Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 9 s 1 s 2007 INTERNACIONAL 37 Quince años de prisión para el primer juzgado por los atentados del 11- S ABC BERLÍN. El marroquí Mounir El Motasadeq fue condenado ayer por la Audiencia Territorial de Hamburgo a 15 años de cárcel por su complicidad en los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos. Los jueces atendieron con ello a la petición de la fiscalía, por lo que el tercer juicio contra Motasadeq concluyó con la misma pena que el primero, cuya sentencia fue revocada por el Tribunal Supremo, informa Efe. En un segundo juicio, la pena había sido rebajada a siete años por pertenencia a banda terrorista, pero ya no se había hecho mención al cargo de asesinato múltiple. El maratón jurídico comenzó en octubre de 2002- -Motasadeq fue detenido en noviembre del año anterior- -en el que supuso el primer juicio contra un implicado en los atentados del 11- S. Motasadeq fue condenado en febrero de ese año a la pena máxima prevista para la complicidad en casos de asesinato: 15 años de cárcel. El presidente de Somalia entra en la capital por primera vez como jefe de Estado ABC MOGADISCIO. El presidente de Somalia entró ayer en la capital del país por primera vez en calidad de jefe de Estado, mientras que el gobierno de transición dijo estar dispuesto a integrar a los elementos moderados del movimiento islamista, con la condición de que renuncien a la violencia y acepten participar en la reconstrucción. Hacía 20 años que Abdullahi Yusuf Ahmed no viajaba a la capital de Somalia. Yusuf llegó al aeropuerto internacional de Mogadiscio, controlado desde el 28 de diciembre por las tropas etíopes y gubernamentales somalíes, según informa France Presse. Fue recibido por el primer ministro, Ali Mohamed Gedi. Poco después, escoltado por un dispositivo de seguridad, se dirigió a Villa Somalia, residencia de los presidentes de este país del Cuerno de África, que estuvo privado de un poder central desde el comienzo de la guerra civil, en 1991. El presidente, elegido en Nairobi en 2004 por parlamentarios somalíes, no pudo acudir a la capital tras su elección a causa de la hostilidad de los jefes de guerra, que no reconocían su autoridad, y posteriormente por la oposición de los Tribunales Islámicos Su última visita a la capital somalí se remonta a 1978, cuando Yusuf escapó de la ciudad por su presunta participación en un intento de golpe de Estado contra el ex dictador Mohamed Siad Barre, cuya caída marcó el comienzo de la guerra civil. La llegada de Yusuf a la capital muestra la voluntad de las instituciones de transición de asentar su autoridad en el país, tras derrotar a las milicias islamistas con el apoyo del Ejército etíope en las últimas semanas. Las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa se manifestaron ayer a favor de Mahmud Abbás en Nablus REUTERS El sueño de Sharón Un año después de que un infarto cerebral le apartara de la escena política israelí, el Gobierno de su sucesor Ehud Olmert se precipita por una deriva de difícil retorno; hasta el punto de que se recuerda a Arik más competente de lo que realmente era LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Ariel Sharón no es el único político de Israel que está conectado a un respirador. El Gobierno que se constituyó tras el infarto cerebral masivo que lo apartó de escena hace ahora un año también lo está: da señales de vida, pero todo el mundo sabe que sus órganos no funcionan, y que no durará mucho tiempo. De hecho, desde que el ex general entrara el 4 de enero de 2006 en un sueño profundo del que sólo sus hijos confían en que alguna vez despierte, toda la sociedad israelí padece una suerte de apnea. De pérdida de esperanza, de parálisis, que en este tiempo ha cobrado tintes de pesadilla con acontecimientos como la victoria en los territorios palestinos de un grupo fundamentalista, Hamás, comprometido con la destrucción total del Estado judío, o con la guerra de 34 días contra Hizbolá que el pasado verano enfrentó a los israelíes a algo mucho más grave que una derrota: el descubrimiento de su propia vulnerabilidad. Controvertido militar, excesivo, discutidor implacable, tachado de traidor hasta por los suyos por la evacuación de Gaza en agosto de 2005, hoy los que creyeron en él y muchos de los que no lo hicieron saben que su dilatada experiencia y su estilo de bulldozer político le habrían llevado a gestionar el encontronazo con los chiíes o a negociar la paz con los palestinos con una aptitud de la que ha carecido su sucesor, Ehud Olmert. alguien enriqueciéndose a sus expensas. La sensación de que el Gobierno- -vacío de proyecto político cuando Olmert guardó en el cajón el plan de evacuación de Cisjordania- -se ha precipitado por una deriva de difícil retorno, de que las cosas se han ido torpemente de las manos, está contribuyendo, sin duda, a que a Sharón se le recuerde de forma exagerada, más fuerte y más competente para conducir las riendas de Israel de lo que realmente era. Yo soy Arik de Gaulle, el único que puede lograr la paz con los palestinos gustaba repetir el halcón orgulloso de su presunto potencial para abordar asuntos políticos delicados. Una frase que a más de un israelí se le habrá venido a la cabeza cuando, el pasado 23 de diciembre, Olmert se convertía en el primer ministro de Israel en llamar presidente a un rais Mahmud Abbás, y lo recibía a besos, cuando todo el mundo sabe que las cartas- -incluido el capturado soldado Shalit- -están en manos de Hamás. El frágil Abbás, humillado sistemáticamente por su consabida incapacidad de maniobra, en la residencia oficial del premier en Jerusalén. Si Sharón despertara un segundo pediría pastillas para volverse a dormir. En casa de Atta El marroquí había frecuentado la vivienda que el piloto suicida Mohamed Atta compartía en Hamburgo con otros tres miembros de la célula de Al Qaida en Alemania. Sin embargo, el Supremo revocó la sentencia de la Audiencia Territorial por considerar que los servicios secretos estadounidenses habían retenido información valiosa para el juicio procedente de los interrogatorios de otros detenidos. Para el segundo juicio, EE. UU. remitió a la Justicia alemana un resumen de algunos de estos interrogatorios, pero la misma Audiencia Territorial hamburguesa que llevó el primero llegó a la conclusión de que esas declaraciones podían haber sido obtenidas mediante torturas. Esta duda llevó al juez Ernst- Rainer Schudt a pronunciar en agosto de 2005 una sentencia menor a la primera, porque los jueces consideraron que no había quedado demostrado el cargo de complicidad en asesinato. El vaivén judicial, sin embargo, no terminó allí y en noviembre pasado el Supremo dio la razón a la fiscalía, que había solicitado la revisión de la sentencia y que se tuviera en cuenta también la acusación por asesinato. El tribunal reclamó por ello a la Audiencia Territorial una nueva sentencia, por lo que apenas tuvo ya otra labor que la de determinar la pena. Envuelto en corrupción El hombre que enfrenta una investigación junto a su ministro de Defensa, Amir Peretz, por los fallos estrepitosos de la contienda librada en el Líbano, el líder débil- un muerto andante insiste la prensa de Jerusalén- -que en octubre tuvo que integrar en su gabinete a la ultraderecha racista de Avigdor Lieberman para sacar adelante los presupuestos y que hoy, cuando se cumplen 365 días del sueño en coma de Arik se ha visto envuelto de forma irremediable en un escándalo de corrupción protagonizado por la mismísima jefa de su Oficina de Primer Ministro, pillada por meter la mano nada más y nada menos que en la caja de la Autoridad de Impuestos de Israel, que ha hecho cundir entre los ciudadanos la sospecha de que ahí arriba hay Más inseguridad Mientras tanto, la inseguridad continúa marcando la vida en Mogadiscio, donde el gobierno renunció a desarmar por la fuerza a la población, pese a que en la ciudad, según cálculos de las autoridades, hay unos 3.000 islamistas armados. Tres personas perdieron la vida el domingo por la tarde en Mogadiscio durante un tiroteo entre fuerzas etíopes y somalíes que respondían al ataque de un combatiente islamista, según informaron testigos presenciales. El sábado, un adolescente falleció durante una manifestación antietíope. ABC. es Especial sobre Ariel Sharon, la cara y la cruz, en http: www. abc. es especiales index. asp? cid 16321 mode HOME