Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA Sorteo de El Niño DOMINGO 7 s 1 s 2007 ABC La suerte se detiene en Valladolid, Ferrol y Albacete inundándolas de millones El segundo premio se vendió íntegro en una administración de la ciudad de Cáceres Primer premio 92034 Villardefrades (Valladolid) Ferrol y Tobarra (Albacete) Segundo premio 87711 Cáceres F. IGLESIAS A. MARTÍNEZ VALLADOLID SANTIAGO. El sorteo extraordinario de lotería de El Niño repartió ayer millones en pequeñas y medianas localidades de varias provincias. El primer premio, que recayó en el número 92034 (dotado con dos millones de euros a la serie) se despachó en la administración número uno de Tobarra (Albacete) en la seis de Ferrol (La Coruña) y en la uno de Medina de Rioseco (Valladolid) Sin embargo, la suerte pasó de largo en esta última localidad, pues los diez billetes expedidos en su administración fueron adquiridos en su totalidad por Ildefonso de la Rosa, panadero del vecino municipio de Villardefrades (situado al norte de Valladolid) donde sí tuvieron un buen motivo para descorchar vino espumoso. Y es que casi todos sus 240 habitantes jugaban al 92034. Varios vecinos de Ferrol celebran el primer premio del sorteo de El Niño diez series del número 92.034 en Medina de Rioseco, a 25 kilómetros de Villardefrades. Oí en directo, por la televisión, que el Gordo era nuestro número aseguró a los periodistas. Pero esta inmensa alegría, que en la familia De Castro tiene forma de tres décimos, no le apartó de su obligación de panadero y salió con la buenanueva en su corazón a repartir las sabrosas barras y hogazas de pan de Tierra de Campos. Ya a primera hora de la tarde, regresó con el semblante sereno a pesar de los vítores con que fue recibido el Rey de Midas de Villardefrades. Mucho más efusivo se mostró el alcalde de este pequeño pueblo. Jorge de Castro abrazaba a sus vecinos y era el primero en cantar junto a los más jóvenes mientras atendía a los medios de comunicación. Es una inmensa alegría para este pueblo, pues a casi todo el mundo le ha tocado señaló el regidor de un municipio cuyo principal problema es la salida de los jóvenes en busca de mejores oportunidades Uno de esos jóvenes emigrados es Jesús Carro. Con un décimo en la mano aún no sabía qué hará con el dinero: Me acabo de comprar un coche. Quizá vaya a por un piso dijo con aplomo castellano, aunque le delataban sus nerviosas idas y venidas por la calle Mesones, donde se ubican el autoservicio y bar Castilla y, desde ayer, la milla de oro de la localidad. EFE Pan y millones Nada más conocerse la noticia de que el Gordo estaba entre sus manos, decenas de vecinos se concentraban frente al autoservicio y bar Castilla, propiedad de Ildefonso de la Rosa, donde se habían vendido diez series del número agraciado. Los teléfonos móviles no paraban de sonar entre risas y gritos de los agraciados, confirmando que eran millonarios pensando en pesetas, eso sí, pues prácticamente todos tenían un décimo, lo que supone 200.000 euros, más de 32 millones de la desaparecida rubia Ildefonso, Joaquina y Alfonso de Castro, hermanos y propietarios del establecimiento Castilla recibían las felicitaciones con una modesta sonrisa, mientras despachaban botellas de espumoso como nunca. Sin embargo, Ildefonso se hizo rogar como todo buen protagonista. Él fue el que compró las La suerte llegó a Inferniño En Ferrol, la fortuna, muy repartida, sonrió a un barrio obrero que curiosamente lleva el nombre de Inferniño La administración que acertó el gordo está regentada por Julio Rey Regueiro que, muy emocionado, contó que había vendido 170 décimos y explicó que otros 30 no fueron distribuidos, por lo que repartió, en total, 34 millones de euros. Encargado de la oficina desde 1995, tras suceder a su padre, dijo que se trata del primer premio importante que vende, pues en toda su historia sólo habían repartido un segundo de Navidad. Ni yo ni mi familia nos hemos quedado con ninguno de los que no fueron despachados indicó, aunque eso no le impidió mostrar entusiasmo dado que, al venderse en ventanilla, de uno en uno, fueron muchos los que resultaron beneficiados Francisco Cordero, de 22 años, uno de los afortunados, precisó que no escogió el 34, sino que lo dejó al azar. De profesión fontanero, y con 200.000 euros, afirmó que todavía no sabe lo que hará con el dinero. Desde que conoció que la oficina ferrolana había sido agraciada, él, como muchos otros, se acercó a comprobar la veracidad de la noticia. Lo mismo hicieron las ocho trabajadoras de una tienda de moda que está situada a pocos metros de este despacho. Una de las empleadas explicó que optó por