Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es la entrevista DOMINGO 7- -1- -2007 ABC Ahora parece que la Transición fue una bajada de pantalones ante la extrema derecha Antonio Muñoz Molina s Escritor En EE. UU. él ha enseñado que España no es guerrilla auto de fe Inquisition palabras que a menudo allí se asocian con nuestro país. Yo me siento heredero de la tradición ilustrada y liberal de España, y la elijo Y así lo proclama POR ANTONIO ASTORGA FOTOS SIGEFREDO Soy un poco menos invisible porque desde que se publicó en Estados Unidos Sefarad tengo más lectores y he ido haciendo también bastantes amigos, pero la invisibilidad es una condición neoyorquina En la universidad de la ciudad de Nueva York Antonio Muñoz Molina lleva años enseñado literatura española, actividad que prolonga con cursos y conferencias. Es embajador volante del Instituto Cervantes. Durante los dos años que lo dirigió en Nueva York Muñoz Molina incardinó la cultura hispana en la vida y en la pulsión de la Gran Manzana. Nada de invisibilidad, pues. En Madrid Muñoz Molina es perfectamente visible. Nos citamos en el Círculo de Bellas Artes y el ujier nos quiere cobrar la entrada: 1 euro ¡dichosos los tiempos del inolvidable Alfonso el cerillero, que en el Café Gijón prestaba dinero para las timbas a los intelectuales tiesos! Pagamos religiosamente. La cafetería nos recuerda a un edificio sovietizado -por su aire gélido y sus paredes cóncavas y convexas desangeladas- No somos invisibles. Un camarero nos invita amablemente a abandonar el sofá principal: ¿Lo han reservado? Nos escorzamos hacia un velador frente a la calle Alcalá y el pensamiento del intelectual comprometido con la paz y la democracia se hace necesariamente visible. tetos Los seres humanos no somos capaces de soportar un grado excesivo de realidad -Es una de las grandes verdades de la vida. Estamos dispuestos a cualquier cosa con tal de no aceptar la realidad. Por eso tenemos ideologías y religiones: porque no podemos aceptar el hecho de que no seamos el centro del mundo. -Hablando de ombligos del mundo, ¿cómo ve la alianza de civilizaciones que Zapatero ampara? -Habrá que saber cómo define las civilizaciones. Es como la palabra paz, que suena estupendamente, como diálogo, alianza... ¿Cómo no va a estar uno a favor del diálogo y de la paz? Pero son términos que hay que manejar con mucho cuidado. En la Segunda Guerra Mundial se hizo una alianza entre las democracias y la Unión Soviética para derrotar a Hitler. Una alianza que implicaba no por parte de las demo- cracias suspender cualquier sospecha o cualquier duda sobre la legitimidad del estalinismo. La vida real está hecha de transacciones, no de opciones limpias. Nunca. Tienes que hacer una alianza con Stalin para acabar con la Alemania nazi, pero vas a pagar un precio en todos los sentidos. El sacrificio del pueblo ruso en esa guerra fue superior al de cualquier otro país. Si hacemos una alianza con un régimen tiránico, ¿vamos a aceptar que en ese régimen no se respeten los derechos humanos? Las palabras hay que mirarlas con mucho cuidado por la musiquilla que contienen. ¿Qué música contiene la palabra proceso? -Cuando se habla del proceso de paz en España eso implica que hay una guerra y si hay una guerra habría dos partes. No hay paz sin legalidad democrática. En España había paz a partir del 1 de abril de 1939 y esa paz se basaba en fusilamientos permanentes de personas desarmadas. Eso es la paz. Uno de mis primeros recuerdos de niño fue la campaña que hizo Fraga sobre los 25 años de paz Luego está el diálogo. ¿Con quién dialogo? ¿Dialogo con un señor que considera que las mujeres tienen que quedarse encerradas en sus casas? ¿dialogo con alguien que considera que yo tengo menos derecho a vivir porque mi apellido no se parece al suyo? Siempre hay que hacer transacciones y llegar a acuerdos, pero con mucho cuidado. Si usted y yo estamos aquí y usted porta una pistola evidentemente no estamos dialogando. No se ha establecido el patriotismo civil ¿Se ha desprestigiado la palabra patriotismo? -El problema es que no se ha establecido la idea del patriotismo civil. Lo que se llama patriotismo está asociado a pertenencias étnicas o ideológicas, o a posiciones políticas extremas. El patriotismo cívico, ilustrado, ha sido abandonado. ¿Qué significa patriotismo? defender un territorio, defender una cosa que ocurrió en el neolítico o en el siglo VIII... Me siento patriota del sistema democrático de mi país. Me gusta este sistema democrático. Vale la pena defenderlo. A principios del XIX patriota definía a los partidarios de las Cortes de Cádiz, a los de la legalidad parlamentaria, a los defensores de la soberanía popular. Y los serviles eran los partidarios del trono y del altar. -Ahora el Gobierno rectifica y da por roto, liquidado y acabado ese proceso... -Me saca de quicio que los demócratas se contagien del lenguaje de los terroristas. Las palabras son muy importantes, y hay que tener mucho cuidado con ellas. No podemos llamar lucha armada a sus crímenes, y decir proceso de paz era darles implícitamente la razón en que había una guerra. No hay ninguna guerra: hay unos cuantos canallas a los que el sistema democrático tie- ¿Le viene a la memoria el verso de T. S. Eliot de los Cuatro Cuar- Muñoz Molina cree en el sistema educativo del krausismo español