Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 DEPORTES Primera división s Decimoséptima jornada LUNES 8 s 1 s 2007 ABC Gudjohnsen y Contra mantuvieron un duelo intenso que se decantó a favor del jugador del Getafe IGNACIO GIL El Barça para el golpe en Getafe Sin Ronaldinho, Deco, Eto o y Messi, vapuleado por el fútbol enérgico y vivo del equipo de Schuster, evitó la derrota con un soberbio gol de falta de Xavi JOSÉ CARLOS CARABIAS GETAFE. Desprovisto de sus cracks, del núcleo duro de futbolistas que ha entronizado el estilo Rijkaard, el Barcelona sucumbió en Getafe. Sin Ronaldinho, Eto o, Deco y Messi, vivió a merced de un enemigo que disfruta con el buen juego, que elabora y piensa, que se expresa con vigor sobre el campo, pero que ofrece una capitulación permanente cada que vez que se encuentra frente al gol. No fue el Barça del jogo bonito sino el de la supervivencia. Un soberbio lanzamiento de falta de Xavi evitó la derrota y propició el primer empate azulgrana en su coto de victorias del Coliseo. No es lo mismo que la toque Ronaldinho que Gudjohnsen, que encare Messi en cotejo con Ezquerro, que se mida con la portería Eto o en el espejo frente a Giuly. Nada es igual, ni siquiera comparable. Por ahí empezó a asumir el Barça una tarde difícil entre la niebla del sur de Madrid. quez, pinchó el balón Gudjohnsen con una gracia sorprendente, y cuando afrontó a Abbondanzieri la colocó plana, sin vida, un tiro lánguido que debió desesperar a Eto o. Lo mismo, simétrico, idéntico, sucedió unos minutos más allá. Trenzó el Getafe con propiedad, deslizó un autopista Vivar Dorado para Güiza, que le ganó la carrera a Puyol. Frente a Valdés, en el callejón sin salida, todos los focos apuntando, chutó blando, flácido, tan dulce que emitió un mensaje a la concurrencia. El Getafe tendría que esparcir ronchas de piel por su estadio para marcar un gol. Todo lo hizo el equipo de Schuster en la primera mitad. Todo lo bueno, se entiende. Puso el balón cara a cara ante Valdés en una gotera salvaje para Getafe Barcelona 1 1 Getafe: Abbondanzieri; Contra, Belenguer, Alexis, Paredes; Cotelo, Celestini, Casquero, Vivar Dorado (Sousa, m. 74) Pachón (Manu, m. 83) y Güiza (Verpakovskis, m. 75) Barcelona: Víctor Valdés; Belletti, Márquez, Puyol, Sylvinho (Gio, m. 72) Iniesta, Edmilson, Xavi; Giuly, Ezquerro (Saviola, m. 57) y Gudjohnsen, Árbitro: Mejuto González. Expulsó a Alexis por doble amonestación (m. 27 y 90) y sacó amarilla a Gudjohnsen. Goles: 1- 0, m. 54: Márquez falla en un pase atrás y Güiza resuelve un mano a mano con Víctor Valdes. 1- 1, m 69: Xavi, de soberbio lanzamiento de falta directa a la escuadra. Un rara avis Por ahí y por la propuesta de su adversario, un rara avis en la árida estepa del resultadismo que campa a sus anchas por la Liga. El Getafe quiere ganar con juego, tirando paredes, abriendo el campo, llegando con muchos efectivos al área rival a través de gente que sería medio irreconocible en un casting de estrellas. Todo se vio muy pronto, las carencias del Barça y el estilo cojo del Getafe, que juega sin delanteros potentes. Un mal endémico entre la profesión. Largó un pase extraordinario Már- el Barça, incapaz de imponer el tiqui- taca, balón a Xavi, de ahí a Iniesta y a jugar. El Barça descubrió su defensa, el poderío de Márquez y Puyol por el centro y la velocidad de Sylvinho por la izquierda. Por ese lado durmió tranquilo porque la escasez de Pachón y Güiza contrastaba con el empaque de su pareja de centrales. El mexicano se multiplicó como un mariscal, achicando aquí y allá, hasta que en un exceso de faena cometió su único error. Un mal toque atrás que dejó solo a Güiza ante su portero. Ya era mucho para el jerezano, al que han calado en la grada. Su tiro trompicado chocó en Valdés, pero entró. Y el partido estaba donde debía. En ventaja para el equipo superior. Sin un genio al que encomendarse, sin un enganche para contener a un rival que nunca cedió, el Barça salió de la mediocridad de la mano de Iniesta. Más que por la brillantez, el manchego rescató a su equipo por el atrevimiento. Asumió el mando del balón, quiso llegar y en una de esas le echaron al suelo. La pidió Xavi, chutó al estilo Ronaldinho y crujió la escuadra del Pato. Un destello feliz que salvó la cara del Barça en Getafe. Porque desde ahí hasta el final fue una vuelta a empezar. Un rosario de opciones para el cuadro de Schuster, que ha impreso su sello en el mundo azul, pero que necesita que el nuevo Verpakovskis sea el clon de Shevchenko.