Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL DOMINGO 7 s 1 s 2007 ABC Año y medio sin atentados en la capital regional Mientras el presidente norteamericano, George W. Bush, sigue elaborando planes para Oriente Próximo y el primer ministro, Nuri Al Maliki, insiste incansable una jornada tras otra en que va a desarmar a las milicias chiíes y a la insurgencia suní, los kurdos viven de lejos el terror que asola la parte árabe del país. Hace un año y medio que no se produce un atentado en la capital, Árbil, y los peshmerga (militares kurdos) controlan y aseguran la tranquilidad en ciudades y carreteras. Son más de cien mil y el mismo Gobierno central ya ha consultado al presidente regional, Masoud Barzani, la posibilidad de desplegarlos en otras partes del país para colaborar en el proceso de pacificación. El Pentágono hizo público que ya ha perdido a 3.000 soldados desde el inicio de la campaña iraquí; ni uno solo de ellos ha muerto en suelo kurdo. En esta región se mantiene un contingente de fuerzas de Corea del Sur cuya presencia apenas percibe. Las chaquetas verdes con la bandera surcoreana que han donado a los empleados de la limpieza de la ciudad son la mayor huella de las fuerzas internacionales en el Kurdistán de la posguerra. Las calles de Árbil, las únicas transitables en Irak con un mínimo de seguridad, respiran también ambiente navideño M. AYESTARÁN El oasis kurdo La autoridad regional kurda ha retirado las banderas iraquíes y ahora las estrellas se han convertido en soles. Los kurdos disfrutan en Irak de una autonomía de la que nunca habían gozado y siguen dando pasos firmes para lograr ser independientes de Bagdad POR M. AYESTARAN ENVIADO ESPECIAL ÁRBIL (IRAK) Los edificios oficiales de las ciudades de la región kurda de Irak cambiaron de aspecto hace unos meses cuando el presidente, Masoud Barzani, decidió retirar las banderas iraquíes por considerarlas huellas del régimen de Sadam En pocos días las enseñas tricolor, con franjas rojas, blancas y verdes, con un gran sol en el centro empezaron a ondear en solitario en esta región del norte de Irak. Era un símbolo, una señal de los nuevos tiempos que les toca vivir a los cinco millones de kurdos de Irak. Es la primera vez en la historia de nuestro pueblo que tenemos una posibilidad real de cambiar nuestro futuro. Por el momento nos conviene mantener el modelo federal ya que nuestros vecinos no permitirían un Kurdistán independiente, pero está claro que Irak camina hacia la desintegración como país y entonces llegará nuestra separación definitiva de los árabes. Chiíes y suníes nunca volverán a vivir bajo una misma bandera. La ejecución de Sadam dio el pistoletazo de salida a la desaparición definitiva de Irak. No hay vuelta atrás opina Azad Aslan, analista político kurdo nacido en Diyarbakir (Turquía) y que lleva tres años a este lado de la frontera. No hace falta que nadie pregunte por las calles de Árbil sobre el sentimiento nacional a cualquier viandante. La respuesta es siempre inmediata y la misma. Así lo demostraron los votantes en las elecciones de enero de 2005 en las que en la región kurda se organizó un referéndum de manera parale- TURQUÍA Mosul SIRIA Kurdistán IRÁN Bagdad ABC IRAK Basora N 0 Km 200 KUWAIT promoción del nacionalismo, no hace falta. La gente vive tranquila bajo el nombre de Irak, pero no somos iraquíes, sin más, somos kurdos. Por eso Sadam nos persiguió y exterminó. Irak es un país de mentira, en el que a lo largo de su historia nadie ha sido capaz de instaurar un sentimiento de nación entre sus habitantes. La guerra entre chiíes y suníes es algo más que un conflicto religioso, es una lucha entre comunidades que fueron unidas de manera artificial señala el director del semanario Kurdish Globe Jawad Qadir, el único medio en inglés que se publica en la región. Treta constitucional La Constitución de Irak prohíbe la duplicidad de tres ministerios: Defensa, Exteriores y Petróleo. En Kurdistán los han bautizado por este motivo como Peshmerga, Relaciones Externas y Recursos Naturales, respectivamente. Los kurdos tienen ya un pasaporte propio que les permite viajar a los países fronterizos y ahora presionan a Bagdad para que destine a su provincia el 17 del presupuesto nacional. Pese a la independencia política de hecho y a tener sentado a uno de sus líderes, Jalal Talabani, en la presidencia del país, aún no gozan de recursos para ser autónomos y dependen del presupuesto central. El debate que se abre en el horizonte se llama Kirkuk. Esta ciudad kurda fue arabizada por Husein y ahora la co- La ejecución de Sadam dio el pistoletazo de salida a la desaparición definitiva de Irak Las inmensas reservas de petróleo de Kirkuk podrían ser la base económica del futuro Kurdistán munidad árabe tiene un peso importante. Casi tanto como el petróleo que hay en su subsuelo y cuya explotación puede ser el pilar económico del futuro Kurdistán. Todos viven pendientes del referéndum que en los próximos meses debe llevarse a cabo en esta ciudad para que los ciudadanos decidan si quieren depender de Bagdad o de Árbil. Amenaza cercana Aunque los niveles de seguridad son altos, los kurdos siguen por televisión los incidentes que sacuden cada día Bagdad y saben que el terror está a menos de cuatrocientos kilómetros. La amenaza está tan cerca que el miedo les hace estar unidos en un duro presente en el que la carestía de gasolina- -que se importa ya refinada desde Turquía- el gas- -iraní- -y la falta de electricidad, han encarecido el nivel de vida de una manera increíble en una región que, pese a todo, es la más segura y próspera de la República iraquí. Entre cuatro países Sin un estado reconocido, cuarenta millones de kurdos viven en las fronteras de Turquía, Irán, Siria e Irak. Perseguidos por Ankara, oprimidos por Teherán y silenciados por Damasco, es en suelo iraquí donde se han hecho fuertes y han logrado que su pueblo sea reconocido por la nueva Constitución iraquí como tal. la. ¿Quiere un Kurdistán dentro de Irak, o un Kurdistán independiente? era la pregunta de las papeletas. El 98 de los participantes votó por la independencia. No hay una campaña de