Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN LUNES 8 s 1 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Carné por puntos, también en política Homenaje a Winston Estacio Se nos supone parte del primer mundo avanzado y cosmopolita. Yo pertenezco a ese tipo de gente con acceso a las bondades del respaldo familiar y económico, que nos permite estudiar filología por amor al arte sin excesivo miedo al futuro laboral porque, si uno es inteligente y trabajador, probablemente tendrá oportunidades. Pero no es así para todos. A mucha gente le son ajenas ciertas trampas de la vida y desconoce, entre otras cosas, lo duro de nacer donde no hay y el valor necesario para abandonar el propio país en busca de supervivencia. Y sobre todo, el coraje que hace falta desplegar para despertarse, sin opción y cada día, en patria extraña. Yo trabajo a nueve minutos de mi casa. Winston, a 9.000 kilómetros de la suya. Por si tenía poco, esta banda asesina decidió matar a su hijo, seguramente la razón de todos sus esfuerzos. Hace unos años tuve la oportunidad de vivir en Londres. Como para tantos jóvenes, se trató de una decisión poco sacrificada, movida por las ganas de reto personal en esa excitante ciudad, llena de personas que van y vienen continuamente. Pero las hay que van y no regresan porque no pueden. En una ocasión, le comenté a un judío mi satisfacción por volver definitivamente a España. Él me contestó: Qué suerte tienes, yo no puedo volver a mi casa Desde entonces valoro inmensamente la libertad de escoger dónde vivir. El hijo de Winston Estacio sí ha vuelto a su país, aunque ya me contarán de qué le ha servido. En el gesto de Winston existe una tristeza tan profunda y tan callada que sólo eso debería bastar para que el mundo se diese la vuelta como un calcetín y se sacudiese el mal olor. Sonsoles Facal. Vigo ZP, DE MAL EN PEOR os norteamericanos influyentes descubren los encantos de Valencia cuando comienzan a circular por las embajadas negros chistes sobre Zapatero, agravando la inquietud y el miedo. En Europa predomina la más negra incertidumbre. Le Monde estima que las declaraciones de ZP entretienen la ambigüedad El Times señala que se teme una ola de violencia etarra El Washington Post asegura que la violencia callejera desentierra los más inquietantes fantasmas. La Deutsche Welle afirma que los españoles esperan una nueva estrategia contra el terror En las Américas se temen males peores. En Buenos Aires, Clarín afirma que la violencia se ha recrudecido en el País Vasco Por su parte, La Nación bonaerense comenta que por las embajadas circula profusamente el penúltimo chiste sobre ZP: Entró por Atocha y sale por Barajas A partir de ahí, La Nación titula: Zapatero, en el peor momento Y escribe: En medio de públicas contradicciones, Zapatero no parece encontrar todavía un discurso creíble para zanjar la crisis ¿Cómo reinventar ahora su perfil de dialogante a ultranza para cambiarlo por el de perseguidor policial implacable? En Burdeos, Sud Ouest publica una entrevista con el juez antiterrorista Jean- Louis Bruguière, que afirma que las relaciones policiales entre España y Francia habían mejorado mucho en los últimos años, dato conocido y positivo, pero con un rostro negro: ETA se ha servido de la tregua para rearmarse. Ante tan oscuros nubarrones, el New York Times (NYT) publica un artículo entusiasta sobre Valencia, que- -dice el rotativo- -se ha convertido en una de las mejores vitrinas internacionales de España. Valencia tiene el mejor clima de toda Europa escribe el NYT, que añade que la ciudad se está convirtiendo en un centro internacional, rápidamente Conocida y apreciada ya por ingleses y alemanes, la America s Cup está descubriendo la ciudad a los norteamericanos, que aprecian la calidad de la vida, la cultura, el arte de vivir y su flamante modernidad. L Ha dado resultado. No sé cuántos, pero muchos carnés fueron retirados, a los que hay que sumar los que no se pueden conceder aún por la inmensa cantidad de puntos acumulados que deben algunos conductores por sus reiteradas infracciones. Tantos puntos por exceso de velocidad; otros, por saltarse un semáforo en rojo; más todavía, por dar positivo en un control de alcoholemia... Un éxito de Pere Navarro, a quien debemos estar agradecidos por haber conseguido reducir el número de muertes en las carreteras durante el año 2006. Y si ha sido un acierto la puesta en marcha del carné por puntos para los conductores, yo me pregunto: ¿no lo sería también si se hiciera igualmente para los políticos? Veamos. ¿Cuántos puntos habría que quitarles por intentar dar credibilidad política a una banda de asesinos? ¿Cuántos por tardar cuatro días en ver a las familias de las víctimas del atentado en la T- 4 de Barajas, después de disfrutar de unas vacaciones en Doñana? ¿Cuántos por la imprudencia y la ingenuidad cometidas al declarar que hoy estamos mucho mejor que hace un año y que dentro de un año estaremos mucho mejor ¿Cuántos puntos habría que retirarle por dejar las puertas abiertas a una futura reanudación del diálogo con ETA, incluso después del atentado y, encima, ampararse en Pérez Rubalcaba y Blanco, que le rectificaron, ante el escándalo producido en la rueda de prensa del sábado, además de lo que ha dicho José Bono? Dialogar con ETA es faltarle el respeto a los muertos ¿Cuántos por permitir el papel inaceptable de Joan Mesquida, director general de la Guardia Civil y director general de la Policía, quien parece estar en Las Batuecas, desoyendo a sus colegas franceses, que le alertaban de los movimientos sospechosos de la banda terrorista? Que la tregua olía a trampa, vamos. Que para este hombre eran datos insuficentes, tanto el robo perpetrado de trescientas cincuenta pistolas como el hallazgo de zulos abarrotados del repugnante amonal, para cometer nuevos atentados. Mesquida no percibía sospecha alguna y, si se llega a descuidar un pelín más, le encasquetan el explosivo en sus propios glúteos. ¿Con cuántos puntos habría que sancionar a un presiden- te de Gobierno por dar lugar a que nuestra sociedad se sienta hoy indefensa, desprotegida, dividida? Demasiadas infracciones cometidas que merecen la retirada temporal de su carné de político. Arturo Espinosa Fernández Madrid ¡Qué poco mola ser currito Estos días nos hemos levantado todos ansiosos por saber las nuevas noticias sobre el atentado de la T- 4 de Madrid. Tres miembros de mi familia han estado trabajando allí el sábado 30, domingo 31, lunes 1, viernes 5 sabado 6 y domingo 7. Todos estos días festivos los hemos pasado sin ellos. Leemos prensa, vemos televisión, pero ¡oh! sorpresa, só- lo trabajan allí bomberos y equipos de rescate (a los que, por otra parte, no discuto su mérito y valor, y doy las gracias por su trabajo) Destacan su sacrificio por estar trabajando en estos días tan lejos de sus hogares, pero nada dicen de los operarios de una empresa privada que comieron las uvas con ellos, y que con el claxon de un volquete hicieron posible las campanadas. Ellos tampoco están con sus familias tampoco brindaron por respeto a las víctimas, pero qué mas da... mola poco ser currito Isabel M. S. Rivas Vaciamadrid (Madrid) (Dedicado a todas las personas que han trabajado en las labores de rescate y desescombro en la T- 4, en especial a los operarios de DETECSA que tan eficazmente realizaron su trabajo) Planeta limpio Necesito compartir con quien quiera leerme una conversación que he tenido con mi hijo de once años mientras íbamos en coche. Llevaba la radio sintonizada en una tertulia pseudocientífica que trataba sobre el actual cambio climático, provocado principalmente por la actividad humana, que provocará a corto plazo la extinción de la vida sobre la Tierra. Como el futuro que dibujaban los contertulios era muy deprimente, cambié de canal a otra emisora de radio con música. Al cabo de unos minutos sin hablar, mi hijo me sorprendió con la siguiente pregunta: ¿Papá, por qué el hombre se ha cansado de vivir? Sin poder dar crédito a lo oído, le pido que me explique la pregunta, a lo que me responde fríamente: ¿Por qué, si el fin de la vida es culpa del hombre, éste no hace algo para evitarlo? Porque la verdad es que a mí me gusta mi vida y querría poder disfrutarla como todos vosotros No pude rebatir con ningún argumento válido tal apreciación sin discusión: La Humanidad se suicida y sentenciamos con ello a nuestros hijos Quería transmitir esta petición de mi hijo, que supongo es la misma que deben tener la mayoría de los niños. Siendo tan inteligentes, teniendo tantos medios y avances tecnológicos, ¿realmente no somos capaces de garantizarles un futuro? Tenemos que ser capaces de dejarles un planeta limpio, viable y sostenible que garantice su vida sobre la Tierra. Jesús M. Prieto Prieto Madrid