Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s Entrevista con el comisario europeo de Mercado Interior DOMINGO 7 s 1 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) yo tomaba las decisiones que me parecían que podían ser más adecuadas para mi país, es decir, en interés de Irlanda. Y en este caso estoy seguro de que el Gobierno español está tomando las decisiones que cree más oportunas en interés de su país. Lo que yo intento mirar desde aquí es ambas imágenes, por decirlo de alguna manera, la posición de España y el conjunto del Mercado Interior europeo. Pero, desde luego, tengo que decir que ni yo ni ningún miembro de la Comisión Europea queremos tener batallas con los Estados Miembros porque no es bueno y crea resquemor. -Y entonces a qué se deben tantas tensiones... -A algo muy simple. Cuando los países se adhieren a la Unión Europea, y como consecuencia de ello, firman los Tratados europeos que obligan a seguir una serie de normas. Nosotros lo que hacemos desde la Comisión Europea es obligar a que se cumplan las normas. Y lo que llama un poco la atención es que los ministros de los diferentes países europeos vengan a Bruselas a un Consejo de Ministros de Energía, o de cualquier otro tema, den su apoyo a determinada directiva o reglamento, y cuando vuelven a sus países aseguran con toda tranquilidad que no van a cumplir lo firmado. Hay algunos que defienden lo indefendible. -Uno de los últimos enfrentamientos que ha tenido ha sido, además de con España, con el Gobierno italiano en relación con las medidas que ha puesto en marcha para proteger su concensionaria de autopistas, Autostrade, de la española Abertis. ¿Qué ha pasado en este caso? -Bueno, para empezar la legislación italiana tiene un artícu- Intereses encontrados El comisario de Mercado interior, Charlie McCreevy, reconoce que los Estados Miembros defienden sus intereses cuando se enfrentan con Bruselas, al igual que hacía él cuando era ministro en Irlanda. Sin embargo, ahora como comisario insiste en que su trabajo es ver algo así como la foto completa de todos los países en el Mercado Interior y hacer respetar las reglas que se han pactado entre todos BANCA España tiene auténticos campeones europeos en el sector bancario, tras el proceso de consolidación que empezó en 1999 este trabajo le corresponde a mi colega, el comisario Jaques Barrot. Mi misión es sólo controlar que las reglas del mercado se siguen de manera imparcial pero es el propio mercado, las empresas, las que deciden. Pero, desde luego, este sector lleva cambiando mucho tiempo, o por lo menos desde que yo soy adulto lo he visto así, ya que todos recordamos grandes empresas ya desaparecidas, como la mítica Panam, entre otras. Pero, en general, los europeos tenemos que estar orgullosos de nuestro sector aéreo ya que se está adaptando a los nuevos tiempos y con un importante crecimiento en los últimos quince años, por ejemplo, y en buena medida gracias al aumento de las compañías de bajo coste. El mercado se está transformando. Servicios financieros ¿Para cuándo será una realidad un verdadero mercado interior de servicios financieros? -En este área hemos hecho una serie de propuestas en los últimos años pero, sin duda, hay sectores en los que sigue habiendo poca competencia entre empresas de distintos países. Tengo algunas propuestas preparadas que se harán públicas en los próximos meses para los sectores de la banca, las compañías de seguros, etc. De todos modos es verdad que todavía es difícil pagar desde una cuenta en un país europeo un producto o un servicio en otro país aunque nuestro objetivo es conseguirlo y, entre otras cosas, por eso hemos presentado la Directiva de Servicios de Pago, para facilitar todas estas operaciones que, además, tienen un escasísimo coste real para las entidades bancarias. -Y, ¿qué opina el sector bancario de que se vaya a crear un auténtico mercado único lo que establece que una constructora no puede tener más de un 5 del capital de una concesionaria de autopistas. Además, mi compañera la señora Kroes ha intervenido también en este caso. La cuestión es que este artículo va contra la libre circulación de capitales que está en los pilares de la Unión Europea, y la no discriminación a esta libertad. Vamos a dejar que este caso siga su curso. Sectores en transformación -Uno de los sectores económicos en transformación en Europa es el de la aviación, con movimientos en Alitalia o Ryanair, entre otras. ¿Qué opinión le merece esta consolidación del sector? -Mi trabajo no es seguir las actividades de un determinado sector económico, en este caso el del transporte aéreo, ya que de los servicios financieros, y que se pueda operar desde entidades que están en otros países europeos? -Bueno, se parte de la base que todos los bancos europeos han sufrido en los últimos años un fuerte proceso de consolidación, entre ellos Italia, por ejemplo. La novedad es que antes los reguladores bancarios nacionales podían oponerse a una fusión transfronteriza o a la entrada de un grupo de ac- cionistas en una entidad y ahora ésto es mucho más complicado. Mi trabajo es vigilar de cerca los criterios por los que se rigen los supervisores nacionales para oponerse a determinadas tomas de participaciones. -Pero si no se le pone freno se podrían crear auténticos campeones europeos en banca utilizando la terminología de su compañera la comisaria de Competencia, Neelie Kroes Fernando González Urbaneja EL MIEDO A LA LIBERTAD L a española es quizá una de las sociedades europeas que mejor acredita lo bien que sienta la libertad, en su más amplio sentido. Libertad económica, social y política, todas forman el mismo tronco y ligan la misma salsa. Precisamente España, donde se escuchó doscientos años atrás aquel disparate de vivan las cadenas que arruinó los primeros atisbos del liberalismo de principios del XIX. Cuando sofocaron aquel atisbo de libertad retrasaron la modernización unas cuantas décadas. Luego vinieron aperturas tibias y portazos sonoros a la libertad, discontinuidades nocivas al crecimiento y al arraigo de las venturas que derrama la libertad. Aquí y en otros países de Europa la historia nos dice que el miedo a la libertad, la huída de la libertad arrastra a la oscuridad del populismo y el autoritarismo, disfrazados de falsos patriotismo y localismos. Los vientos liberales en España han venido caracterizados por la apertura a Europa, especialmente de la Europa del norte que de forma continua ha respirado libertad. Por eso no es casual que la más fértil etapa de progreso de los españoles vengan ligados a la participación en el complejo proceso supranacional europeo, que tiene como eje la unidad de mercado y la libre circulación de ideas, mercancías, personas, servicios, capitales... La implantación del libre mercado en la UE, empezando por libertad interior, no está siendo ni tan rápida ni tan pacífica como sería deseable. La ofuscación por el campanario, por la defensa de presuntos intereses nacionales (siempre de una parte que quiere imponer sus condiciones a los demás) sigue gozando de audiencia y descaro. El tópico del interés nacional anida en la cabeza de demasiados políticos con cuenta- votos en el entendimiento, que recelan de lo que llega de fuera y que temen a lo nuevo. Hoy no es España el país que más obstáculos coloca a la libertad, nos ganan con creces italianos y franceses, pero tampoco milita en la cabeza de esa tendencia. Y el actual gobierno frena procesos de liberalización con el atufante argumento del interés nacional. Miedo a la Europa de los mercaderes, presentada como codiciosa y materialista sin atender que ha sido esa Europa mercantil la que siempre ha traído progreso y despliegue de las demás libertades, también las políticas y ciudadanas. La eficacia del libre comercio y de la libertad de circulación es tan evidente que no requiere simetría por parte de los competidores, porque la peor parte, a medio y largo plazo, es para quien rechaza la libertad por mirar al pasado y defender lo que existe. ¿No van mejor los británicos que respetan la libertad que estos italianos que amontonan obstáculos? El caso más evidente y cercano es el de la banca. ¿No le ha ido mejor a la banca española la libertad que impusieron los últimos gobiernos de UCD que el proteccionismo anterior? Aquel salto a la competencia efectiva contribuyó al despliegue del talento local cuyo resultado en uno de los sistemas financieros más eficientes e internacionalizados de Europa.