Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 6- -1- -2007 Sanidad amplía las pruebas diagnósticas que prescriben los médicos de familia Manuel Lamela, consejero de Sanidad 45 Miedo a que le dejaran los juguetes en Ecuador Entre los miles y miles de niños que ayer acudieron al epicentro de la magia, se encontraba Daniel. Este pequeño ecuatoriano de seis años estaba más que preocupado. Le han dicho en el cole que a los niños que son de fuera los regalos se los dejan en su país y tiene miedo de levantarse mañana y no tener ningún juguete explicaba su padre. Para tranquilizarle, habían escrito un mensaje a los Reyes Magos. Con grandes letras rojas, el pequeño sujetaba con sus manos un cartel: Ahora vivo en España Los Reyes Magos tenemos la facultad de encontrar a los niños por el simple hecho de ser niños. Tenemos un aparato para detectarlos que nunca falla. Y sobre todo a aquellos que tienen una situación complicada explicaba el Rey Baltasar en la plaza de San Juan de la Cruz antes de que la cabalgata comenzase. Diego, muy nervioso, llevaba tres horas esperando ver a los Magos de Oriente. He sido muy bueno, pero tengo miedo a que no sepan mi nueva dirección comentaba el pequeño. Sus padres sonreían tranquilos. Varias bailarinas amenizaron la cabalgata con sus bailes exóticos FOTOS: JULIAN DE DOMINGO Y DANIEL G. LOPEZ siendo malísimos, pero estamos arrepentidos rezaba su pancarta, firmada por siete niños. Esto quiere significar que hay gente que dice que es buena, pero ha sido mala. Nosotros por lo menos decimos la verdad explicaba uno de ellos. No mala, sino buenísima fue ayer Clara. Lástima que sólo sea por un día, pero hoy quería recoger y fregar todos los platos de la comida. Ha ordenado su habitación y hasta le ha limpiado con una servilleta los zapatos a su padre comentaba, orgullosa, su progenitora. Los niños se escurrían por cualquier rincón en busca de más caramelos Siete horas en una silla Unas de las novedades de la Cabalgata de este año desbordó cualquier pronóstico. Los 16.000 asientos que instaló el Ayuntamiento en el recorrido del desfile de Reyes se llenaron completamente mucho antes de las cuatro de la tarde, hora prevista. Hubo gente que ocu- pó su silla hasta cinco horas antes de que comenzara el desfile. No les envidio nada, ahí se estará más cómodo, pero no es lo mismo. Lo ves todo desde mucho más lejos comentaba una joven madre de los que seguían la comitiva mágica de pie, tras la valla. ¡No me tiréis más, que ya no puedo con ellos! gritaba un chaval. Debía de ser el único que había quedado harto de caramelos. Hora y media después de que la cabalgata comenzara, los pequeños seguían escurriéndose entre decenas de rincones para cazar más golosinas. Sacaban sus piernas a falta de brazos, usaban la capucha de recogedor y hasta abrían la boca para ver si alguno de los que les tiraban encestaba. ¡Que os van a romper un diente! advertía un adulto. Desde un barco pirata, el bombardeo de dulces era de lo más violento. Es que se emocionan (Pasa a página siguiente) Un dragón que se comía al público fue una de las atracciones que más aplausos generó