Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 9 s 1 s 2007 ECONOMÍA 41 Pescanova convierte a Portugal en el líder mundial de la cría de rodaballo El terreno de Mira tiene igual protección que el que paralizó la Xunta en Touriñán J. L. JIMÉNEZ. ENVIADO ESPECIAL LISBOA. El protocolo de actuación rubricado ayer por la Agencia Portuguesa de Inversiones (API) y la multinacional gallega Pescanova convertirá al país vecino en el líder mundial en producción de rodaballo en piscifactoría, desbancando a España de dicha posición, después de que la Xunta de Galicia rechazara el pasado ejercicio la instalación en el Cabo Touriñán (La Coruña) de un complejo acuícola de similares características. El desprecio del Gobierno gallego al centro de producción de Pescanova, que supondrá una inversión aproximada de 140 millones de euros, abrió las puertas a su desarrollo en Portugal, después de que el Ejecutivo socialista luso de José Sócrates lo convirtiera en un Proyecto de Interés Nacional y redujera a cinco meses todos los plazos para su aprobación. Mientras que Portugal ha tramitado en apenas medio año el macroproyecto inversor de Pescanova, la Xunta ha dilapidado siete meses sin haber presentado terrenos alternativos a la multinacional gallega, que se ha visto obligada a trasladar su expansión fuera de nuestras fronteras. El papel de la Xunta volvió a quedar en evidencia, después de que se haya conocido que la nueva planta portuguesa, en la localidad de Mira (Coimbra) se levantará sobre terrenos incluidos en la Red Natura, la misma catalogación que tenían los de Touriñán, y el argumento utilizado por el Ejecutivo del socialista Emilio Pérez Touriño en mayo de 2006 para impedir el proyecto de Pescanova, pese a que contaba con todas las autorizaciones favorables tanto de la UE como del Ministerio de Medio Ambiente. El Gobierno portugués, no obstante, ha querido dejar claro que la trascendencia económica del aterrizaje de Pescanova no será incompatible con el respeto ambiental. Es más, la compañía que preside Manuel Fernández de Sousa inició los contactos con el Ministerio luso de Pesca en mayo del pasado año, y fueron precisamente las autoridades del país vecino las que buscaron la mejor ubicación para la planta de rodaballo, después de unos primeros estudios de sostenibilidad. Según explicó ayer el titular de Pesca luso, Jaime Silvas, será la definitiva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) la que determine la definitiva localización de la planta, para que no se produzca impacto sobre las especies autóctonas de la zona. Una vez la DIA sea favorable- -se espera esté concluido en un plazo máximo de sesenta días- el proyecto pasará por el Consejo de Ministros. O la planta es medioambientalmente sostenible, o no será garantizó Silvas durante el acto de Manuel Fernández de Sousa firma el acuerdo ante los ministros lusos de Economía y Pesca rúbrica del protocolo, ayer en la sede de la API. de las obras el próximo agosto, y la apertura de la factoría antes de que concluya 2008. De los 140 millones presupuestados para su construcción, que ocuparán un total de 83 hectáreas, 40 millones serán ayudas del Gobierno portugués y la Unión Europea, después de que la acuicultura haya sido catalogado como un sector prioritario. Venimos a Portugal porque hemos encontra- ABC Presiones El ministro luso también reconocio ayer haber recibido fuertes presiones hasta hace pocos días para que Pescanova no hiciese esta inversión en su país, pero declinó explicar quién le estuvo presionando. Las previsiones marcadas por la API estiman el comienzo Ambigüedad controlada de la Xunta Así lo avanzó en Punto Radio el presidente gallego, un encuentro que servirá para acercar posiciones sobre las dos plantas que la Xunta quiere que Pescanova instale en la costa de Lugo, y volvió a defender el rechazo a la factoría de Touriñán por estar situada dentro de la Red Natura. Menos optimista se mostró Fernández de Sousa, para quien su compañía sólo puede garantizar inversiones en Portugal y no en Galicia, como era su intención en un primer momento. El presidente de la multinacional recordó que la legislación comunitaria- -la que ampara la Red Natura- -permite la instalación de industrias en el litoral, contradiciendo así a la Xunta. ¿Enfado por la anulación del proyecto de Touriñán? Fernández de Sousa se mostró prudente y se limitó a señalar que la misión de las empresas no es estar molestas, sino desarrollar un plan de negocios Y como éste no tiene cabida en Galicia, Pescanova se marcha a Portugal. do comprensión y apoyo- -dijo Fernández- y les agradecemos que nos escucharan y creyeran en nosotros Aunque no quiso desvelar sus operaciones de futuro, las autoridades lusas avanzaron que esperan seguir contando con Pescanova en el futuro. La piscifactoría de Mira es clave para el sector acuícola portugués, que va a ver duplicada su tasa de producción cuando la planta esté a pleno rendimiento. Las expectativas son de generar 7.000 toneladas de rodaballo al año en una primera fase, que podría implementarse hasta los 10.000 a largo plazo. En la actualidad, Portugal produce 220.000 toneladas anuales de pescado, de las cuales sólo 7.000 proceden de la industria acuícola. El presidente de API resaltó que la llegada de Pescanova no se produce para aprovecharse de la mano de obra barata o de los bajos costes de producción de un Portugal inmerso en una dura crisis económica, sino para impulsar un sector en horas bajas y convertirlo en un referente europeo y mundial.