los falsos techos y comprobar el estado de la estructu- nal del templo, Ángel SánchezBernuy, se va a encargar de su reconstrucción una vez eliminada la parte que el fallo judicial exige. Pero, como obliga a cortar parte del altar, éste deberá cambiar ligeramente de orientación, lo que obligará a su vez a girar el resto de la iglesia hacia su norte natural, que es precisamente esa zona del altar. Este planteamiento supone un incremento de duración de las obras de algunas semanas sobre lo inicialmente calculado por el Ayuntamiento. No obstante, es deseo del Gobierno municipal facilitar en lo posible la reconstrucción de la iglesia, y realizarlo con calidad y en el periodo de tiempo más corto posible. Los técnicos municipales aseguraron ayer que el culto podrá mantenerse en el templo- -en la capilla y el salón de actos de la planta baja- al menos, durante buena parte de las obras. La opción de acudir a un colegio cercano para mantener las ceremonias se ha descartado al carecer ese centro escolar de un salón de actos. Aunque los trabajos técnicos se iniciaron a primeras horas de ayer, no es probable que las demoliciones comiencen a producirse hasta dentro de varios días o incluso de algunas semanas. reo que fue el nicaragüense Arturo Pasos, en los lejanos años de universidad, quien para expresar la violencia de los ríos americanos escribió el verso la espalda del río tiritó en arrugas del que hace años olvidamos su comienzo y su continuación. Tiempo después, ante la contemplación de las enmarañadas cumbres nevadas de los Andes y sus intrincadas faldas, producto prehistórico de la violenta lucha entre las placas tectónicas, aquel verso derivó en que con el rugido de la Pachamama el espinazo de América tiritó en arrugas y se transformó en la formidable cordillera a la que Neruda llamó madre de piedra, espuma de los cóndores cuando cantó al Machu Pichu. De aquel espinazo, desde las cumbres de nieves, torrentes y selvas que recorren todo el subcontinente americano desde la Patagonia a Venezuela, arrugando a su paso Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, con suaves derivaciones hacia el mar Caribe, vienen todos los días en las panzas de los aviones cientos de jóvenes de piel aceitunada, perfil arisco y menguada estatura dispuestos a iniciar una aventura que les permita deshacerse de la maldición secular que acompaña al que se ha llamado el continente más injusto del planeta. Llegan al aeropuerto de Barajas por oleadas, al Eldorado de un mundo al revés, listos para dejarse la piel en los trabajos que no desean los europeos y orgullosos desde su primer envío de euros a la familia que dejaron allá. No es difícil verlos unos años después debatiéndose entre regresar a su país o ir aplazando la vuelta para no darse de bruces con todos los libertadores de pacotilla que han ido arruinando sin pausa alguna el inmenso jardín de América que cantaba Nino Bravo. Aunque puede que el azar los ponga en el camino de una bomba liberadora de pueblos oprimidos en el aparcamiento de un aeropuerto y aquellos muchachos andinos que huían de la injusticia, Diego Armando y Carlos Alonso, por ejemplo, deban terminar pagando la absurda lucha de una banda de miserables libertadores europeos.