Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL El conflicto iraquí MARTES 9 s 1 s 2007 ABC Florentino Portero Los chiíes radicales de Al Sadr se reincorporan a la vida política de Irak El acuerdo entre el clérigo y el primer ministro, Nuri al Maliki, pone fin a un mes de ausencia en el Gobierno y en el Parlamento del país MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL ARBIL (IRAK) El partido Sadrist decidió volver a participar en la vida política de Irak tras permanecer más de un mes fuera de las instituciones. Los seguidores del clérigo chií Moqtada Al Sadr mantuvieron una reunión con el primer ministro, Nuri al Maliki, y anunciaron su regreso tanto al Parlamento, donde cuentan con treinta representantes, como al Ejecutivo, donde tienen seis carteras. Sadrist es el nombre que se utiliza para referirse al brazo político del Ejército del Mahdi, dirigido por Al Sadr. Cuando el pasado noviembre Maliki se reunió con Bush en Amman y dio luz verde a la continuidad de la presencia de Estados Unidos en Irak, los representantes de esta facción chií optaron por abandonar la vida política. Su ausencia provocó que la coalición de gobierno formada por los partidos de esta rama del Islam quedara seriamente debilitada. Son tres los partidos principales que forman la Alianza Unida Iraquí. El Dawa, del primer ministro Maliki; el Partido Islámico Revolucionario, del clérigo Al Hakim, y el Sadrist, de Moqtada Al Sadr. Este regreso ha sido interpretado por los analistas locales como la moneda de cambio de los radicales por el ahorcamiento de Sadam. Algunos medios, sin embargo, prefirieron mirar al exterior para explicar que fue el Gobierno de Teherán, que tiene una influencia directa sobre Al Sadr, el que habría forzado su vuelta a la política y de esta forma ayudar a acallar parte de las críticas vertidas sobre el clérigo tras el ahorcamiento de Sadam. ra de Al Sadr en los últimos diez días con lo que el regreso a la política podría ayudar a aliviar esta tensión y, de paso, reforzar a la coalición chií en un momento crucial en el que Estados Unidos debate sus planes de futuro en la región. ¡MALDITOS NEOCONS! a nueva estrategia de Bush, el plan que tendrán que ejecutar durante los próximos dos años los miembros del renovado equipo presidencial, será ¡no es posible! neoconservador Parecía que todo estaba claro. Las elecciones las habían perdido los republicanos por seguir una política neoconservadora en Irak, luego Bush debería rectificar, por las buenas o por las malas, y asumir un sensato enfoque realista Pero, si la nueva estrategia es neoconservadora ¿qué era entonces la anterior? Resulta evidente que si insistimos en inventarnos la realidad sólo conseguimos liar y confundir. Para cualquier persona que se tome la molestia de seguir la política norteamericana, como ha recordado Ramón Pérez- Maura desde estas páginas, los neocons fueron defensores de la guerra, pero críticos desde el primer momento de su ejecución. El enfrentamiento con Rumsfeld está recogido en cientos de páginas que descansan en las hemerotecas y que algunos comentaristas nunca se han molestado en leer. Dos eran sus exigencias: la conveniencia de entregar el poder a los iraquíes desde el primer momento y la petición de un contingente mucho mayor, que pudiera conquistar y retener las posiciones en el triángulo suní. Los neocons se unieron al senador McCain en sus críticas a Rumsfeld y al propio Bush. Hoy Bush parece darles la razón, pero no el poder. De nuevo, como ya pasó tras el 11- S, el presidente asume las posiciones neoconservadoras pero encomienda su aplicación a gentes que no lo son y que no comparten todos sus puntos de vista. Rice se encuentra en sus antípodas intelectuales. Gates es un alto funcionario, capaz y muy respetado, ha sido jefe directo de alguno de los neoconservadores más influyentes, ellos confían en él, pero no deja de ser un pragmático. Son pocos, no se llevan demasiado bien, están más interesados en el análisis que en el poder... pero siguen influyendo. La razón: a diferencia de Baker y otros dinosaurios políticos, tienen respuestas para los problemas de hoy. L Otra jornada violenta Este retorno a la normalidad de la vida política del bloque radical chií coincide con el inicio de la nueva campaña puesta en marcha por Maliki para intentar devolver la calma a Bagdad. La presencia de más de veinte mil efectivos del Ejército Nacional no pudo evitar, sin embargo, la muerte de al menos ocho civiles, cuatro de ellos empleados del aeropuerto internacional cuyo autobús fue atacado cuando llegaban al trabajo. El Pentágono también informó de la muerte de dos soldados estadounidenses, uno en la capital y otro en la provincia de Salah- eh- Din, y del ataque contra un vehículo blindado en la ciudad de Samarra. En la ciudad petrolera de Kirkuk, a cien kilómetros al sur de la capital kurda, Arbil, tres empresarios fueron secuestrados, según fuentes policiales. El alto nivel de violencia hizo que Maliki planteara a las autoridades kurdas el despliegue de sus peshmerga en la capital, pero finalmente esta opción ha sido descartada para evitar nuevos roces entre comunidades. La región kurda es la más estable de Irak y las autoridades de Bagdad prefieren que el ejército kurdo no se vea inmerso en el conflicto entre chiíes y suníes. AP Nuevo vídeo de la ejecución Esta madrugada apareció en internet un nuevo vídeo de la ejecución de Sadam Husein, cuyo cadáver aparece con una gran herida en el cuello. Las imágenes, tomadas probablemente con un teléfono móvil, recorren, desde los pies a la cabeza, el cuerpo de Sadam tumbado en una camilla momentos después de su muerte en la horca. Seis altos cargos de Sadam responden en el juicio por el genocidio kurdo M. A. ARBIL. Un sillón de cuero negro vacío fue el principal protagonista de la reanudación del juicio por el asesinato de más de cien mil kurdos. Todas las miradas estaban puestas en el hueco dejado por Sadam, cuyos delitos recaen ahora directamente sobre los seis acusados de llevar a la práctica la campaña Anfal en los años ochenta. Entre los seis altos cargos del Baaz sentados en el banquillo, fue el primo de Husein, Ali Hassan al Majid, apodado El Químico quien tuvo mayor protagonismo. Al comienzo de la sesión intentó leer unos versos del Corán en memoria de Husein, pero el juez del Tribunal Supremo se lo impidió. El juicio, ofrecido íntegramente por la cadena qatarí Al Yasira, paralizó la vida en el Kurdistán, donde miles de personas permanecieron pegadas a los televisores escuchando las grabaciones y viendo las cintas que la fiscalía mostró para probar los delitos. Voy a matarlos a todos usando armas químicas se pudo escuchar en un corte de una conversación entre Sadam y su primo, Ali El Químico Las durísimas imágenes de las montañas de cadáveres tras el ataque con armas prohibidas contra la ciudad de Halabja hicieron bajar la mirada hasta al propio Ali, principal acusado de ordenar el uso de esas armas que mataron a cinco mil vecinos de esa ciudad el 16 de marzo de 1988. Continúa la incertidumbre sobre la ejecución de Barzan Ibrahim al Tikriti, hermanastro de Sadam, y Awad Hamed al Wandar. El ahorcamiento estaba previsto para el domingo, pero no ha habido confirmación oficial. Su abogado. Issam Ghazawi, pidió a las autoridades que informaran sobre el momento elegido porque esta demora siendo como una tortura. Esperar a la muerte es más duro que la propia muerte Vídeo de Husein La grabación y emisión de la ejecución de Sadam, captada por medio de teléfonos móviles, permitió a todo el mundo escuchar los gritos a favor de Al Sadr que los verdugos lanzaron en el momento de colgar al ex dictador. Desde entonces, nadie dudó sobre la identidad de los autores materiales del ahorcamiento. La presión de la comunidad suní se ha tornado realmente fuerte sobre la figu- Este regreso ha sido interpretado como la moneda de cambio por el ahorcamiento de Sadam Husein Teherán, que tiene una influencia directa sobre Al Sadr, también pudo forzar su vuelta a la política iraquí