Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MARTES 9 s 1 s 2007 ABC El obispo Wielgus ocultó al Vaticano su colaboración con la Policía secreta Elogios en los medios polacos a la rapidez con la que el Papa exigió la renuncia para poner fin al escándalo JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Además de mentir a los fieles, monseñor Stanislaw Wielgus, relevado fulminantemente el pasado domingo como arzobispo de Varsovia, había mentido también al Papa, ocultando su colaboración con los servicios secretos durante la etapa comunista. Precisamente porque ha sido un caso de deslealtad grave, el Vaticano ha revelado detalles fundamentales, incluido el de haber tenido que pedir al arzobispo que presentase la renuncia visto que Wielgus no parecía dispuesto a hacerlo por iniciativa propia a pesar del escándalo al que había dado lugar. El espectáculo de un arzobispo que informa a los fieles de su renuncia justo al comienzo de lo que iba a ser la misa de toma de posesión no tiene precedentes, y lanza inevitablemente la sospecha de negligencia sobre todos los que intervinieron en su nombramiento, desde el nuncio en Polonia hasta el Papa, pasando por la Congregación para los Obispos, responsable del proceso de selección en el Vaticano. Para dejar las cosas en su sitio y liquidar de una vez la protesta de los integristas que apoyan al ex arzobispo como si fuese una víctima en lugar de un culpable, el cardenal Giovanni Battista Re, presidente de la Congregación para los Obispos, reveló que cuando se realizó el nombramiento de monseñor Wielgus el pasado 6 de diciembre, nosotros no sabíamos nada de su colaboración con los servicios secretos XVI, traducido al alemán, el sábado por la tarde. El Papa había sido engañado, y el Vaticano contactó inmediatamente con la nunciatura en Varsovia y la conferencia episcopal polaca para poner punto final a la historia indicando a Wielgus que la única salida era presentar una renuncia que el Santo Padre iba a aceptar inmediatamente. El Vaticano reveló que sus decisiones no han tenido en cuenta que el obispo fuese poco grato al Gobierno de Polonia o al presidente de la República, sino que se tomaron por razones de principio. El sacerdote polaco Adam Boniecki, antiguo amigo de Juan Pablo II y director durante once años de la edición polaca de L Osservatore Romano reveló que la colaboración de Wielgus con el régimen comunista no había sido una falta leve sino grave. Aunque su traición y su relevo suponen un espectáculo doloroso, servirá al menos para subrayar el coraje de Wyszynki, de Wojtyla, de Macharski, de Glemp y de tantos otros que nunca aceptaron compromisos Sacar a la luz los detalles del caso servirá también, según Boniecki, para poner fin a las protestas instigadas por ambientes reaccionarios como Radio María, que ven en cada esquina a un enemigo Otro prelado polaco, acusado de confidente La edición polaca del semanario estadounidense Newsweek acusó ayer al obispo Jerzy Dabrowski de haber sido confidente consciente y voluntario de la Policía política comunista. El obispo Dabrowski, que falleció en un accidente de tráfico hace dieciséis años, fue uno de los representantes de la Iglesia en las negociaciones de la Mesa Redonda celebradas en febrero- abril de 1989 entre el poder comunista y los representantes de la oposición democrática, que finalmente terminaron con la concertación del acuerdo de transición pacífica a la democracia. El auxilio de Roma La mayor parte de la prensa polaca agradecía ayer al Papa haber zanjado un problema que su propia jerarquía no era capaz de resolver. Titulares como El Papa le ahorró la vergüenza a la Iglesia El auxilio llegó de Roma o El Papa nos salvó reflejaban una mezcla de agradecimiento, alivio y admiración por la firmeza y rapidez fulgurante de Benedicto XVI. Datos incompletos El ex rector de la Universidad Católica de Lublin y entonces obispo de Plock, reveló que había tenido contactos con la Policía secreta y que había recibido propuestas de colaboración, lo cual sucedía a buena parte de los sacerdotes bajo el régimen comunista. Con esos datos incompletos, el Papa Benedicto XVI confirmó en público su confianza a Wielgus el pasado 21 de diciembre sin saber que defendía a un colaborador de la Policía secreta comunista. A lo largo de la semana pasada, los datos complementarios fueron llegando al Vaticano hasta culminar, el sábado, con un extenso documento de varias docenas de páginas en polaco que fue leído a Benedicto El Papa saluda al cuerpo diplomático acreditado ante el Vaticano duante la recepción de ayer EPA Benedicto XVI pide el fin del terrorismo y lo califica de vía sin salida J. V. BOO ROMA. En su discurso anual a los 179 embajadores acreditados ante la Santa Sede, Benedicto XVI pidió ayer a los terroristas europeos que suspendan toda actividad recordó que se debe condenar firmemente el terrorismo y lamentó las amenazas contra la estructura natural de la familia, fundada sobre el matrimonio de un hombre y una mujer a través de leyes que otorgan el mismo estatuto a otras formas de unión radicalmente diferentes ropeo son tentados por el terrorismo, que suspendan toda actividad de ese género, ya que tales comportamientos, que hacen prevalecer la violencia ciega y provocan el miedo en la población, constituyen una vía sin salida Aunque no mencionó a España, pues el peligro terrorista afecta también a otros países europeos, el reciente atentado mortal de ETA estaba en la mente de los diplomáticos como uno de los acon- Violencia en Afganistán En su extenso discurso, pronunciado en francés, Benedicto XVI pasó revista a los problemas del mundo, incluido el aumento notable de la violencia en Afganistán. En el capítulo referido a Europa, Benedicto XVI pidió a todos los que en el continente eu- tecimientos tristes del año recién concluido. El Santo Padre condenó el escándalo del hambre, que tiende a agravarse y resulta inaceptable en un mundo que dispone de los bienes y los conocimientos necesarios para solucionarlo Dio también la voz de alarma ante el aumento de los gastos militares a escala mundial así como los atentados contra la vida y contra la familia. Más información sobre la recepción del Papa en www. vatican. va