Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 S 6 LOS SÁBADOS DE sis, potenciando la eliminación de líquidos y toxinas. El sistema de toda la vida es manual, pero en los centros de belleza cada vez hay más máquinas que lo simulan. Las más efectivas son unos sofisticados pantalones y un chaleco de plástico que, conectados a un ordenador que regula la intensidad y el tiempo, ejercen presiones como si las prendas tuvieran muchos dedos. Otro sistema es el shiatsu. Según la medicina oriental, el cuerpo tiene un sistema circulatorio venoso, otro linfático y un tercero energético, quizás el más importante. Los siete meridianos energéticos recorren todo el cuerpo y se concretan en los principales órganos vitales. El terapeuta recorre estos meridianos desbloqueando los nudos y haciendo que la energía vital (o chi) fluya libremente por todo el cuerpo. Y cuando circula bien la energía, circula bien el resto. Algas, el Mr. Proper para la piel La sauna tiene efectos beneficiosos de amplio espectro Limpia de toxinas, relaja... No se le debe pedir que adelgace, porque no es su función ción de las células. La concentración de calor es positiva para el sistema cardiovascular, dado que el corazón, al adaptarse a la vasodilatación, bombea más fuerte. También influye en las terminaciones nerviosas, provocando una ralentización de los impulsos sensitivos que van de la piel al cerebro. Resultado: se experimenta una sedación, y ahí radica el efecto antiestrés de la sauna. Por último, la combinación de calor- -un excelente antiinflamatorio- -con un aceite de acción terapéutica (mentol o eucalipto) actúa de forma positiva en los bronquios y el sistema respiratorio en general. Durante la sesión no beba líquido. Después, debe tomar zumos de frutas o agua mineral. El té nuestro de cada día ¿No es capaz de beber dos litros de agua al día? Beba té. Además de hidratar, le ayudará a depurar. Las infusiones en general, y los tés en particular, son diuréticos. El té azul (Oolong o té con algas) es una variedad poco conocida que se toma casi exclusivamente en el sureste de China y es el más digestivo y depurativo, y su sabor está a medio camino entre el dulzor del té verde y el amargor del té negro, con el ligero regusto salado de las algas. Contiene poca cafeína, muchas vitaminas y minerales y se le atribuyen propiedades reductoras (por su riqueza en yodo) laxantes (por los mucílagos de las algas) y fijadoras del calcio en los huesos. El siguiente en cuanto a virtudes eliminantes es el té rojo (o Pu- Erh) que surgió al tratar de alargar la vida del té verde con una maduración posterior (se almacena durante años con unas cepas parecidas a las del vino) y esto es lo que lo dota de su propiedad adelgazante. Según los expertos de la tienda del té Bomec de Madrid, bebiendo un litro y medio al día durante dos o tres meses, se acelera la pérdida de peso y se reduce volumen (deshincha) Además, su bajo contenido en taninos y teina permite beberlo a cualquier hora del día. El té verde, que es el que consumen diariamente los chinos, es principalmente antioxidante (tiene un 30 por ciento más de catequinas que el resto) pero también aumenta la producción de orina, es antiinflamatorio, y actúa como bactericida intestinal. El té negro (el de toda la vida) es el que menos propiedades tiene, pero no lo descarte porque también ayuda a eliminar líquidos. Masajes para sentirse ligero La retención de líquidos es otro legado navideño muy frecuente. El tratamiento más eficaz sigue siendo el drenaje linfático. Se basa en movimientos suaves circulares o en espiral, desde las áreas más cercanas al corazón (cuello, garganta, hombros) hacia las más alejadas (piernas) aunque también se puede hacer masajeando las vías linfáticas con las yemas de los dedos, ejerciendo una fuerte y constante presión en la dirección de los ganglios. Con esto, se acelera el retorno venoso y linfático y se estimula la diure- Sauna, masajes, ejercicio continuado... aceleran la puesta a punto de un organismo castigado por la comida, el sedentarismo (y el estrés) el alcohol y el tabaco festivos Las comidas picantes y el exceso de champán son los culpables de la hinchazón y las rojeces de la cara. No beber agua reseca la tez y el humo del tabaco ensucia el cutis. Las algas suponen una auténtica cura revitalizante y desintoxicante. Los nutricionistas se lamentan de que no imitemos a los nipones y las comamos a diario ya que son muy ricas en vitaminas y oliogoelementos, concentran los elementos presentes en el agua (hierro, yodo, cobre, manganeso, zinc, etc... y al no ser degradados por las enzimas digestivas, funcionan como las fibras, facilitando el paso por los intestinos. Pero lo que sí podemos hacer es tomarlas vía tópica. Aplicadas en envolturas ayudan a reducir algun centímetro gracias al yodo natural, que acelera el metabolismo y favorece la pérdida de peso. El resto de sus nutrientes y minerales regulan los desequilibrios hídricos, lo que repercute directamente en la rehidratación de la piel. Las mascarillas faciales además captan, absorben y purifican la piel, dejándola limpia de impurezas y puntos negros. Otro regalo para su piel es un peeling corporal a base de sales del Mar Muerto (con veintiséis minerales esenciales) Y, como cura casera, puede usar la sal marina (rica en yodo y muy ligeramente salpicada de oro, cobre, níquel y cobalto, tiene virtudes anti- inflamatorias) Como exfoliante, mézclela con su crema corporal habitual y frótese la piel con ella antes de ducharse. Los días malos, aquellos en los que se siente pesado, hinchado como un globo, llene la bañera con agua caliente y eche un kilo de sal gorda. Media hora más tarde, saldrá con las piernas más ligeras.