Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 8 s 1 s 2007 CIENCIAyFUTURO 77 Aunque existen testimonios desde 1937, las primeras investigaciones oficiales en Francia sobre el fenómeno OVNI no llegaron hasta 1977, con la creación de un grupo especializado llamado Gépan Documentos sobre objetos voladores no identificados desclasificados en 1997 por el Gobierno español ABC El Gobierno francés desclasifica cien mil documentos sobre los OVNI Se trata del fruto de cincuenta años de investigaciones oficiales sobre el fenómeno, con miles de declaraciones de supuestos testigos presenciales JUAN PEDRO QUIÑONERO PARÍS. El Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) no cree en los Reyes Magos, pero se dispone a hacer públicos unos 100.000 documentos digitalizados sobre Objetos volantes no identificados (OVNIS) sobre los que existen menos visiones proféticas y artísticas, pero de los que se suman incontables visiones y testimonios que no consiguen convencer plenamente a la comunidad científica mundial. El CNES publicará en su página web (http: www. cnes. fr a partir de primeros del mes de febrero, todos los documentos en su poder sobre la existencia presumida o real de los OVNIS. El grueso de esa documentación son los testimonios recogidos por la policía y la gendarmería nacional a los numerosos testigos de objetos o fenómenos mal identificados, desde 1937, en Francia. El CNES ha tomado tal decisión tras un largo debate interno, acelerado por varios procesos paralelos: la búsqueda de nuevos ingresos para sus actividades científicas; los enfrentamientos administrativos internos; y una nueva política de puertas abiertas destinada a dar una nueva imagen del Centro. Los expertos en comunicación recuerdan que, en verdad, los OVNIS suscitan tanto interés como algunas películas célebres, desde E. T a Encuentros en la tercera fase En Francia, el estudio oficial de los OVNIS data de 1977, cuando un científico respetado, futuro ministro, presidente en funciones de la Agencia Espacial Francesa (AEF) Hubiert Curien, decidió crear el Gépan (Grupo de estudio de fenómenos aeroespaciales no identificados) rector, principal y casi único animador, durante su etapa última, Jean- Jacques Velasco, terminó convirtiéndose en un convencido defensor de la teoría por confirmar de la existencia de seres extra terrestres que visitan la Tierra para observar las instalaciones de las grandes potencias nucleares. Velasco publicó un libro que le dio una cierta celebridad y precipitó el fin de sus servicios. Ovnis, la evidencia de Velasco y Nicolas Montigiani es una apasionada defensa de la existencia de los OVNIS. La comunidad científica francesa no apreció en absoluto esa obra. Y Velasco fue depuesto de manera fulminante del Sepra, cuyas instalaciones entraron en una fase de oscurísima inactividad oficial, hasta su disolución pura y simple, el 2004. Como funcionario, Velasco no quedó totalmente en el paro. Pero el CNES no deseó continuar contando con sus imaginativos servicios, sin prescindir completamente de una documentación, esencialmente policial, sobre las observaciones francesas de OVNIS. Hace años que las presiones internas y externas sobre los archivos y fondos del disuelto Sepra alimentan una cierta literatura más o menos fantástica. Tratándose de un antiguo servicio oficial, cuyos fondos son propiedad del CNES, todos los fantasmas e hipótesis más audaces están permitidos: ¿desea Francia ocultar literatura ultra secreta sobre amenazas potenciales extraterrestres? ¿existen informaciones ultra confidenciales sobre el comportamiento amenazante de experimentaciones militares de grandes potencias terrestres o extra terrestres. La investigación continúa Oficialmente, el CNES no ha abandonado nunca sus trabajos más o menos secretos sobre los OVNIS. Pero tales investigaciones pudieran ser tan inofensivas que el Centro ha decidido ponerlas a disposición de la curiosidad popular, a través de su página web. Arnaud Benedetti, director de comunicaciones externas del CNES lo explica de este modo: El Centro continuará acumulando informaciones al respecto. No sabemos qué nueva organización será responsable de continuar su estudio. Pero se ha decidido crear un comité científico externo, para evitar mal entendidos Nuestros archivos sobre los OVNIS? continúa Benedetti, estarán rápidamente al alcance del gran público. Se trata, esencialmente, de unos 6.000 informes, compilando los testimonios y declaraciones ante la policía, de personas que vieron o creyeron ver fenómenos u objetos espaciales no identificados El CNES no hará pública la identidad de los testigos, difuntos en muchos casos, limitándose a publicar los testimonios. Siguiendo la política de puertas abiertas de grandes instituciones científicas europeas y norteamericanas, que han descubierto nuevas formas de ingresos, a través de sus páginas web, el CNES espera modernizar su imagen, haciendo pública una documentación que suscita todo tipo de fantasías. ¿Se divierten los extraterrestres viendo la televisión? J. M. N. MADRID. ¿Existe vida inteligente en otros mundos? Y si es así, ¿se divertirán igual que nosotros, viendo la televisión? Esa es la pregunta que se ha hecho un grupo de astrónomos del Centro de Astrofísica Harvard Smithsonian. Y para responderla, han emprendido un proyecto de investigación en mil estrellas de nuestros alrededores. Los científicos, por primera vez, buscarán señales de emisiones televisivas y otras ondas del espectro radioeléctrico que puedan delatar la presencia de vida inteligente. El proyecto, que comenzará a principios de 2008, utilizará un nuevo radiotelescopio cuyo objetivo será el de averiguar si existe en otros lugares un tráfico de ondas parecido al que se da en la Tierra. Hasta ahora, los esfuerzos por encontrar vida en otros mundos se habían centrado en el rastreo de posibles señales que una hipotética civilización enviaría voluntariamente a través del espacio. El proyecto fue presentado formalmente el viernes durante una conferencia en la Sociedad Astronómica norteamericana. Del Gépan al Sepra El Gépan comenzó sus trabajos con espartana modestia. Con escasos medios y un número muy reducido de investigadores voluntarios y benévolos. El Grupo se transformaría más tarde en Sepra (Servicio de expertos en entradas atmosféricas) cuyo di- Más información: http: www. cnes. fr