Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 6 1 07 EL DIARIO DE JENNIFER ZAMBUDIO 16 S 6 LOS SÁBADOS DE ROSA BELMONTE Al agua móviles n lugar de hacerme la italiana y empezar el año tirando la casa por la ventana lo he empezado tirando el teléfono móvil al wáter. La mañana siguiente de tomarme mis uvas, claro, que no soy ni jipi ni alternativa sino muy tradicional. Pero alto ahí, no capucé el celular por voluntad propia, así en plan catarsis y vuelta a los orígenes. Que no me ha dado por la vida natural, por llevar jerseys de pelotillas, por viajar en diligencia y por comunicarme por telegrama. No, es que se me cayó del bolsillo al inclinarme mientras limpiaba el suelo. Ni que decir que el wáter estaba reluciente. De algo tiene que servir ser una maniática de la limpieza graduada en los mejores pasillos del supermercado (se me van las manos y lo compro todo) Aun estando tan limpio el inodoro, lo primero que hice tras rescatar el aparato del agua fue pasarlo por debajo del grifo. Por si no se hubiera mojado lo suficiente, pedazo de merluza. Aunque dudo mucho que se hubiera manchado de algo. Retomando el eslogan del viejo anuncio, apuesto a que podría comer en mi propio... Bueno, eso. Tampoco hay que pasarse. Me acuerdo del anuncio de Vim ¿o era de Ajax) No, de Vim Clorex Verde. Aquel donde se decía lo de podrá comer en su propio fregadero Escribo para recordar pero ante estos fallos y estas dudas tan tontas ¿qué no me pasará con lo importante? me están dando ganas de hacer como Mary McCarthy en su libro de memorias. Quiero decir que podría contar por un lado lo que recuerdo espontáneamente. Y, separadamente, confesar mi desconfianza por lo relatado y alertar de la posible falsedad de lo escrito. Pero ya dejaré esto para otro día. El caso es que en el anuncio de Vim (adjudicado, me quedo con Vim) luego echaban unas manzanas tipo Blancanieves (o starking, vete tú a saber) en ese tu propio fregadero para comerlas directamente. Creo recodar que un niño cogía una y le tiraba un bocado. Que digo yo que lo importante sería haber lavado antes la manzana, no que estuviera en el fregadero o en la ropa sucia. Ya sé que eran otros tiempos y otras mugres ¿pero qué clase de pozas inmundas se supone que tenía la gente en su casa? No sé para qué pregunto. Como Rutger Hauer en Blade Runner podría decir que he visto cosas que vosotros no creeríais. Es por exagerar un poco. De acuerdo, no he visto atacar naves en llamas más allá de Orión (de hecho, E La hacendosa Blancanieves, un ejemplo de vida para Jennifer exactas de las Cuevas del Drach. Creo que debo a mi etapa de adolescente y pos- adolescente en Gran Bretaña lo de ser maniática de la limpieza. Y como reacción a tanta mierda. A veces creía estar viviendo en un decorado como los de las películas del oeste. Por fuera de la casa, todo muy limpio, unas puertas siempre recién pintadas de colores chillones. Por dentro, la bañera como pintada en decapé. De chillar. Y el fregadero. A ver, fregar los platos consistía para mi familia más espesa en llenar el seno hasta arriba de agua, echar un poco de jabón (y no Fairy, desde luego) dejar macerar los platos durante un rato y luego sacarlos y escurrirlos. Sin enjuague. Pa qué. O sea, que de fregaderos ni hablamos. En esa casa es que no se podía comer ni en su propia vajilla. Un día me ofrecí a lavar los platos, a la española, y casi me denuncian a la Confederación Hidrográfica del Támesis. Por derrochona. Si se enteran de que ahora lavo hasta los teléfonos móviles... Pero no lo aconsejo. Porque luego tienes que estar todo el día dándole al secador del pelo para quitarle la humedad. Eso o presentarse en Bang Olufsen (otra cosa es que fuera en el Carrefour) a decir que se te ha caído el teléfono al wáter y que una solución quieres. Antes muerta y sin móvil que haciendo el ridículo. Hauer, en Tannhäuser no he estado nunca en Orión, aunque supongo que desde la T 4 se llegará antes que desde otro sitio) Tampoco he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Tannhäuser (ni cerca de las puertas de Rigoletto) Pero he visto propios fregaderos en Inglaterra. Y propios hornos réplicas Creo que debo a mi etapa de adolescente y pos- adolescente en Gran Bretaña lo de ser maniática de la limpieza. Y como reacción a tanta mierda