Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 SÁBADO 6- -1- -2007 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional Bush presenta en la Casa Blanca al nuevo jefe de la inteligencia, McConnell, a su izquierda, y al nuevo secretario de Estado adjunto, Negroponte REUTERS Bush remodela toda la plana política y militar relacionada con el conflicto de Irak Los nuevos nombramientos pretenden reforzar la confianza en la nueva dirección que el presidente anunciará pronto MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. La nueva estrategia para Irak que el presidente George W. Bush presentará previsiblemente a mediados de la semana que viene, uno o dos días después de que el primer ministro iraquí Nuri Al Maliki anuncie la suya, estará complementada con un cambio de líderes militares y diplomáticos que refuercen la idea de un nuevo comienzo que busca la Casa Blanca. De acuerdo con lo que adelantaban ayer los medios estadounidenses, vuelve a casa el embajador estadounidense en Irak Zalmay Khalilzad, para quien su origen suní ha dejado de ser una ventaja para lidiar con la insurgencia porque el verdadero problema empiezan a ser las milicias chiíes, que injustamente le consideran partidista. Khalilzad no será relegado, sino que ocupará el puesto de embajador en la ONU que ha dejado vacante John Bolton, que no logró ser confirmado por el Senado. Le sustituirá un diplomático que ya empezó su carrera en Irak en 1970, Ruyan Crocker, actualmente enviado en Pakistán. En el plano militar, los cambios afectan tanto a la cúpula de la comandancia general como a la de Irak, que es responsable de las fuerzas multilaterales. En este país abandonará el puesto el general George Casey, que ha fracasado estrepitosamente en su plan para controlar Bagdad y reducir el número de tropas estadounidenses en el país mientras se daba, por contra, un repunte de la violencia. Casey culpa de su fallida estrategia al gobierno de Al Maliki, que el verano pasado comprometió seis batallones pero hasta ahora sólo ha presentado dos. El primer ministro iraquí incluso llegó a proponer al presidente Bush durante su último encuentro en Jordania que las tropas americanas se replieguen a la periferia para contener a la insurgencia suní, mientras el ejército iraquí, del que salen las milicias chiíes, controle la capital, donde la vio- Los cambios Robert Gates sustituye a Donald Rumsfeld al frente del Pentágono. John Negroponte deja la dirección de la inteligencia para ser el número dos de Rice en el Departamento de Estado. Mike McConnell, vicealmirante en retiro, nuevo director de inteligencia de EE. UU. Zalmay Khalizad deja la embajada de Bagdad para asumir la representación en la ONU. Almirante William Fallon, deja su puesto en el Pacífico para sustituir al general Abizaid al frente de las operaciones en Irak y Afganistán. General David Petraeus sustituye a Casey en el terreno en Irak. lencia sectaria es el principal problema. Por eso el gobierno norteamericano duda cada vez más de la voluntad de Maliki para pacificar la situación. Primero, Bagdad A partir del anuncio de Bush, Maliki tendrá que lidiar con el general David Petraeus, que participó en la invasión de marzo de 2003 y ganó fama por su habilidad para asegurar la ciudad de Mosul, después de llegar a Bagdad, así como por la elaboración del manual de lucha contra la insurgencia y la supervisión del entrenamiento de fuerzas iraquíes esto último durante su segunda ronda en Irak. Incluso desde su puesto actual en Fort Leavenworth (Kansas) ha seguido involucrado en las labores de preparar a las fuerzas estadounidenses en operaciones de contrainsurgencia. Tanto él como el hombre