Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 8- -1- -2007 93 GENTE www. abc. es gente Al Fayed quiere oír lo que Carlos explicó a la Policía sobre la muerte de Lady Di Hoy se reabre en Londres la investigación judicial sobre el accidente mortal de Diana de Gales, y los abogados del padre de Dodi Al Fayed pedirán que se haga público el interrogatorio al Príncipe de Gales POR EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Mohamed Al Fayed no se da por vencido. Tachó de basura la investigación de casi tres años llevada a cabo por Scotland Yard, que a mediados de diciembre reafirmó que la muerte en 1997 de su hijo, Diana de Gales y el chófer que los conducía fue un accidente y no resultado de una conspiración, y ahora se apresta a una nueva batalla cuando la investigación judicial se reabre hoy en Londres. El padre de Dodi Al Fayed solicita que la juez Elizabeth Butler- Sloss haga público el interrogatorio realizado por la Policía al Príncipe Carlos, así como la declaración prestada por el Duque de Edimburgo, esposo de Isabel II. Mohamed Al Fayed acusa a ambos de estar implicados en un complot, con participación de los servicios secretos británicos, para impedir que la ex esposa del Príncipe de Gales se casara con su hijo Dodi. El proceso judicial fue abierto hace tres años, ante el requerimiento de las leyes británicas de determinar la causa de toda muerte no natural. Nada más constituirse el tribunal, el juez Michael Burgess aplazó los trabajos hasta que Scotland Yard realizara una completa investigación de lo ocurrido el 31 de agosto de 1997. Ese cometido fue asumido por Lord Stevens, anterior jefe de Scotland Yard, quien el pasado 14 de diciembre presentó sus resultados, coincidentes con lo establecido en su día por los tribunales franceses. Las extremadamente graves alegaciones de que el choque se produjo en un intento de asesinato llevado a cabo por el establisment el príncipe Felipe esposo de Isabel II o los servicios secretos son infundadas afirmó Lord Stevens en sus conclusiones. El informe corroboró la alta velocidad del Mercedes en el que viajaban, el grado de alcoholemia del conductor, Henri Paul (certificó que las pruebas de sangre estuvieron bien hechas en su día) y que ninguno de los ocupantes del coche llevaba puesto el cinturón de seguridad, cuya utilización podría haberles salvado la vida. Asimismo, estableció que Diana de Gales no estaba embarazada, y que, de acuerdo con sus familiares y amigos, no estaba prometida con Al Fayed ni tenía planes de hacerlo. Con las pruebas recogidas por Scotland Yard, las Reales Cortes de Justicia retoman hoy el caso. Durante este tiempo, el juez Burgess dimitió de su responsabilidad y su puesto fue ocupado por Elizabeth Butler- Sloss. En unas primeras vistas preliminares, Butler- Sloss deberá establecer si las muertes de Diana y Dodi se analizan juntas o por separado, si en el proceso interviene un jurado y, en el supuesto de que ocurra esto último, quiénes deben formar parte de él. Al servicio de Su Majestad De acuerdo con la tradición, cualquier jurado que deba pronunciarse sobre la muerte de un miembro de la Familia Real tiene que estar formado por personas que trabajan al servicio de la Monarquía en sus palacios. Esto es combatido por Al Fayed, que reclama una total apertura del proceso. Sus abogados creen que pueden convencer a la juez instructora de la conveniencia de publicar el contenido de las entrevistas y toda la correspondencia mantenida por el Heredero de la Corona británica con el anterior jefe de la Policía, Lord Stevens, dado el interés público que suscita la investigación sobre la muerte de Lady Di. De momento, el propietario de los grandes almacenes Harrods ha logrado que ButlerSloss haya admitido que las vistas preliminares sean públicas, algo que no era obligatorio pero que ha sido determinado para evitar las sospechas de que el establisment desea tapar el proceso desarrollándolo a puertas cerradas. La declaración de Carlos de Inglaterra podría salir a la luz pública AFP