Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 9 s 1 s 2007 ESPAÑA 21 Mas se reunirá con Duran para frenar sus ansias de entrar en el Gobierno Unió advierte de que cerrar puertas al PP condena a CiU al fracaso s El líder de CDC accede a reflexionar, pero pone condiciones y asegura que no hay prisa MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Estamos dando una imagen de absoluta frivolidad aseguraba ayer un alto dirigente de Convergència, en alusión al empeño de UDC de participar en la gobernabilidad española y al pábulo que determinados miembros del PSOE dan a esa posibilidad. La insistencia del líder socialcristiano, Josep Antoni Duran Lleida, en la conveniencia de que CiU entre en el futuro en el Ejecutivo del Estado, siempre contestada por un reticente Artur Mas, ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio que la cuestión genera entre los dos socios de la federación, así como la necesidad de que ambos dirigentes nacionalistas hablen largo y tendido al respecto. Lo harán a finales de esta semana, en una reunión en la que Mas frenará el ansia de Duran y fijará sus condiciones respecto a un futuro pacto de Gobierno con PSOE o PP, que en ambos casos pasaría por el compromiso de impulsar el desarrollo del nuevo Estatuto catalán. El encuentro fue anunciado ayer por el propio Mas al finalizar la ejecutiva convergente, no sin antes de que desde UDC se insistiera en que CiU debe dar un paso con firmeza para formar parte de la gobernabilidad de España dijo el secretario general de Unió, Josep Maria Pelegrí. afirma el secretario general de Unió, en referencia a las horas bajas que viven los socialistas. Hoy por hoy, nadie en la federación nacionalista está dispuesta a poner el contador a cero en lo que respecta a las relaciones con el PP. Y menos que nadie, Artur Mas, quien recuerda el recurso de inconstitucionalidad que el partido que lidera Mariano Rajoy presentó contra el Estatuto. No obstante, en las declaraciones del presidente de CiU se vislumbra algunas matizaciones. La polémica firma ante notario durante la campaña de las autonómicas, en la que se excluía al PP de cualquier posibilidad de pacto se hizo en una circunstancia muy concreta y mientras los populares no modificaran su actitud dijo Mas. Para los convergentes, es condición sine qua non que el Ejecutivo respete el Estatuto catalán con lealtad y que CiU gobierne Cataluña, requisito éste último que Artur Mas podría revisar. La falta de respeto que, según los nacionalistas, demuestran el PSOE hacia las competencias que contempla el texto estatutario tampoco allana el terreno. Según los convergentes, al menos 23 nor- mas estatales recientes vulneran el Estatuto, entre ellas la ley de dependencia o la de educación (la que amplía las horas de enseñanza en castellano) No obstante, para el líder de Convergència, la estrategia de pactos no es una prioridad. Duran tiene derecho a plantear que formemos parte del Gobierno en la próxima legislatura. Desde CDC no nos negamos por principio. Otra cosa es que CiU, en su condición de formación nacionalista, tiene como objetivo prioritario el progreso de Cataluña desde las instituciones catalanas Reposicionamiento Y respecto a las difíciles relaciones entre CDC y UDC, Mas aseguró que desde hace treinta años se recurre a ese tópico pero que la salud de la federación es de hierro El presidente de CiU atribuye estas legítimas discrepancias a las secuelas de unas elecciones autonómicas traumáticas para la federación. Artur Mas asegura que su formación atraviesa ahora una fase de reposicionamiento o de redefinición del mensaje nacionalista. UDC ya se anticipó a ese posible cambio de rumbo y generó otro atisbo de crisis en la federación al proponer un discurso con un marcado acento ideológico, que trascendiera esa tesis de la casa común del catalanismo que promueve Mas. Así, mientras los socialcristianos consideran superadas las consignas identitarias, los convergentes deben decidir todavía la fórmula para reocupar el espacio catalán de centroderecha. Hay quien opina que estos constantes enfrentamientos entre Mas y Duran amplía el espectro electoral de CiU. Algo que se verá en las municipales del 27 de mayo. Artur Mas YOLANDA CARDO Sin complejos La cúpula de los socialcristianos también abordó ese asunto, así como su apuesta por dialogar con todos los partidos sin complejos incluido el PP. En este sentido, el dirigente de Unió dijo que si un partido se cierra puertas, está condenado al fracaso Pelegrí recordó que CiU fue fusilada por pactar con los populares, pero eso es matizable porque la primera legislatura fue provechosa. Después hubo un cambio de actitud del PP y eso seguramente tuvo un coste electoral para CiU. Pero debemos estar abiertos al diálogo con todos CDC y UDC coinciden en que hay que esperar a la próxima legislatura para hablar de alianzas porque no queremos ser el coche escoba del PSOE Las relaciones entre Cataluña y el resto de España son malas para uno de cada tres ciudadanos Á. MARÍN BARCELONA. Casi un tercio de los españoles (31,8 por ciento) opina que las relaciones entre Cataluña y el resto de España son malas o muy malas mientras que uno de cada cinco (19,8 por ciento) opina todo lo contrario. Un 37,7 por ciento de los ciudadanos no considera que sean ni buenas ni malas y uno de cada diez no responde a esta cuestión. Más de la mitad de los españoles cree que la situación no variará a lo largo de 2007. Estos son algunos de los datos más destacados de una encuesta de opinión- -realizada por el Instituto DYM para el programa La Plaza de Punto Radio Barcelona- -sobre la percepción ciudadana de la relación entre la comunidad catalana y el resto de autonomías españolas. En la zona del sur de España, que comprende Andalucía y parte de Extremadura, es donde existe una mayor percepción de que las relaciones entre Cataluña y el resto de España son malas Así lo creen cuatro de cada diez andaluces. Quienes mejor perciben estas relaciones son los que residen en la zona norcentro de la encuesta, que agrupa Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja, Palencia y Burgos. Un 28,9 por ciento de sus ciudadanos cree que son buenas frente al 24,7 por ciento que opina todo lo contrario. En Cataluña tampoco existe una buena sensación de vecindad, ya que sólo un 16,3 por ciento de los encuestados en el área metropolitana de Barcelona considera que son buenas frente al 31,8 por ciento que cree que son malas En el área metropolitana de Madrid, los porcentajes aumentan hasta el 17,6 y el 36,8 por ciento, respectivamente. En cuanto a la evolución de esta relación en los próximos doce meses, uno de cada cinco entrevistados (21 por ciento) considera que empeorarán mientras que uno de cada diez (11,5 por ciento) opina que irán a mejor. Más de la mitad de los españoles (53,6 por ciento) no cree que cambien a lo largo de 2007. Existe una ligera tendencia al pesimismo respecto a esta cuestión entre los encuestados de edad más avanzada. Por clase social, los entrevistados con más recursos consideran en mayor número que las relaciones empeorarán mientras que los que tienen menos son más optimistas. Los hombres son también más pesimistas que las mujeres. Más de la mitad de españoles considera que estas relaciones no variarán a lo largo de este año